Las cosas se complican entre Keylor Navas y el Real Madrid para la salida del arquero

Keylor Navas y el Real Madrid no logran ponerse de acuerdo. El arquero tiene sus exigencias económicas para el club blanco, mientras que el club que lidera Florentino Pérez también quiere y pago para dejarlo ir.

Como bien reseña el diario El Confidencial, la 'operación salida' del Real Madrid avanza a trompicones. El traspaso de Marcos Llorente al Atlético de Madrid ha supuesto una inyección para los blancos, que necesitan recaudar al menos 100 millones de euros menos de lo que se gasten en traspasos y en esa ecuación será difícil recaudar por la marcha de Keylor Navas, quien en estos días disfruta de la compañía de Sergio Ramos y su mujer, Pilar Rubio, en Costa Rica. El tico se resistía a abandonar el Real Madrid apoyado por Zidane, quien le había defendido ante el acoso y derribo al que fue sometido por Florentino Pérez (cerró la llegada de Kepa), pero Zidane ha tirado la toalla y ha informado al costarricense de que la apuesta titular en la portería será Courtois.

Ante esta situación, el portero ha decidido cobrarse su particular venganza exigiendo unas condiciones que complican mucho su salida del Bernabéu. En primer lugar, informó al club de que la única forma en que aceptaría irse sería recibiendo el pago de los dos años de contrato que le quedan (cinco millones anuales), a lo que sumó como requisito innegociable marcharse gratis. Sin embargo, el Real Madrid indicó al jugador que en ningún caso se marchará por un traspaso inferior a los 20 millones. Y este punto es, por el momento, el más crítico en la negociación entre ambos.

Keylor Navas quiere más

Y a todo esto se suma que Keylor Navas ha elevado sus exigencias financieras en su próximo club. El costarricense pide siete netos anuales de salario a quien le pregunta por sus intenciones de futuro y las condiciones de su contratación. Por un momento se filtró interesadamente que Jorge Mendes había contactado con el Oporto para que Navas ocupase la portería del club portugués ante una posible salida de Iker Casillas. Al tiempo se hablaba del interés de equipos de la Premier, pero no se ha producido ninguna oferta en firme desde Inglaterra.

Poco después se produjeron contactos con Antero Henrique, el director deportivo del Paris Saint-Germain hasta hace unos días. Henrique estaba interesado en la llegada de Keylor, pero siempre y cuando llegase con la carta de libertad, algo a lo que se negó el Real Madrid. Pero días más tarde Henrique abandonaba la dirección deportiva, a la que ha accedido Leonardo, quien no contempla la llegada de Keylor Navas como refuerzo ya que su preferido es Donnarumma. Hecho que ha terminado de frustrar la posible marcha del costarricense al PSG.

Pasan las semanas y la situación de Keylor Navas, que se ha ido de vacaciones sin conocer su futuro, sigue enquistada. El tico no tiene ninguna prisa por salir del club mientras no se cumplan sus exigencias y desde el club tampoco quieren dar su brazo a torcer. El tiempo corre a favor de Navas, que ya ha comunicado desafiante que se siente preparado para competir otra temporada más con Courtois por la titularidad en la portería. El problema es que Zidane ya dio el paso que le exigía Florentino al entregar los galones al belga. Pero la posición de fuerza de Keylor invita a pensar que tendrá difícil resolución.

Su exigencia de cobrar los dos años de contrato que tiene firmados parece un requisito negociable, pero Navas es un activo de los blancos en el mercado de cara a recaudar dinero para equilibrar la balanza del 'fair play' financiero, lo que implica que no saldrá gratis bajo ningún concepto. Mientras que el problema de las altas exigencias salariales de Keylor será problema del nuevo equipo del portero, no del Real Madrid.