Humberto Maschio: ex técnico tico y gloria argentina vio a los más grandes pero elige a Messi

Imagen

Humberto Maschio, gloria del fútbol argentino, brindó unas declaraciones en donde elogió a su compatriota Lionel Messi y lo puso por encima de grandes figuras.  

Maschio fue entrenador de la Selección de Costa Rica en la fallida eliminatoria hacia Alemania 74. Cayó 1 a 2 en Honduras. Aquí se ganaba 3 a 0 pero los catrachos remontaron en diciembre de 1972, en el primer juego mundialista en el Estadio Ricardo Saprissa.

Muchos ex jugadores ticos de ese periodo lo consideraron un adelantado en exigencia de ritmo y responsabilidad táctica. Así lo han dicho sus ex pupilos, José Manuel Chinimba Rojas y Hernán Morales.

Fueron muchos grandes jugadores a los que Humberto enfrentó y compartió plantel. A muchos otros se conformó con verlos jugar, pero eligió a Lionel Messi como el mejor de todos. "Los vi a Di Stéfano, Pelé, Maradona y Cruyff, pero el mejor es Messi. Los vi a todos, a algunos los enfrenté y para mí Leo es el mejor de todos", expresó en una entrevista con Clarín. 

"El Charro Moreno, Di Stéfano, Pelé, Maradona y Cruyff, un poco menos, fueron unos genios, enormes jugadores cada uno en su tiempo, pero la velocidad en aquella época era diferente. Analizá los goles de Messi. Patea por debajo de las piernas del rival con el arquero tapado, eso lo hace grande. Además, no es de correr mucho en la cancha, pero cuando lo hace, tiene la gran virtud de que lleva la pelota pegada al pie. He visto jugadores con una rapidez increíble, pero cuando tenían la pelota, mermaban la velocidad, en cambio este pibe lo hace de una manera fantástica", agregó. 

Éxitos en Argentina 

Maschio, uno de los ídolos de Racing, fue campeón del Campeonato 1966, la Copa Libertadores 1967 y la Copa Intercontinental 1967 con La Academia, ganó la Copa América 1957 con la Selección Argentina y disputó el Mundial de 1962 con la Selección de Italia. Como entrenador, sacó campeón a Independiente de la Copa Libertadores 1973 y la Copa Interamericana del mismo año. También dirigió a la Albiceleste, y como DT de La Academia, haciendo dupla con Gustavo Costas, hizo debutar a un tal Diego Alberto Milito.

MÁS INFORMACIÓN   

Humberto Maschio: el ángel de la cara sucia