VIDEO: Las declaraciones del capo Carlos Lehder que enfurecieron a Estados Unidos

Imagen

En los últimos días el colombiano Carlos Lehder, ex capo del Cartel de Medellín, ha sido noticia tras ser liberado luego de cumplir una condena de 33 años en Estados Unidos. Actualmente se encuentra en Alemania. 

En la siguiente nota presentamos un video de loas años 80 en donde Lehder arremete contra el "impeialismo" de Estados Unidos y pone a la cocaína como "la bomba atómica" que golpeará a los gringos.

En las declaraciones también justifica el asesinato del Ministro de Justicia colombiano Rodrigo Lara Bonilla en 1984, momento clave en la guerra del Cartel de Medellín contra el Estado colombiano. 

Nacido en en 1950 en Armenia, Colombia, de padre alemán y madre colombiana, Carlos Lehder vivió desde niño en Estados Unidos donde durante su adolescencia comenzó a experimentar como un muchacho inquieto utilizando drogas, emborrachándose y cometiendo delitos menores.

En 1975 lo metieron preso en una correccional de Connecticut por andar robando carros en Estados Unidos y Canadá. Fue en esa correccional donde conoció a George Jung, un narcotraficante de marihuana en pequeño que fue su compañero de celda. Por sus viajes a Colombia, Carlos Lehder había conocido la cocaína y había visualizado un gran negocio, idea que le compartió a Jung y comenzaron a hablar del tema.

Cuando ambos salieron de la cárcel establecieron lo que sería la principal red de importación y distribución de cocaína en Estados Unidos con impresionantes rutas de transporte y logísticas de distribución. Carlos Lehder fue co-fundador del Cártel de Medellín junto con Pablo Escobar, los hermanos Ochoa y Gonzalo Rodríguez Gacha.

Cuando hizo dinero suficiente, Lehder regresó a Colombia decidido a quedarse para controlar las operaciones desde allí puesto que a nivel internacional se reclamaba su captura. La tremenda notoriedad que alcanzó en el Cayo Norman de las Bahamas por su excentricidad desmedida no le auguraba una buena reputación debido principalmente a las técnicas de intimidación, violencia y sobornos con los que había dirigido su organización.

Esta persecución le hizo afincarse en su ciudad natal e iniciar un movimiento político que denominó Movimiento Latino Nacional. Para ganarse la simpatía de su pueblo, Carlitos comenzó a hacer obras sociales dentro de la comunidad logrando gran aceptación. Buscaba que el Senado de la República no ratificara los tratados de extradicción de ciudadanos colombianos hacia los Estados Unidos en su lucha contra el narcotráfico.

Este capo era una especie de estrella de la farándula combinado con un empresario exitoso reconocido y respetado por todos que miraba en la cocaína una oportunidad de luchar contra el imperialismo al mismo tiempo que llevaba prosperidad  a sus pueblos. 

Captura

Lehder a principios de 1987, después de haber hecho negocios de poca monta en Medellín con un viejo amigo llamado Luis Alfredo Prieto, en enero de ese mismo año ya se había deshecho de su escolta habitual para reemplazarla por un grupo de jóvenes guardaespaldas, si bien inexpertos, cuyas edades oscilaban entre los 16 y los 21 años; con dicho grupo se escondieron en la finca Berracal, vereda Toldas (Municipio de Guarne - Antioquia), propiedad de un antiguo miembro del Movimiento Latino Nacional, donde se habían dedicado durante días enteros a hacer una enorme fiesta en la que presuntamente consumía marihuana y cocaína con su nueva escolta.

El 4 de febrero de 1987, Lehder fue capturado en dicha finca en un operativo comandado por el coronel William Lemus Lemus de la policía, creyendo que esa fiesta era organizada por empleados del Cartel y el sitio un laboratorio de procesamiento de cocaína. La joven escolta de Lehder, aunque más numerosa y mejor armada que la policial, se rindió fácilmente y Lehder se entregó sin oponer resistencia.

Su captura, para la época siendo muy fácil hacia un cabecilla del alto nivel, se dio presuntamente por ser delatado por el empleado principal de la finca (cansado de los insultos de Lehder y sus escoltas), o por sus propios socios del Cartel (con quienes había entrado en sérias diferencias) o por una de las prostitutas que había llamado para su fiesta. 

Parte de la leyenda dice que Pablo Escobar lo entregó o por lo menos colaboró para su captura. 

MÁS INFORMACIÓN