Los cambios que se vienen en la industria de los cruceros

Imagen

Mientras que los hoteles de todo el mundo luchan por mantener las luces encendidas, la industria de los cruceros ya está planeando viajes iniciales dentro de algunas semanas. Sin embargo, en medio de la pandemia de COVID-19, eso será considerablemente diferente de lo que los viajeros regulares esperan. 

Entre otros cambios, se llevarán a cabo controles de salud y tapabocas previos al embarque, y los bufets de autoservicio saldrán del panorama.

Quizás lo más notable es que los primeros itinerarios no viajarán a un país diferente cada día. La navegación posterior a la pandemia se mantendrá más cerca de casa, o al menos del puerto de origen.

Pero primero, dada la propagación temprana de la COVID-19 entre los pasajeros y la tripulación de algunos barcos, cualquier línea que reinicie cruceros tendrá la difícil tarea de convencer a los clientes de que su salud y seguridad estarán suficientemente protegidas.

Cruceros más limpios, más seguros y más pequeños

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) actualmente tienen una orden de no navegar por aguas estadounidenses dirigida a buques que transporten más de 250 pasajeros y tripulación, en vigor hasta al menos hasta el 24 de julio. Esto significa que las compañías de barcos boutique más pequeños podrán abrir un camino por delante de los principales jugadores.

“El hecho de que solo naveguemos en ríos domésticos definitivamente ha brindado una mayor oportunidad para reanudar nuestras operaciones de manera responsable, segura y oportuna”, dice John Waggoner, fundador y director ejecutivo de American Queen Steamboat Co., cuyo American Duchess lleva solo 166 pasajeros y 70 tripulantes por el Mississippi.

Al anunciar los planes de la compañía para regresar a fines de junio con Itinerarios “Antebellum South”, Waggoner detalló nuevos protocolos de seguridad que incluyen controles de temperatura previos al embarque, excursiones en tierra de capacidad limitada y el fin de los bufets de autoservicio.

Es probable que estos cambios resuenen entre las compañías de cruceros de grandes barcos que aún no han revelado sus planes. Pero los huéspedes en los barcos fluviales de American Queen tendrán un beneficio adicional: acceso rápido y garantizado a los sistemas regionales de atención médica de EE.UU. Los pasajeros que se enfermen o tengan fiebre en cualquier momento durante su viaje serán retirados del barco y transferidos a un hospital local, asegurando una mejor atención médica y minimizando el riesgo para otros pasajeros.

Protocolos de otras compañías incluyen rondas de saneamiento por hora y la disponibilidad de equipo de protección personal completo, incluidos protectores faciales y guantes, para todos los pasajeros y la tripulación.

Rutas nuevas y limitadas

Los cruceros están regresando. Así se verán después del virus

El enfoque de EE.UU. en los viajes por el río Mississippi es parte de una tendencia más amplia de itinerarios regionalizados y limitados. En Europa, espere ver itinerarios probados y reducidos. En el Danubio, por ejemplo, los viajes pueden detenerse cerca de Bratislava y Budapest, apegándose a la reapertura de Alemania y Austria. Incluso algunos viajes oceánicos se centrarán en un solo país, como Noruega, donde pasarán más tiempo en menos puertos o en el mar. En general, los detalles de dónde pueden navegar las personas y qué podrán hacer en el proceso todavía se están resolviendo.

El enfoque en navegar en un solo país no es del todo una respuesta a los cierres de fronteras, aunque presenta desafíos continuos. Los primeros jugadores que regresen al mar cuentan con conexiones aéreas escasas, lo que significa que los cruceros ansiosos por subir a bordo deben estar lo suficientemente cerca como para conducir a los puntos de partida.

“Es muy parecido a lo que sucedió inmediatamente después del 11 de septiembre”, dice Andrew Coggins, experto en cruceros y profesor de administración en la Escuela de Negocios de Lubin en la Universidad Pace. “En aquel entonces, los puertos de escala de repente se convirtieron en puertos de origen porque la gente era reacia a volar”. En otras palabras, las compañías de cruceros están diversificando los puntos de partida para que más consumidores puedan abordar un barco sin tener que abordar un avión.

Los cierres de fronteras presentan problemas más espinosos para los gigantes de la industria, lo que ayuda a explicar por qué los nombres más familiares tardarán más en regresar.

Fuente: Bloomberg