Hijo de ex Ministro de Justicia asesinado por el Cartel de Medellín le pide cuentas al excapo Carlos Lehder

La imagen puede contener: 9 personas

Rodrigo Lara Restrepo, congresista del partido Cambio Radical en Colombia pidió a la Fiscalía de su país, que adelantan investigaciones por el magnicidio de su padre, Rodrigo Lara Bonilla, que se ordene la vinculación de Carlos Enrique Lehder Rivas.

Lara señala que Lehder es un “reconocido líder y miembro del grupo criminal denominado “Cartel de Medellín”, quien, recientemente, fue enviado de Estados Unidos a Alemania, luego de cumplir la pena impuesta por ese país.

“Lo anterior, porque es de público cumplimiento que la orden directa para la ejecución de mi padre fue impartida por la cúpula de esa organización, incluyendo allí a los señores Pablo Escobar, Gonzalo Rodríguez Gacha y Carlos Lehder, quienes, de acuerdo con lo obrante en el proceso, actuaban con otros miembros de su organización y tenían interés directo en la desaparición del entonces ministro de Justicia”, señala la solicitud de Lara.

Por tanto, el congresista pidió la extradición de Lehder hacia Colombia, para que “responda por las conductas en las que participó”.

Como informó hace unos días el diario colombiano El Tiempo, sin que ninguna autoridad en Colombia se percatara, uno de los narcotraficantes del sanguinario cartel de Medellín, Lehder Rivas, alias el Loco, recuperó su libertad el pasado 15 de junio en Estados Unidos y fue enviado directo a Alemania.

Acudiendo a su precario estado de salud, una fundación sin ánimo de lucro accedió a ayudarlo a ubicar en Berlín, en calidad de capo jubilado, y salió en un vuelo de Nueva York a Frankfurt con dos custodios.

Durante 16 años, el capo duró aislado en la temible prisión de Marion, Illinois, y otros 17 en cárceles más benévola,s que para sus allegados fueron suficiente castigo para enmendar el daño que hizo como distribuidor de coca de grandes ligas y cómplice de Pablo Escobar.

Lehder dijo que si bien el ministro había revelado el maridaje entre el fútbol y la mafia, y la infiltración de Escobar en la política, el golpe a Tranquilandia fue la causa de su crimen.

“A Lara lo fusiló el pueblo (...) claro que justifico su muerte”, dijo, y admitió que felicitó a Escobar por eliminarlo.

Rodrigo Lara Bonilla fue asesinado a los 37 años de edad (el 30 de abril de 1984) cuando se desempeñaba como Ministro de Justicia bajo el presidente Belisario Betancur. 

Fuente: Diario El Tiempo