Bélgica decreta toque de queda y cierra bares y restaurantes en todo el país durante un mes

Imagen

La expansión del virus en Bélgica ha llevado a las autoridades a tomar medidas drásticas. A partir del lunes todos los cafés y restaurantes se cerrarán durante un mes y además se dictará toque de queda de las doce de la noche hasta la cinco de la madrugada.

“La situación es grave desde el punto de vista sanitario”, ha dicho el ministro de Movilidad, Georges Gilkinet, que ha añadido que proceden a cerrar los sitios considerados más propagadores del virus para evitar tener que llegar a un nuevo confinamiento como el de primavera.

Las nuevas medidas se han anunciado esta noche, y el gran afectado es el sector de la hostelería. Si desde el 8 de octubre los cafés ya estaban cerrados en Bruselas, ahora se clausuran también restaurantes y no solo en Bruselas, sino en todo el país.

También se prohíbe el consumo de alcohol a partir de las 20 horas, y se establece el toque de queda por la noche en todo el país.

Respecto a los contactos estrechos de fuera del hogar se limitan a una persona. Se trata de una peculiaridad belga, la denominada burbuja social, que autoriza a que los contactos próximos, sin máscara ni distancia social, con personas que no vivan en el mismo domicilio, queden limitados a una sola persona. Respecto a las personas que puedan ser invitadas a un domicilio, si se respeta la distancia social, se fija en cuatro.

Por otro lado, que el teletrabajo se convierta en la regla obligatoria siempre que sea factible realizarlo.

“El virus está afectando nuestro país de manera muy dura. Las semanas que vienen van a ser difíciles, pero debemos tomar estas medidas para evitar lo peor”, ha dicho el primer ministro belga, Alexander De Croo. Bélgica registra más de 549 casos de Covid-19 por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, lo que le coloca en el segundo país con esta tasa más elevada de la Unión Europea, solo por detrás de la República Checa.