Buscar en Google:

Al pie del deporte 6 pm con Everardo Herrera 5/10/2022

Para escuchar transmisión dar click en el parlante ubicado en la parte inferior derecha del video.

Calzado con fibra de carbono divide al mundo del atletismo mientras se siguen rompiendo récords

Imagen

Hace unos días Usain Bolt describió como ridículos los avances tecnológicos en el calzado que optimizan el rendimiento de los deportistas hasta ayudarlos a superar récords mundiales y añadió que las nuevas zapatillas que son utilizadas por varios deportistas en los Juegos Olímpicos ofrecen una ventaja injusta sobre cualquier atleta que no los use.

Después de que muchos atletas batieran récords en carreras de fondo con zapatillas de suela gruesa revestidas en fibra de carbono, la tecnología ahora se está aplicando para elevar los umbrales de velocidad. Si bien en estos casos hay menos tiempo en una carrera para que la ventaja tenga un impacto, todavía hay espacio suficiente para marcar una diferencia.

“Cuando lo vi no me lo podía creer, se están ajustando las zapatillas de clavos a unos niveles que dan ventajas a los atletas para correr más rápido”, dijo Bolt en una entrevista desde Kingston. 

Los modelos más controversiales son los Nike Zoom Maxfly que cuentan con una placa de fibra de carbono combinadas con una espuma especial y superreactiva conocida como ZoomX, capaz de ofrecer un retorno de energía del 85% en cada pisada, lo que genera sensación de propulsión. Además, aporta amortiguación sin sumar peso, lo que hace que siga siendo ligero.

Al ser consultado por el sitio The Sun sobre qué tiempos podría realizar él con esas zapatillas, Bolt no dudó: “Por debajo de 9.5 seguro. Sería una locura saber que los récords se baten por un modelo de clavos determinado”. A su vez, el ocho veces campeón olímpico, agregó: “Es extraño e injusto para muchos atletas porque sé que en el pasado (las empresas de calzado) realmente lo intentaron y el organismo rector dijo ‘No, no se pueden cambiar el calzado’, así que saber que ahora realmente lo están haciendo es ridículo”.

Pero la declaración del ex deportista jamaiquino no ha sido la única con respecto a esta innovación. El suizo Álex Wilson en una competición en Marietta bajó de 10.8 segundos a 9.84 solamente por cambiarse las zapatillas: “Son mi arma secreta. Hice un entrenamiento de 30 metros que normalmente corría en 2.80 e hice 2.60”. Sin embargo, su marca no fue homologada por sospecha por el cronometraje y el impulso del viento.

Equipada con las nuevas zapatillas Nike, Elaine Thompson-Herah logró la segunda mejor actuación mundial de la historia en 200 metros.  AFP / Luis Acosta