PSG remonta partido complicado y sigue firme en la punta

Navas no pudo evitar autogol en la apertura del marcador

Imagen

El equipo del PSG, con la presencia del costarricense Keylor Navas, vino de menos a más y ganó este sábado 3-1 al Montpellier aprovechando la expulsión de Pedro Mendes al 72' para marcar tres goles en siete minutos, gracias a Neymar, de falta (74), Kylian Mbappé (76) y Mauro Icardi (81). 

Dicho encuentro fue correspondiente a la fecha 16. 

El líder del campeonato supo salir airoso de una velada complicada, en la que en la primera parte se lesionaron Presnel Kimpembe e Idrissa Gueye, además de marcar un tanto en propia puerta, por parte del argentino Leandro Paredes (41). A Navas, quien tenía muy de cerca al compañero, el balón se le fue entre sus piernas. 

La clave de partido estuvo en el minuto 72, cuando Pedro Mendes recibió su segunda amarilla por una entrada a destiempo a Neymar, auténtico agitador del campeón francés.

A continuación la estrella brasileña acertó con un gran lanzamiento de falta a la escuadra y luego asistió para Mbappé, letal.

Icardi tampoco faltó a su cita con el gol, al aprovechar en el segundo palo un servicio de Mbappé para batir con un tiro cruzado de volea a su compatriota Gerónimo Rulli.

Tras el festival parisino, el partido finalizó con un ambiente tenso, cuando su portero Keylor Navas fue golpeado en la cara por una botella de agua lanzada desde la grada.

El árbitro Antony Gauthier paró el partido durante tres minutos, mientras fue atendido el arquero costarricense. El 'speaker' del Montpellier pidió a los aficionados calma: "Ustedes saben que su club se arriesga a fuertes multas".