Lituania crea enormes restaurantes al aire libre

Imagen

Las calles de Lituania recibirán un cambio que harán del distanciamiento social una nueva forma de convivir al aire libre con familiares o amigos, respetando las normas, mientras se toma un café.

En Vilna, capital del país europeo, se tiene planeado modificar calles y espacios abiertos para convertirlos en bares, restaurantes y cafés para que haya trabajos y empleo de nuevo, mientras se mantiene la sana distancia por el COVID-19.

Muchos espacios públicos, que raramente se utilizaban para comer al aire libre, están disponibles para apoyar a restaurantes de la ciudad.

El gobierno de Lituania está empezando a levantar mandamientos establecidos por la pandemia. Tiendas, cafés y negocios empezaron a re-abrir sus puertas pero aún cumpliendo con distanciamiento entre personas.  No se cobrará impuestos ni cargos por uso de espacio durante la temporada a dueños.

El país tiene menos de 1,500 casos de coronavirus y menos de 50 muertes hasta ahora.

Más espacios al aire libre serán agregados a medida que el verano progrese. Más de 160 locales han aplicado para obtener un lugar.

Autoridades también han brindado a trabajadores del sector salud váuchers como gesto de agradecimiento por su trabajo para ser utilizados en cafés.

Vilna es una de las pocas ciudades medievales que quedan en Lituania.

Una iniciativa acogida con alegría tanto por restauradores como por residentes. Por ahora, hay dieciocho áreas en cuestión, que aumentarán en los próximos días, incluida la icónica plaza de la Catedral, lo que convierte a Vilnius en un único y gran "café al aire libre".

Una iniciativa que también hace un guiño al turismo, un sector en el que la capital lituana no es nueva en iniciativas valientes, como recuerda la CNN. El año pasado, jugando con el hecho de que no es uno de los destinos turísticos más reconocidos, se lanzó una campaña publicitaria "prohibida a menores". Los carteles mostraban a una mujer acostada, con los ojos cerrados y una expresión de éxtasis, en el acto de agarrar la sábana debajo de ella. Se imprimió un mapa de Europa en la hoja y el punto estrecho del modelo era obviamente el de la capital lituana. Debajo de la foto, el eslogan: «Vilnius es el punto g europeo: nadie sabe dónde está, pero una vez que se encuentra es extraordinario». Los visitantes de Alemania y el Reino Unido, los dos países donde la campaña fue más masiva, aumentaron en un 37.8% y 20.5% respectivamente en un año.

image