Esta noche se puede definir la Serie Mundial

Los Astros llenos de energía tras su épico triunfo en extrainnings en el quinto juego de la Serie Mundial, enviarán a su mejor lanzador al montículo en busca de amarrar de una vez el título.

Justin Verlander se pondrá la capa de héroe bajo su uniforme, esperando poder terminar con 55 años de sequía e intentos inútiles en los dos circuitos por darle una alegría a su afición.

Pero a pesar de que tienen aparte la motivación extra de estar 3-2 a su favor, estarán en calidad de visitantes en Los Ángeles en la casa de los Dodgers y con las reglas de la Liga Nacional.

“No es un lugar fácil para jugar”, dijo el primer bat de los Astros, George Springer, refiriéndose al Dodger Stadium, “pero le estamos dando la bola a Justin Verlander, y eso será increíble para nosotros”.

Los Dodgers no la pondrán tan fácil, esperan revertir el récord negativo en la serie ante su público y vencer a sus propios fantasmas que los aquejan desde 1988 y que desde aquella fecha no habían podido regresar a estas instancias para poder pelear al tú por tú por el cetro de Las Mayores.

Para eso envían a la loma a Rich Hill, quien en esta postemporada no ha podido darle un triunfo a su equipo en las tres aperturas que lleva, pero que tiene una efectividad de 2.77 en 13 innings lanzados.

“Esto no va a terminar el martes”, dijo Yasiel Puig de Dodgers después de terminar el Juego 5. “Habrá un Juego 7. Todo el mundo estará listo para Verlander (hoy). El mejor lanzador que tengan”.

El equipo de Los Ángeles ya le hicieron daño a Verlander en esta Serie Mundial, tras pegarle par de jonrones en el Juego 2, que los pusieron adelante en la pizarra, lamentablemente dicha ventaja fue echada por la borda tras una pésima salida de Kenley Jansen, quien desperdició el salvamento y cuyo juego lo terminaron ganando los Astros en extrainnings, tras una lluvia de batazos, algo similar a lo vivido el domingo pasado.

Por esa razón Verlander se salvó de tener esa tachita en sus numeritos, que lucen impecables desde que se unió a Houston. Tiene marca de 9-0 con una efectividad de 1.53 desde que llegó desde Detroit, y los Astros no han perdido ni un solo juego en el que haya lanzado, el los cuales incluyen apariciones en relevo y juegos de postemporada.

EL DATO

9 hits ha aceptado Rich Hill en sus tres aperturas.

Los Dodgers no la pondrán tan fácil, esperan revertir el récord negativo en la serie ante su público y vencer a sus propios fantasmas.

“Absolutamente, creo que el nivel de enfoque e intensidad aumenta”, dijo Justin Verlander ayer. “Especialmente aumenta en los playoffs. Creo que eso es algo que no puedes sostener durante una temporada completa. Te quemarías. No puedes enfocar tanta energía mental y agotamiento físico en lanzar de esa manera. La multitud y la intensidad, todo lo que abarca, no se puede hacer todos los días en 34, 35 aperturas. Pero tan pronto como inicia la postemporada, estás viviendo o muriendo en cada salida al montículo, y todo tu equipo vive o muere en cada juego. Todo cambia”.

En un juego de esta magnitud, un lanzamiento puede cambiar todo. Y para el caso, también puede un cambio de lanzamiento.

Es algo que hay que estar al pendiente con el manager de los Dodgers, Dave Roberts, quien en aquel Juego 2, mandó a las regaderas a Hill después de lanzar apenas cuatro entradas, en las que permitió solo una carrera, tres hits y otorgó tres bases por bolas, además de recetar siete ponches.

Fue una característica de Roberts dirante toda la temporada regular, tomar decisiones muy agresivas en el pitcheo, especialmente en octubre. Tal vez por eso su bullpen, considerado uno de los mejores en esta campaña, de muestras de cansacio crítico y a su vez deje escapar juegos con ventaja en la pizarra.

“Es algo para lo que todos nosotros hemos estado preparando toda nuestra carrera”, dijo Hill. “Y para un escenario tan grande y una gran oportunidad para salir y dejarlo todo en el campo, y salir con una intensidad y una pasión que todos tienen para jugar beisbol, eso es como un competidor final. ir al Juego 6 y tener la capacidad de estar en esa posición y dejar todo en el campo es simplemente una idea increíble”.

Houston tiene recuerdos muy amargos en Serie Mundial, pues en su única aparición fue barrido por los Medias Blancas en el 2005, por eso ahora se ve la intencidad con la que juegan.

“Para nuestros muchachos, sabemos lo que está en juego”, dijo en una entrevista para MLB.com el mánager del equipo A.J. Hinch. “Saben lo que está en juego en este Juego 6”.