Senegal y Argelia disputarán final de la Copa Africana

Las selecciones de Senegal y Argelia se impusieron ante Túnez (1-0) y Nigeria (2-1), respectivamente, en las dos semifinales para el infarto de este domingo y definirán mano a mano el título en la Copa Africana de Naciones, el próximo viernes en El Cairo, Egipto.

Argelia y Nigeria protagonizaron un partido complicado, muy táctico y sin muchas oportunidades. Un gol en propia puerta de los nigerianos y un tanto de penalti a favor de Nigeria parecían abocar a ambos equipos a la prórroga.

Pero cuando ambos equipos ya se preparaban para el alargue, Mahrez sacó su zurda y marcó un golazo de falta directa que se coló como un obús en la meta nigeriana. Riyad Mahrez fue de lo mejor que tuvo la semifinal de la Copa África desde el primer minuto.

Argelia, bien colocada en todas sus filas y disciplinada, impuso su superioridad en el primer tramo del partido ante una Nigeria sin argumentos en ataque y mal organizada en defensa.

Los “Zorros del Desierto” protagonizaron un espectáculo futbolístico en el primer cuarto de hora, pero la mala fortuna del punta Bahdad Bounedjah de cara a portería privó a los argelinos de adelantarse pronto en el marcador.

Nigeria, impotente, imprecisa y mal organizada, no se encontraba cómoda defendiendo en su área y los errores de la zaga empezaron a pasar factura. El gol de Argelia era cuestión de tiempo.

A falta de cinco minutos para el descanso, Mahrez dribló a Collins en el vértice derecho del área, se coló hasta la línea de fondo y cruzó un balón que el central Troost-Ekong acabaría enviando al fondo de su propia red para poner el 1-0.

Tras el descanso, Argelia salió a aguantar el partido y muy conservador y las “Superáguilas” comenzaron a crecer.

El extremo nigeriano del Arsenal Alex Iwobi por fin tuvo su dosis de protagonismo y dejó algunos detalles, aunque no aportó el punto de ruptura que se le presupone.

Nigeria lo intentaba pero no terminaba de meter en apuros a Argelia, hasta que una mano absurda del central Aissa Mandi que el árbitro tuvo que encontrar en el VAR, dio la oportunidad al veterano Ighalo de colocar la igualada en el minuto 72.

En el tramo final ambos equipos trataron de hacer lo que no habían hecho en todo el partido y el partido se abrió.

La estrella del Manchester City Riyad Mahrez sacó a relucir su zurda en el último minuto del tiempo de descuento para meter a Argelia en la final de la Copa de África con un trallazo de falta que sirvió para derrotar a Nigeria por 2-1.

Argelia, que disputará el título a Senegal, y Nigeria protagonizaron un partido complicado, muy táctico y sin muchas oportunidades. Un gol en propia puerta de los nigerianos y un tanto de penalti a favor de Nigeria parecían abocar a ambos equipos a la prórroga.

Pero cuando ambos equipos ya se preparaban para el alargue, Mahrez sacó su zurda y marcó un golazo de falta directa que se coló como un obús en la meta nigeriana. Riyad Mahrez fue de lo mejor que tuvo la semifinal de la Copa África desde el primer minuto.

Argelia, bien colocada en todas sus filas y disciplinada, impuso su superioridad en el primer tramo del partido ante una Nigeria sin argumentos en ataque y mal organizada en defensa.

Los “Zorros del Desierto” protagonizaron un espectáculo futbolístico en el primer cuarto de hora, pero la mala fortuna del punta Bahdad Bounedjah de cara a portería privó a los argelinos de adelantarse pronto en el marcador.

Nigeria, impotente, imprecisa y mal organizada, no se encontraba cómoda defendiendo en su área y los errores de la zaga empezaron a pasar factura. El gol de Argelia era cuestión de tiempo.

A falta de cinco minutos para el descanso, Mahrez dribló a Collins en el vértice derecho del área, se coló hasta la línea de fondo y cruzó un balón que el central Troost-Ekong acabaría enviando al fondo de su propia red para poner el 1-0.

Tras el descanso, Argelia salió a aguantar el partido y muy conservador y las “Superáguilas” comenzaron a crecer.

El extremo nigeriano del Arsenal Alex Iwobi por fin tuvo su dosis de protagonismo y dejó algunos detalles, aunque no aportó el punto de ruptura que se le presupone.

