Pandemia de influenza de 1918 vs coronavirus en 2020: lo que nos puede enseñar el pasado

Imagen

A estas alturas de la pandemia de coronavirus, con más de 32 millones de infectados y más de 980.000 muertos en todo el mundo, describir este momento como «sin precedentes» puede sonar demasiado molesto. 

Esta pandemia, sin embargo, en realidad no tiene precedentes: la última vez que lidiamos con una pandemia tan misteriosa, incontenible y de gran alcance fue en 1918, cuando la influenza devastó poblaciones de todo el mundo.

Así lo recuerda un amplio artículo de CNN es español con la opinión de expertos. 

La pandemia de gripe de 1918 mató de 50 a 100 millones de personas hasta 1919. Existen inquietantes paralelos entre la gripe de 1918 y la pandemia de coronavirus de 2020. Ambas son enfermedades con una gama alarmante de síntomas para la que hay poco tratamiento; en ambos casos el comportamiento humano ha sido un obstáculo para la salud pública y puntos focales de brotes se han generalizado, solo por nombrar algunos.

Durante 102 años, los estudiosos de la influenza y los expertos en enfermedades infecciosas han intentado educar a la gente con la esperanza de prevenir futuras pandemias. Sin embargo, aquí estamos.

Para ser claros, el coronavirus culpable de la pandemia actual no es un virus de gripe. Aún así las pandemias de 1918 y 2020 comparten similitudes en términos de su base en un virus nuevo y formidable que arrasó en el mundo en todos los aspectos de la sociedad. Para aprender las lecciones de la gripe de 1918, los pasos en falso que hemos dado desde entonces y nuestro futuro pospandémico, CNN habló con tres expertos en el tema.

Recordamos la pandemia de influenza de 1918 - Especiales CDC - CDC en  Español

Lo que dicen los expertos sobre la pandemia de 1918 y el coronavirus

John M. Barry, autor de «The Great Influenza: The Story of the Deadliest Pandemic in History«; el Dr. Jeremy Brown, médico de urgencias y autor de «Influenza: The Hundred Year Hunt to Cure the Deadliest Disease in History«; y Gina Kolata, reportera de ciencia y medicina de The New York Times y autora de «Flu: The Story of the Great Influenza Pandemic of 1918 and the Search for the Virus That Caused it» hablaron con CNN para en este artículo.

Estas conversaciones se han editado y condensado para mayor claridad.

CNN: ¿Cuáles son las lecciones de la pandemia de 1918?

John M. Barry: Número uno, decir la verdad. Número dos, las intervenciones no farmacéuticas funcionan. Los países asiáticos, Nueva Zelandia, Alemania y Senegal han hecho un trabajo increíblemente bueno debido a la transparencia. Pero hemos demostrado que realmente se puede controlar el brote si se realizan intervenciones no farmacéuticas (distanciamiento físico y máscaras). En EE.UU. no las hemos hecho. No nos hemos adherido a ellas; hemos jugado con ellas.

Dr. Jeremy Brown: Hubo una reacción violenta contra el uso de máscaras en San Francisco a fines de 1918 y principios de 1919. La gente esencialmente estaba harta. Hubo un grupo de libertarios que sugirió que era una violación de sus derechos y libertades ser obligados a usar máscaras, y de hecho terminaron impidiendo que la junta de salud de allí renovara el mandato de usar máscaras.

Lo que sucedió fue otro aumento en San Francisco en los casos de influenza a principios de 1919, y volvieron a usar máscaras. El mensaje es, quizás, que las cosas no son tan novedosas como podrían parecer, y que el comportamiento humano en respuesta a pandemias de esta magnitud es en realidad bastante predecible.

Gina Kolata: Aunque sabemos exactamente cómo se ve el virus de 1918, todavía no sabemos por qué fue tan mortal.

Y aquí tenemos el coronavirus, y sabemos mucho más, y todavía no sabemos realmente por qué es tan mortal o qué está haciendo. Creo que es una lección muy poderosa que puedes pensar: «Yo sé de biología molecular, sé acerca de los virus, sé cómo se replican», y aún puede haber estas enfermedades que no comprendes.

Coronavirus: mensajes de la gripe de 1918

CNN: Los expertos en 1918 y las enfermedades infecciosas han hecho hincapié en prestar atención a la historia para prevenir futuras pandemias. ¿Dónde cree que nos hemos equivocado desde la gripe de 1918?

Brown: Tenemos que tener mucho cuidado al decir: «Bueno, era obvio, haz esto, haz aquello». Pero creo que estaba bastante claro que la próxima amenaza pandémica iba a ser un virus y no una bacteria, hongo o parásito. La mayoría de la gente pensó que sería una pandemia de influenza y yo era uno de ellos.

En lo que creo que necesitábamos dedicar más tiempo fue en considerar que podría ser la influenza y otras cosas. Realmente no importa, porque si hubiéramos planificado con anticipación cómo manejaríamos una pandemia de influenza, también tendríamos un plan de juego sobre cómo manejaríamos una pandemia de otro virus.

