Porristas de la NFL fueron obligadas a posar topless en Costa Rica

Los Redskins de Washington habrían obligado a algunas de sus animadoras a pasar por momentos embarazosos e inapropiados durante un viaje que hicieron a Costa Rica en el 2013.

Según el New York Times, que cita afirmaciones de algunas de las animadoras, estas tuvieron que posar sin sostén durante una sesión de fotos, a la que fueron invitados varios patrocinadores, todos ellos del sexo masculino.

Además, según las porristas, les retiraron a todas sus pasaportes cuando llegaron al país centroamericano, en unas circunstancias que una de las animadoras calificó de "casi chulería".

Los hechos habrían ocurrido durante el viaje que realizaron las animadoras a Costa Rica para que les tomaran fotos para un calendario.

La información indica que a las jóvenes "se les exigía estar sin sostén" cuando a un grupo de patrocinadores masculinos, titulares de suites de FedExField "se les concedió acceso cercano a la sesión de fotos".

El diario agrega que durante una noche el director del viaje les dijo a nueve de las 36 mujeres que conformaban el equipo que "habían sido escogidas como compañeras personales" de algunos patrocinadores para asistir a un club nocturno.

Stephanie Jojokian, la entonces directora de las animadoras de los Redskins, declaró al diario que el viaje al club nocturno no era obligatorio y que las chicas no fueron elegidas por los patrocinadores.

Dos de ellas indicaron al diario que Jojokian no las obligó a hacer algo que no quisieran.

Mientras que el equipo indicó que a las animadoras no se les pagó nada por el viaje, que tuvo una duración de una semana, excepto los costos de transporte, comidas y alojamiento.

Después de ese viaje, algunas de ellas abandonaron el equipo y dijeron que se sentían "sin protección", según el diario.

El equipo envió un comunicado al diario en el que indica que el programa de animadoras de los Redskins "es uno de los principales de la NFL en participación, profesionalismo y servicio comunitario".

Agrega que "cada animadora de los Redskins está protegida por un contrato que le garantiza un entorno seguro y constructivo".

"El trabajo que hacen nuestras animadoras en nuestra comunidad, además de visitar a nuestras tropas en el extranjero y apoyar a nuestro equipo en el campo de juego es algo de lo que la organización de los Redskins y nuestros aficionados se enorgullecen", dice el texto.