Rafael Nadal y sus negocios hoteleros en México

lució un reloj valuado en más de un millón de dólares en la final de Roland Garros

De acuerdo a datos de Reportur, en el caribe mexicano 6 de cada 10 habitaciones pertenecen a empresarios de origen español. Uno de ellos, nacido en la ciudad de Manacor, en la Isla de Mallorca, además de tener siete años dedicado al ramo hotelero, este domingo se convirtió en uno de los dos tenistas más ganadores de torneos Grand Slam en la historia al igualar con 20 títulos al suizo Roger Federer. 

Fue en 2013 cuando Rafael Nadal, en una conferencia de prensa, dio a conocer su entrada al mundo de la hotelería con una inversión de 10 millones de euros, para la construcción y remodelación de dos hoteles de lujo en la isla de Cozumel, lugar que asocia con el lugar donde nació el 3 de junio de 1986. 

“Vine a conocer este lugar hace unos años y la verdad es que me encantó, por eso hemos invertido en este lugar, aparte es una isla y tiene relación con el lugar donde vivo también, que es la isla de Mallorca”, dijo el español en aquella conferencia de prensa.

Rafa se asoció con el empresario mexicano Alejandro Zozaya, presidente de AM Resorts, firma que se encarga de operar distintas cadenas hoteleras, principalmente en los destinos de playa en Quintana Roo, y que maneja los resorts: Sunscape Sabor Cozumel y Secrets Aura Cozumel, en el que Nadal está asociado con el exentrenador del Real Madrid y la Selección de España, Julen Lopetegui. 

​“Es bonito invertir en el lugar donde realmente uno se siente bien, se planteó una buena posibilidad de invertir aquí en Cozumel. Me apasiona la naturaleza, me apasiona el mar, este es un paraíso natural. Además de la inversión económica, es una inversión emocional y bonita para mi futuro”, dijo el español en aquella rueda de prensa donde anunció su entrada al mundo de la hotelería. 

En 2019 el Matador volvió a invertir en el caribe mexicano, esta vez con la cadena hotelera Palladium, propiedad del empresario español Abel Matutes Juan, para la edificación del Grand Palladium Costa Mujeres Resort & Spa, donde se encuentra el Rafael Nadal Tennis Centre, el primer centro construido fuera de España con una inversión de 6 millones de dólares.

lució un reloj valuado en más de un millón de dólares en la final de Roland Garros

 

La emoción de Rafael Nadal cuando cerró su victoria ante Novak Djokovic en la final de Roland Garros. Foto: REUTERS/Charles Platiau

Nadal conquistó su título número 13 de Roland Garros tras derrotar a Novak Djokovic con un aplastante 6-0, 6-2 y 7-5, en menos de tres horas de juego, e igualó al suizo Roger Federer como máximo ganador de torneos de Grand Slam con 20 coronas.

En una atípica final con público limitado y techo cerrado en la cancha central Philippe-Chatrier, el español ratificó su poderío en el torneo parisino con una contundente victoria contra el número uno del mundo. En 2 horas y 41 minutos, el mallorquín se sacó de encima a un desconocido Nole y celebró su título en la capital francesa.

Pero lo llamativo del encuentro, es que el legendario singlista mallorquín utilizó en el encuentro un reloj valuado en $1.05 millones. Se trata del modelo RM 27-04 que lanzó Richard Mille en septiembre para conmemorar el décimo aniversario de su asociación con el tenis.

 

La joya pesa 30 gramos, incluida la correa, y está catalogada como el tourbillon más ligero del mundo. Además, es una edición limitada, dado que sólo se han fabricado 50 piezas en el mundo.

No es la primera vez que Rafa usa este tipo de relojes de alta gama. En sus antecedentes más cercanos, la leyenda ibérica ganó su décimo Roland Garros en 2017 con un Richard Mille de 750.000 dólares; mientras que en el US Open del año pasado lució uno valuado en $725.000.

 

A quince años del primer título que le ganó al argentino Mariano Puerta, Nadal no perdió su espíritu competitivo y redondeó una final perfecta ante el número uno del mundo. Solo cometió 14 errores no forzados contra 52 del serbio.

En una edición que se presentaba complicada por las dificultades que marcó durante el torneo en cuanto al clima y las pelotas, Nadal se reafirmó como el “Rey de Roland Garros”.

Luego de alzar por decimotercera vez el trofeo de los Mosqueteros, Rafa valoró haber ganado el título en un contexto “duro” y, a la vez, minimizó el hecho de igualar los 20 Grand Slam del suizo Federer. “Fue un año duro y ganar aquí significa todo para mí. No es el momento ahora de pensar en esa cifra de 20 o en igualar a Roger. Para mí es solo un título más en Roland Garros, es muy importante. La mayoría de los mejores momentos de mi carrera los he vivido en esta pista”, aseguró.

“Jugar aquí es una inspiración y la historia de amor que tengo con esta ciudad y esta pista es inolvidable. Espero que el año que viene podamos celebrar el torneo en esta gran pista nueva llena de gente. Es algo más que un sueño, es mejor que mis mejores pensamientos. Estamos en una situación difícil y no es tan feliz porque no podemos celebrar de manera normal. Gracias a todos los que hacen posible el torneo”, agregó.

Nadal, quien se mostró muy emocionado durante la ceremonia de premiación, también aprovechó para enviar un mensaje a “todo el mundo” en medio de la pandemia de coronavirus. “Quiero mandar un mensaje para todo el mundo, porque estamos pasando uno de los peores momentos que se recuerdan luchando contra este virus. Hay que seguir hacia adelante, estar positivos, lo superaremos juntos”.

“Me da mucha energía para seguir entrenando. Siempre hay nuevos objetivos. Me gusta el tenis, me gusta la competición, tengo una carrera que nunca hubiera imaginado, pero sigo teniendo mucho amor y respeto por este deporte”, concluyó.