Desafortunadamente, sabemos que el financiamiento para estas cosas viene en oleadas. El dinero de la financiación se asigna en función esencialmente de lo que está sucediendo hoy. Se presta muy poca atención a lo que pueda suceder en el futuro, y nos hemos vuelto complacientes con nuestra creencia de que tenemos la capacidad de controlar todo. Todos estamos sujetos a los grandes extremos del clima, pero también a la naturaleza.

Si hubiéramos mantenido la planificación para la pandemia en el centro, entonces creo que habríamos estado en un lugar mucho, mucho mejor. Pero cada año que financia la planificación para una pandemia, está diciendo no a financiar otra cosa. Cuando no hay una pandemia en el horizonte, es muy fácil decir: «¿Por qué no tomamos estos millones de dólares y los invertimos en curar la enfermedad de Alzheimer?».

CNN: ¿Cómo terminó finalmente la pandemia de 1918 y cómo cree que disminuirá la pandemia actual?

Brown: La influenza de 1918 se extinguió a principios de 1919. Hoy en día, los virus de la influenza que circulan incluyen un descendiente del virus inicial H1N1 de 1918. Así que en realidad estamos expuestos a un descendiente de esa pandemia inicial.

En general, la enfermedad infecciosa termina cuando la gente huye de ella hasta que desaparece y cuando todas las personas que están expuestas a ella han muerto a causa de ella, por lo que no hay nadie más. Y cuando otras personas que están expuestas sobreviven y logran inmunidad, eso le brinda cierta protección.

Hemos visto esos tres efectos a lo largo de la historia en 1918, y hoy veremos alguna variante de eso. No hay duda de que veremos el final del covid-19. La gran pregunta es, ¿cuál será el costo y cuándo será?.

CNN: Dado lo que sabe sobre la gripe de 1918, ¿qué es lo que le preocupa particularmente en este momento?

Barry: Lo más perturbador sería que sabemos que el virus daña el corazón y los pulmones, incluso si las personas no presentan ningún síntoma. Probablemente dañe otros órganos incluso en personas que no presentan síntomas. Entonces, no sabemos los efectos a largo plazo, si ese daño se curará y si los perseguirá y afectará sus vidas dentro de 10 o 25 años.

Brown: Lo que más me preocupa es el egoísmo de la gente y este pensamiento: «Si estoy bien, eso es todo lo que importa». Creo que el mensaje que hemos visto es que la gente es egoísta en un grado notable que no creo que hayamos visto antes. El egoísmo de las personas y su incapacidad para sentir empatía por otros que no son como ellos es uno de los aspectos muy, muy preocupantes que ha puesto de relieve la enfermedad. Creo que esta es una parte profundamente arraigada de la sociedad estadounidense.

Kolata: Me preocupa la sociedad, el empleo, la gente que lo ha perdido todo y la gente que no tiene suficiente para comer. Me preocupan los niños de la escuela porque el aprendizaje a distancia no funciona. Y estudiantes universitarios que tienen que ir a la universidad de forma remota. Las personas que se acaban de graduar no pueden conseguir trabajo. Son como una generación perdida cuando deberían comenzar sus carreras. Me preocupan las personas que transportan largas distancias, simplemente nunca se recuperan. Me preocupo por las personas que pierden familiares.

CNN: ¿Hay algo sobre la pandemia actual que les dé esperanza?

Barry: Trump tiene razón en una cosa: este virus no desaparecerá; va a estar aquí para siempre. Pero creo que con el tiempo, el sistema inmunológico de las personas se ajustará con o sin vacuna. Probablemente no sea tan peligroso en el futuro como lo es ahora. Al menos hay una buena posibilidad de eso.

Brown: En primer lugar, la gente parece volver a la normalidad muy rápidamente. Ahora creo que eso se debe a que las enfermedades infecciosas eran una ocurrencia tan común en el cambio de siglo: no teníamos vacunas contra la difteria, el sarampión, la hepatitis o la meningitis, por lo que las oleadas de estas enfermedades eran muy comunes en Europa y EE.UU.. Las personas han estado lidiando con enfermedades infecciosas en sus vidas durante siglos. En 1918, se recuperaron con relativa rapidez.

Con el covid-19, creo que sigue siendo una pregunta abierta si habrá un rebote económico y, lo que es más importante, un rebote emocional, en el que se nos recuerde de maneras que nunca antes nos recordaron que estamos sujeto a los caprichos de la naturaleza cuando se trata de enfermedades.

Kolata: Las sociedades de alguna manera han pasado, se han recuperado y sobrevivido a algunas pandemias bastante horribles en el pasado que fueron mucho peores de lo que estamos atravesando ahora. Ahora, al menos, tenemos la posibilidad de obtener una vacuna que realmente pueda detener este virus antes de que se propague a toda la población y afecte a todas las personas que podrían verse afectadas. Entonces, tengo algo de esperanza.

La colosal (e imposible) batalla de Estados Unidos por enterrar a los  muertos de la «gripe española» en 1918

Fuente: CNN en Español