Neymar y el central español que lo encolerizó para perder la cabeza

Neymar ha puesto en cuestión la deportividad y también los valores de tolerancia de Álvaro González Soberón. El brasileño fue expulsado, en el Clásico del fútbol francés que se disputó el domingo por la noche en el Parque de los Príncipes, por dar una colleja a Álvaro González, central español que juega en el Olympique de Marsella.

El brasileño se fue del campo colérico por unos supuestos insultos racistas del jugador español. La reacción de Neymar fue tremenda: perdió los nervios en un partido que se agotaba y en el que el Paris Saint-Germain no encontraba la manera de igualar el resultado adverso. Acabó perdiendo. La segunda derrota de la temporada del actual subcampeón de Europa.

Lo que sucedió durante el encuentro resulta extraño de explicar por lo bronco y las peleas entre los jugadores. El partido acabó con cinco expulsados. Tres del PSG (Neymar, Paredes y Kurzawa) y dos del Olympique de Marsella (Benedetto y Amavi). La polémica está puesta en el comportamiento del futbolista español en el momento en que el Clásico saltó por los aires con un escupitajo de Di María a Álvaro González. El argentino no consiguió alcanzar el objetivo, pero desde ese momento se vio que algo estaba pasando entre las provocaciones de unos y otros jugadores. De la rivalidad deportiva se pasó a un partido bronco y entre dos equipos barriobajeros.

Hasta que llegó el momento en que Neymar perdió los nervios y estalló propinando un golpe en la nuca a Álvaro González. El brasileño salió del campo enfurecido y a gritos denunciando que había recibido insultos racistas. Álvaro González los negó después en su cuenta de Twitter con este mensaje: “No existe lugar para el racismo. Carrera limpia y con muchos compañeros y amigos en el día a día. A veces hay que aprender a perder y asumirlo en el campo. Increíbles tres puntos”. Neymar, por el contrario, se reafirmó en los insultos racistas con otro mensaje: “Que el VAR capte mi agresión es fácil, ahora quiero ver la imagen del racista llamándome ‘mono hijo de puta’…”.

El cántabro, ídolo en Marsella

La acusación es grave. No hay imagen que lo pueda demostrar, pero la polémica sacude el fútbol francés con los mensajes en los que Neymar se mantiene firme en su postura de haber sido humillado e insultado. Pero ¿quién es Álvaro González Soberón? En Marsella, se conoce con el apodo de ‘el Patrón’ a este cántabro nacido en Potes. Puede que tenga que ver mucho con su liderazgo y fuerte personalidad. Un central duro, expeditivo, combativo y guerrero. Se convierte en un ídolo tras ganar el Clásico y desquiciar a las estrellas del Paris Saint-Germain. Jacques-Henri Eyrard, presidente del Marsella, decidió ejecutar este verano la opción de compra. Pagó cuatro millones de euros al Villarreal después de un año de cesión por un defensa que tiene el espíritu combativo que demanda el entrenador, el portugués André Villas-Boas.

Su carrera empezó como canterano del Racing de Santander hasta lograr debutar con el primer equipo, de la mano de Marcelino García Toral, en 2011. Pasó por el Zaragoza y el Espanyol antes de fichar por el Villarreal. En su etapa como ‘periquito’, se recuerda la bronca con Messi en un Clásico catalán. Álvaro frenó al argentino con una dura entrada y este respondió escupiendo al suelo, cerca de darle en las botas. El enfrentamiento acabó con un intercambio de menosprecios. Álvaro le dijo a Messi que era un enano y el argentino le respondió que era muy malo.

En lo personal, se le conoce como un enamorado de Potes, aficionado a la bicicleta y un patriota que ha vivido, durante el confinamiento, pendiente de las noticias político-sociales de España. Hasta el punto de que ha querido mostrar su apoyo al líder del partido Vox, Santiago Abascal, dando ‘me gusta’ a algunos de los mensajes del partido verde. En uno de ellos, Abascal pedía la moción de censura para echar al Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. También le han gustado mensajes de contenido político de compañeros de profesión como Roberto Soldado, cuando el jugador del Granada escribía: "Hoy más que nunca. Viva la Guardia Civil".

La expulsión de Neymar y los supuestos insultos racistas han tenido consecuencias fuera del fútbol con las amenazas de muerte que ha recibido Álvaro González en las redes sociales, una vez que se ha filtrado el número de telefóno del futbolista español. El Olympique de Marsella ha tenido que salir en defensa del jugador con un comunicado oficial denunciando los hechos. Por su parte, el Paris Saint Germain, en otro comunicado, pide que se entre de fondo en el asunto de los insultos, si los hubiese de contenido racista, para determinar las sanciones.

MÁS INFORMACIÓN