La desesperación del equipo de ciclismo COFIDIS confinado por cuarentena tras Tour de los Emiratos 

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie e interior

"Nos tratan como la peste" 

Solo quedan confinados por cuarenta cuatro equipos de ciclismo después de la interrupción del Tour de Emiratos por la amenaza del coronavirus. Y uno de los perjudicados, el famoso representativo CODIDIS levanta la voz.

Son cuatro los equipos del UAE Tour que siguen confinados en sus hoteles, entre ellos el Cofidis, por el riesgo del coronavirus. Su presidente Thierry Vittu ha querido alzar la voz y al mismo tiempo enviar un mensaje de tranquilad sobre su situación.

Cofidis, Gazprom y Groupama-FDJ son los tres equipos que aún no han recibido luz verde para salir de Abu Dabi y que siguen sin poder salir de su hotel desde el jueves cuando se canceló la carrera. Los tres están a la espera de que los últimos análisis sean negativos. El UAE Team Emirates decidió completar la cuarentena de forma voluntaria. Los otros 16 equipos salieron entre el sábado y el lunes y también los medios y la organización. Se destaca la salida del ciclista costarricense Andrey Amador y su equipo británico INEOS.

Nos tratan como la peste 

Nos tratan como a víctimas de la peste", comentó Thierry Vittu, jefe del Cofidis, sobre las medidas de las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos, muy estrictas desde el pasado viernes evitar cualquier hipotético contagio del coronavirus.

"Esta situación no es normal. Nos retienen contra nuestra voluntad en un sitio que no elegimos y durante un período de tiempo desconocido, que es lo que más difícil de digerir", reveló Vittu sobre la situación de sus siete ciclistas en la cuarta planta del hotel de Yas Marina, donde, según su testimonio, no se han limpiado las habitaciones desde su llegada, hace cinco días.

MAS INFORMACION 

Vittu relata una realidad complicada para el Cofidis, con Jesús y José Herrada entre los recluidos, y confía en una solución rápida y positiva. Desde el jueves están encerrados, a pesar de que los primeros test del coronavirus fueron negativos. «Creo que esto realmente no es normal. Estamos en contra de nuestra voluntad en un lugar que no hemos elegido y por un período de tiempo desconocido. Siempre esperamos que las cosas mejoren pronto y no pase nada», afirma.

«Es cierto que la comunicación (internet, redes sociales, teléfono, PC …) ayuda a vivir mejor esta situación, te permiten al menos distraerte y tranquilizar a nuestros seres queridos. Sería bueno que los medios se hicieran eco de nuestra situación, solo para presionar donde sea necesario. Pero, bueno, la moral sigue siendo buena, ¡esta historia terminará bien algún día!», añade.

Desde luego la situación es difícil. Él mismo relata algunas anécdotas: «Cuando te encuentras a alguien del hotel en el pasillo, huye. Somos tratados como víctimas de una plaga; nuestras habitaciones no se han limpiado desde que llegamos hace cinco días, tienes que ir al ascensor, hay un carrito, y coges sábanas, jabones, toallas… Esta es la situación, algunos la llevan bien, para otros es más complicado».