Los elogios de la prensa colombiana a Guima

La prensa deportiva colombiana destacó el papel que llevó a cabo el técnico Alexandre Borges Guimaraes en el América de Cali para la obtención del título de campeón en el certamen de Liga. 

"Guimaraes, el artífice del título de América de Cali", tituló el diario El Espectador. 

"El entrenador, tres veces mundialista con la selección de Costa Rica, hizo lo que para muchos parecía imposible: llevar al equipo escarlata a lo más alto del fútbol colombiano", agrega la información. 

El diario el Tiempo por su parte publicó: "Guimaraes, el DT que conquistó América". 

En el caso del País manifestó: "Alexandre Guimaraes, el 'trotamundos' que le devolvió la alegría al América de Cali". 

"Guimaraes, de la incertidumbre a la gloria con América", escribió el medio Win Sports.

El estratega de 60 años de edad nacido en Brasil y nacionalizado costarricense es el primer técnico extranjero que se corona campeón con el conjunto escarlata.  

Diario El Espectador 

Alexandre Guimaraes, el artífice del título de América de Cali

Imagen

El entrenador, tres veces mundialista con la selección de Costa Rica, hizo lo que para muchos parecía imposible: llevar al equipo escarlata a lo más alto del fútbol colombiano.

Pelé, Jairzinho, Denilson y Orlando son algunos de los nombres que escuchó Alexandre Borges Guimaraes a través de la radio durante el partido de Brasil contra Portugal en el Mundial de Inglaterra 1966. Lo hacía a la edad de siete años y mientras pateaba la pelota en las calles de Río de Janeiro. “Qué lindo sería ser futbolista profesional y jugar un Mundial”, dijo. Ese momento, imborrable en su memoria. Ese lindo anhelo lo hizo realidad 24 años después, en Italia 1990, certamen en el que, con la selección de Costa Rica, se convirtió en ídolo al asistir con un cabezazo a Hernán Medford en el gol que significó la victoria sobre Suecia y la clasificación a octavos de final.

“Toda mi niñez la viví en Río de Janeiro y la pasión creció jugando al fútbol todo el tiempo, oyéndolo en la radio y yendo al estadio Maracaná de la mano de mi padre”, contó Borges Guimaraes, quien nació el 7 de noviembre de 1959 en Brasil y se mudó a Costa Rica siendo joven porque su papá, que era médico de la Organización Mundial de la Salud, fue trasladado a ese país. Guimaraes obtuvo la nacionalidad tica en 1984, cuatro años después de debutar en primera división. 

Su amor por esa nación fue creciendo y consiguió llevarla, ya como director técnico, a Corea y Japón 2002 y Alemania 2006. Esos logros le hicieron entender que estaba “en el camino correcto del alto rendimiento”. Que realizaba las acciones correctas, que el sueño mundialista era la prueba de que tenía las capacidades para triunfar en diferentes lugares. Y consiguió acumular una enorme experiencia al dirigir también en Guatemala, México, Emiratos Árabes Unidos, China, India y a la selección de Panamá. En junio de este año fue nombrado entrenador del América de Cali y solo tiene tiempo para “trabajar y trabajar” en una ciudad en la que se siente feliz y desde la que conversó con El Espectador.

¿Qué análisis hace de la manera como se juega en el fútbol colombiano?

El fútbol colombiano, por lo que he podido ver, tiene diferentes interpretaciones del juego, y eso me ha sorprendido para bien. Es un fútbol en el que yo quería estar. Anhelaba vivirlo y entrenar a los jugadores de aquí. Hasta ahora, ha sido un acierto haber venido.

¿Cómo le gusta que jueguen sus equipos y a cuáles del mundo le gusta ver?

No tengo un equipo en particular. Así como me gusta el City de Guardiola, me gusta el Liverpool de Klopp. Me gusta el fútbol, no me gusta encasillarme en un modelo. Quiero equipos agresivos, que hagan muy buenas transiciones y que tengan jugadores técnicos.

¿De qué manera trabaja los esquemas tácticos?

Lo hago de acuerdo a los jugadores que tenga. Lo que hemos hecho acá es justo eso: una adaptación de una última versión que he estado trabajando en los equipos anteriores. Esa versión se descompone en varias situaciones del juego y poco a poco la van entendiendo.

Diario El Tiempo 

Guimaraes, el DT que conquistó América

Imagen

Es brasileño, y se sabe que los brasileños no juegan para empatar ni para perder, y ni siquiera juegan para tener victorias efímeras. El no dirigió en su país y de hecho hizo carrera afuera, lejos de casa, incluso con nacionalidad costarricense, pero tiene esa mentalidad de los pentacampeones del mundo. Le corre por las venas.

Llegó al América de Cali para tener una victoria constante, recordada, inolvidable, para dejar huella: para ser el primer DT brasileño en ganar el título del fútbol colombiano.

Alexandre Guimaraes no es ningún aparecido. A sus 60 años ha cultivado una larga trayectoria profesional. Dos veces estuvo en el Mundial de mayores, sí, en el Mundial, con la Selección de Costa Rica, en Corea-Japón 2002 y en Alemania 2006. Y eso ya es mucho decir.

Hizo carrera en ese país centroamericano, en clubes como Belén, Herediano, Saprissa, Cartaginés. Pero además dirigió en México, en Honduras, en China, en Emiratos Árabes y hasta en la India. Guimaraes conoció mucha diversidad futbolística antes de desembarcar en Colombia con el reto de devolverle al América su gloria.

Sin embargo, a Cali no llegó en carro de bomberos. No muchos se entusiasmaron con su desembarco. Al fin y al cabo, ningún técnico extranjero había podido ser campeón con América y su presencia no despertaba optimismo. Así que su trabajo comenzó con muchos interrogantes.

