Simeone tendrá de asistente a quien lo salvó de suicidio y terminará pareja con Burgos

Burgos y Simeone, durante un choque de la Champions. (Foto: Reuters)

Cada éxito de Atlético de Madrid durante los más de ocho años de "cholismo" tuvo a Diego Simeone en primera plana y, a su derecha, a Germán Burgos. Pero esta imagen ya no se repetirá a partir de la próxima temporada, ya que el Mono dejará de ser el principal colaborador del DT Colchonero.

Desde hace un tiempo, la idea el exarquero es la de comenzar su carrera como director técnico en soledad. De hecho, en varias ocasiones se autopostuló como uno de los posibles sucesores de Marcelo Gallardo cuando éste finalice su glorioso ciclo en River. Y a partir de ahora, tendrá abierto su teléfono a la espera de ofertas, ya sea en España como en Argentina.

La sociedad se inició incluso antes de llegar a Madrid. Cuando el Cholo tomó las riendas de Racing a principios del 2011, quien fuera su compañero en la Selección argentina se sumó al equipo de trabajo y lo acompañó tras el llamado del club donde ambos tuvieron pasos destacados como futbolistas.

Pero el conflicto que se avecinaba explotó cuando Simeone renovó su contrato y el anuncio se realizó sin Burgos, que aún no había llegado a un acuerdo y finalmente no aceptó la oferta de la hermana del Cholo, quien trabaja como su representante. Según trascendió, el ayudante percibe un sueldo mayor al de varios entrenadores principales y el club no aceptó mejorar aún más el vínculo.

A partir de la campaña 2020-21, el Cholo tendría como principal colaborador a Nelson Vivas, con quien trabajó de esa manera en Estudiantes de La Plata y River, aunque también podría integrar a otro ídolo de la institución como Gabi. Y en cuanto al Mono, empezará a delinear su futuro a la espera del soñado contacto desde Núñez.

NUEVO ASISTENTE CON UNA INTERESANTE HISTORIA CON DIEGO AL LADO

Vivas y Simeone, durante la etapa del Cholo en River; en Núñez también salieron campeones, como en Estudiantes

vaya humorada. Pero bromea Diego Simeone y dice que él lo salvó a Nelson Vivas del suicidio . El 'Chango' o simplemente David para sus amigos, había dejado el fútbol en 2005 y el retiro lo tenía abrumado. Cuando el 'Cholo' se transformó en entrenador en un chasquido de dedos, de inmediato incorporó a su atribulado amigo al flamante cuerpo técnico.

 

"Me dio la oportunidad de hacer lo que más me gusta sin estar en un lugar tan protagónico. Vivir partidos otra vez con el objetivo de ganar. No sé si me salvó del suicidio. pero sin dudas me ayudó", le confesaba Vivas a LA NACION hace años. El plan original era contar con Andrés Guglielminpietro, Matías Almeyda y Vivas como laderos. Vivas estuvo desde el primer día al lado de Simeone y ahora le tocará subir un escalón para enfrentar esos focos que no son sus preferidos.

Vale pasar en limpio. Lo que hace tiempo era un secreto a voces, ya es una realidad: al término de esta particular temporada, cuando eso finalmente ocurra, Germán Burgos se apartará del cuerpo técnico de Simeone y abrirá su propio camino como entrenador. Interrumpirán una relación laboral que comenzó hace algo más de nueve años, en enero de 2011, cuando el 'Cholo' se abrió a su primera experiencia europea: Catania.

Vivas, hasta entonces su compañero de ruta en Racing, Estudiantes, River y San Lorenzo, no pudo seguirlo por razones familiares. Ahora se aleja Burgos, y Vivas, que a mediados de 2018 sí se radicó en Madrid para reinsertarse en el equipo de trabajo colchonero, tomará la posta. Dejará la función de auxiliar técnico (estudio de los rivales, videoanálisis, etc), ya no ocupará un lugar en algún sitio de la platea, y volverá a sentarse en el banco junto con su amigo. Como hace casi una década.

La sospecha había empezado a instalarse cuando en la última renovación contractual, en febrero de 2019, Burgos no quiso extender la suya hasta junio de 2022, como Simeone. El exarquero cambió de representante y se unió a la agencia Bahía, presumiblemente en la búsqueda de un futuro laboral como cabeza de grupo. Mientras, modificó sensiblemente su apariencia -adelgazó muchos kilos y cambió hasta el corte de cabello- y en los partidos dejó de tener la intensa participación que era un sello de gestión con Simeone. Su figura quedó mucho más recluida en el banco.