Nigeria lo intentaba pero no terminaba de meter en apuros a Argelia, hasta que una mano absurda del central Aissa Mandi que el árbitro tuvo que encontrar en el VAR, dio la oportunidad al veterano Ighalo de colocar la igualada en el minuto 72.

En el tramo final ambos equipos trataron de hacer lo que no habían hecho en todo el partido y el partido se abrió.

Argelia adelantó sus filas y tuvo oportunidades por medio del exvalencianista Feghouli.

A punto de cumplirse el 90 Bennacer lanzó un zurdazo desde la frontal del área contra el larguero que parecía el colofón del tiempo reglamentario.

Pero una falta sobre el propio Bennacer en tiempo de descuento dejó a Riyad Mahrez ante una estampa que se quedará para siempre en el recuerdo de todos los argelinos. Un preciso tiro desde la media luna llevó la pelota a la red y a Argelia a la final.

Victoria de Senegal 

Senegal, con algo de fortuna, estará en la gran final de la Copa África tras vencer a Túnez. El cuadro liderado por Mané se sirvió de un solitario tanto en propia en la prórroga para lograr el objetivo. Ambas selecciones tuvieron dos penas máximas que erraron. 

Arrancó con fuerza Senegal, dominando el juego y el balón ante un Túnez reservado y cauteloso. Los 'leones' trataron de buscar, una y otra vez, a Mané, con la intención de que éste creara ocasiones peligrosas. Pero la defensa tunecina estaba muy bien situada e impedía a los senegaleses encontrar ocasiones claras, dificultando mucho los disparos a puerta. 

Mientras, los tunecinos esperaban su ocasión con algún despiste defensivo o balones largos y carreras de Khenissi y Khazri. Pero ninguna de ellas con peligro. Su ocasión más clara fue un intento de remate, tras una falta peligrosa, que terminó despejando la defensa senegalí. Pidieron penalti en una caída de Khenissi ante el capitán 'león' Kouyaté, pero el defensa leganó bien la batalla y el delantero magrebí cayó tras tropezarse con el balón.

Mané y Niang erraron en sus intentos, ambos seguidos y forzados. La más clara la tuvo Mané en un pase que le ganó la espalda a la defensa tunecina, el delantero del Liverpool se deshizo fácilmente del meta rival y, a puerta vacía, llegó forzado y chutó muy desviado. Pero Mané encontró a un gran socio en sus ataques, al lateral Sabaly, quien la tuvo con un misil, tras deshacerse de la defensa tunecina, que terminó impactando en la cruceta.

Dos penaltis fallados

La segunda mitad fue más dura tanto física como mentalmente. El dominio de Senegal en la primera parte se fue disolviendo junto a Mané, que perdió protagonismo a medida que transcurría el partido. Los tunecinos despertaron y empezaron a jugar la pelota, logrando así las ocasiones que no tuvieron en la primera. 

Túnez hizo suyos cinco minutos del partido en los que Senegal desapareció del estadio, que terminaron con una muy buena ocasión desde la frontal del área que Koulibaly detuvo con las manos. Penalti claro que no generó dudas al árbitro. Lo lanzó Sassi, que trató de engñar a Gomis con un amago en la carrerilla, pero el meta senegalí aguantó la posición y no se dejó engañar. Parada que animó a los suyos a ir a por el gol. Con el equipo volcado arriba, una combinación con los de arriba terminó ocasionando, casi automáticamente, un penalti a favor de Senegal. Lo lanzó Saivet con potencia, pero Hassen adivinó la dirección del chute y se lanzó magestuosamente hacia el costado correcto.

Quedaban diez minutos de encuentro, y todo apuntaba a la prórroga. Y el mismo Saivet la tuvo a unos segundos del final, tras encontrarse un centro que pasó por encima de toda la defensa tunecina. Le dio tiempo a controlar, corregir su cuerpo y provar suerte. Pero salió por el lateral, y el empate permaneció los noventa minutos obligando a los jugadores a ir a la prórroga.

Una prórroga de locura

Los equipos rotos, sin mantener línea alguna, mostraban más desesperación que juego. El gol llegó tras un centro lejano, derivado de una falta previa, que Hassen trató de despejar sin suerte. La tocó lo justo para mandarla directamente al cuerpo de su central, quien la desvió dentro de la portería y le dió la victoria a los senegaleses. 

Pudo igualar el marcador Túnez si el árbitro hubiera pitado el penalti señalado a pocos minutos del final de la prórroga. El colegiado vió manos de la defensa de Senegal, lo revisó el VAR y decidió no pitar nada, cerrando así el encuentro.