Los mayores riesgo de contraer coronavirus cuando vas al 'súper'

A estas alturas, está claro que la mejor forma de acabar con la crisis del coronavirus es quedarse en casa. Pero cuando irremediablemente toca salir a llenar la despensa, no hay que perder de vista una serie de recomendaciones para evitar posibles contagios en el supermercado. 

Según apunta la Harvard T. H. Chan, la escuela de salud pública de la Universidad de Harvard, el mayor foco de contagio del virus cuando se sale a hacer la compra es al tocar el carrito o la cesta de compra. 

Así se desprende de un reciente estudio publicado en la revista The New England Journal of Medicine, que señala que el virus permanece hasta tres días en superficies duras de plástico o acero, por ejemplo: las asas del carrito o la cesta donde se depositan los productos. La investigación también apunta que el coronavirus puede permanecer hasta 24 horas sobre cartón y hasta cuatro horas sobre cobre. 

Para sortear este foco de posible infección, desde esta institución sanitaria apuntan algunas recomendaciones para ir a la compra: por ejemplo, utilizar toallitas húmedas desinfectantes para limpiar todas las superficies que se vayan a tocar del carro o de la cesta. Acto seguido, se deben tirar a la basura, a la fracción de restos. 

 

Si se tienen guantes desechables, un producto nada fácil de encontrar estos días, es recomendable ponérselos antes de tocar el carrito. No obstante, algunos supermercados ya los reparten a los clientes en la entrada. 

Otra opción es llevar de casa una bolsa reutilizable e ir introduciendo los alimentos en este saco. De esta forma se evita utilizar cestas que hayan tocado otros vecinos. Eso sí, después de llegar a casa y vaciar la bolsa hay que lavarla a fondo para eliminar posibles patógenos. 

 

Si también se cuenta con gel desinfectante para manos, se debe utilizar después de salir de la tienda. Al volver a casa, también se pueden desinfectar las manillas de las puertas del auto y los picaportes de la puerta de casa si se han tocado antes de desinfectarse las manos.

Para intentar reducir los viajes a las tiendas, es interesante hacer una planificación de comidas y tratar de salir en horas de poca actividad para evitar multitudes.

A estas medidas, hay que sumar siempre las precauciones que no dejan de repetir las autoridades sanitarias: mantener una distancia de uno o dos metros, no tocarse la cara, evitar tocar superficies, lavarse bien las manos al llegar a casa y mantener el teléfono móvil limpio. 

Apartar la comida

Sobre el lavado de manos, la Harvard T. H. Chan insiste en que es un paso fundamental para reducir la propagación de coronavirus y debe hacerse con frecuencia. "Al regresar a casa, antes de preparar alimentos y antes de comer. Lave sus manos completa y cuidadosamente con agua y jabón durante al menos 20 segundos", describe. 

Aunque no hay evidencia publicada sobre el contagio de la enfermedad Covid-19 por tocar alimentos o paquetes de comida que hayan estado en contacto con el virus, sí sabemos, como señalamos arriba, que el coronavirus puede sobrevivir en superficies y objetos durante tiempo. Esto es distinto con otros virus que pueden persistir en los alimentos u otras superficies por largos periodos de tiempo.

Por eso, desde la escuela de salud pública de la Universidad de Harvard señalan una forma sencilla de reducir el riesgo de infección ante alimentos recién comprados: dejarlos reposar en algún lugar apartado durante tres días. Aunque es una fórmula que no se puede aplicar a comida que necesita refrigeración inmediata.

Lavar los envases

Además, como el nuevo coronavirus es un "virus encapsulado" (que está envuelto por una membrana de aceites), el jabón es muy efectivo para romper esta membrana y el agua para arrastrarla y eliminar al virus.

Cuando se trata de alimentos frescos que no se cocinarán antes de comer, es aconsejable lavarlos cuidadosamente y con abundante agua (bajo el chorro). Se puede usar un cepillo para limpiar la superficie de los alimentos con agua y con un poco de jabón, un método efectivo para eliminar patógenos. Después de cada uso, hay que desinfectar también el cepillo con agua y jabón adicionales. No se sabe si el vinagre es realmente efectivo para matar virus.

Para otros productos perecederos que necesiten meterse en la nevera nada más llegar a casa, sobre todo artículos que se tocan con frecuencia como los envases de leche, una precaución es lavar la superficie del envase con un poco de jabón y agua. De nuevo, habrá que lavarse las manos después de hacer esta tarea. 

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), no es probable que virus se transmita a través de los alimentos. Lo que sabemos hasta ahora es que el rincipal método de transmisión es la propagación de gotas por estar cerca de una persona infectada, aunque no tenga síntomas, por lo que el distanciamiento social es la mejor forma de reducir el riesgo de contagio.

MÁS INFORMACIÓN