Colombiano Egan Bernal se pone líder del Tour en una etapa suspendida por la nieve

Imagen

Pocas veces se han dado situaciones parecidas pero cuando la salud de los corredores está en juego no se puede dudar. El Tour de Francia ha decidido suspender la etapa 19 cuando aún restaban 22 kilómetros para la meta instalada en Tignes y eso ha significado el nuevo liderato para el colombiano Egan Bernal (Ineos).

El ciclista del Ineos cruzó el Col de L'Iseran con un minuto de ventaja sobre su compañero británico Geraint Thomas (Ineos), el holandés Steven Kruijswijk (Jumbo), el alemán Emanuel Buchmann (Bora) y el español Mikel Landa (Movistar), y con dos 2'07'' sobre el francés Julian Alaphilippe (Deceuninck), hasta ahora líder de la general.

"La carrera ha sido parada debido a las condiciones climáticas. Los tiempos serán tomados en el alto del Col de l'Iseran", anunció la dirección de la carrera.

Jornada histórica de ciclismo

La falta de un equipo que controle la carrera como había acostumbrado a hacer el Sky en los últimos años hace que cada etapa de montaña sea un todos contra todos de principio a fin. Se volvió a evidenciar en esta 19ª etapa en la organización de la fuga del día.

Lo consiguieron cuatro corredores pata negra como Vincenzo Nibali (Barhain), Jesús Herrada (Cofidis), Pello Bilbao (Astana) y Dan Martin (UAE). Sin embargo, por detrás, no se detuvieron los intentos de alcanzarles hasta que en la ascensión al Monte d’Aussois fueron alcanzados por un numeroso grupo de corredores. Entre los 21 nuevos protagonistas destacaban Alejandro Valverde (Movistar), Rigoberto Urán (EF) o Simon Yates (Mitchelton).

Instantes antes, el francés Thibaut Pinot decía adiós al Tour por unos problemas musculares que le obligaron a bajar al coche médico, sufrir un calvario y acabar por abandonar la carrera.

Aunque los hombres del Deceuninck y del Ineos no se inquietaron, la ventaja de los fugados no se iba más allá de los dos minutos antes de afrontar la subida al inédito —y homónimo del más habitual— Col de la Madeleine (1ª) y la consecutiva al Col d’Iseran (HC).

En las primeras rampas de ese coloso, los hombres del Ineos marcaron un pasodoble asfixiante y constante que redujo en más de un minuto las diferencias. Sufrían hombres importantes como Richie Porte (Trek) o Nairo Quintana (Movistar).

Egan Bernal emula a Indurain en Iseran

Imagen

Fue el preludio del ataque de Geraint Thomas, a seis kilómetros de la cima. Contestó Kruijswijk y con los movimientos, dejaron atrás al líder. Se nublaba el futuro del mosquetero como líder.

El más fuerte de entre los favoritos demostró ser, por segundo día consecutivo, Egan Bernal. El mejor joven de la carrera no dudó en irse por delante y dejar atrás a su compañero Thomas. Con un estilo parecido al que demostrara Miguel Indurain en 1991, Bernal llegaría a coronar con más de dos minutos de ventaja sobre Alaphilippe, ya era maillot amarillo virtual de la ronda gala.

Con todos los protagonistas lanzados a tumba abierta en el descenso, Bernal y Simon Yates en la cabeza y Alaphilippe en la cola para alcanzar rivales, los coches de carrera decidieron suspender la etapa y tomar los tiempos de la cima alpina.

Nadie estaba contento con la decisión. Ni Bernal, sabedor de que podría ampliar su ventaja en Tignes, ni Alaphilippe, que había alcanzado al grupo de Thomas y Kruijswijk durante la bajada, ni Geraint Thomas. Al galés se le palpaba un ataque duro en Tignes en sus piernas y ahora ve como su compañero de equipo gana muchos enteros para llevarse este Tour.