“¿Guimaraes?, ¿y ese quién es?”, se preguntaban los escepticos, la mayoría. “Guimares, ¡fuera!”, reclamaban esos numerosos escépticos al primer traspié. “Guimaraes, algo tiene”, reflexionaban cuando empezaron a ver resultados”. Y de repente, Guimaraes ya era finalista, campeón, y lo hizo no para callar bocas sino para hacerlas gritar, “Guimaraes, Guimaraes”, como el nuevo DT héroe del club.

Ha vivido tanto fuera de Brasil que ni se le siente el acento portugués. Su español es fluido. Trabaja con disciplina. Con carácter. Con exigencia. Le dio expresión a un equipo inexpresivo.

Probó una y otra idea, cambió, modificó, tropezó y se levantó hasta lo más alto, a ganar el título que se convirtió en su reto y en su obsesión. Sus títulos, hasta ahora, eran en Costa Rica, incluso ganó uno en Emiratos, pero este, el que acaba de lograr, le da un estatus mayor. Hoy Guimaraes ya no es un desconocido para la afición escarlata, se metió en la memoria y en los corazones. Es el nuevo conquistador de América.

 Antena 2 

 Alexandre Guimaraes, el primer extranjero que alcanza la gloria con el América

Imagen

 América de Cali es campeón del fútbol colombiano después de 11 años; mucho pasó en este tiempo, donde la hinchada 'escarlata' sufrió más que nunca con el descenso del equipo en 2011, que volvió a la primera categoría 5 años después. Sin embargo, el momento de poner fin a esta sequía llegó, y el encargado fue un extranjero, el primer técnico de otro país que saca campeón a la 'mecha': Alexandre Guimaraes.

'Guima', como muchos le dicen, quedará en la historia como aquel que le devolvió la gloria a una institución gigante de Colombia que solo vivía del pasado. Pero la 'pasión de un pueblo', una de las frases que los hinchas americanos proclaman, se sintió muy fuerte y el entrenador la logró impregnar en el juego de sus dirigidos durante la liga.

 Pero Guimaraes no es la primera vez que obtiene logros importantes. Este hombre sin duda es un trabajador diario que sabe gestionar nóminas y potenciar las habilidades de sus jugadores; así lo hizo y gracias a eso levantó el título.

Nacido el 7 de noviembre de 1959 en Maceió, Brasil, se nacionalizó costarricense luego de que su papá se desempeñara como médico en Costa Rica. En el país 'tico' inició su carrera como futbolista y es ahí donde empezó a destacarse en clubes como Municipal Puntarenas, Municipal Turrialba y el Deportivo Saprissa, equipo donde jugó 10 años.

Participó en el Mundial de Italia 90 con el seleccionado costarricense y consiguió llegar hasta la fase de los octavos de final, histórica posición del equipo hasta que en Brasil 2014, de la mano de Jorge Luis Pinto, consiguió los cuartos.

La carrera que ha tenido como director técnico se ha destacado. Ha dirigido en México, Guatemala, Emiratos Árabes Unidos, China, India y Costa Rica. En su palmarés cuenta con tres títulos en territorio 'tico': con A.D. Belén ganó el Torneo de Copa, mientras que con el Saprissa levantó la liga los años 1998 y 1999. 

Asimismo, cuando comandaba el Al Wasl F.C. de Emiratos se hizo con la Copa de Clubes Campeones del Golfo.

 Por si fuera poco, Guimaraes también ha sido seleccionador nacional de Costa Rica y tiene en su haber dos grandes logros al clasificar al país a los Mundiales de Corea - Japón 2002 y Alemania 2006.

Ahora, que dirige al América de Cali, quedó en la historia de la institución vallecaucana al ganar la liga número 14, con el hecho especial de hacerlo 11 años después y luego de que el equipo haya regresado de estar en la segunda división del fútbol colombiano. El nombre de Alexandre Guimaraes quedará en los libros dorados ‘escarlatas’.

Diario El País 

Alexandre Guimaraes, el 'trotamundos' que le devolvió la alegría al América de Cali

Imagen

Doble mundialista (2002 y 2006) y entrenador en Costa Rica, Panamá, Guatemala, México, Emiratos Árabes, China y la India. Si la premisa era contratar a un técnico con experiencia y bagaje internacional para tener un salto de calidad, Alexandre Guimaraes pintaba desde el inicio como un gran fichaje para el banco del América.

No obstante, en su llegada a la capital vallecaucana, en junio del presente, su nombre generó dudas y algo de resistencia en la prensa y en algunos hinchas, que estaban desilusionados por la floja campaña de su equipo en los cuadrangulares finales del primer semestre.

Pero Guimaraes, serio, silencioso y trabajador, supo revertir ese ambiente de dudas para llevar al cuadro escarlata a lo más alto del rentado nacional con su estrella catorce, obtenida ayer frente al Junior de Barranquilla en un Pascual Guerrero que lo aplaudió a rabiar.

“Tan malo no soy”, había dicho el brasileño con su ‘portuñol’ en la rueda de prensa posterior al partido en el que América se clasificó a la final tras vencer por 2-0 a Santa Fe como local

Un reto que le movió el alma

Antes de llegar al América, Alexandre Guimaraes había estado cerca de diez meses sin dirigir. Su última experiencia había sido en el Mumbai City de la India, donde estuvo dos temporadas.

Luego de eso, Guima, como le dicen cariñosamente, regresó a Costa Rica, el país donde llegó siendo muy joven gracias a su papá, quien fue trasladado allí cuando ejercía como médico.

Y es natural que Alexandre haya regresado allá, porque en ese país debutó como futbolista en 1980 vistiendo la camiseta del Municipal Puntarenas (fue volante) y también se dio a conocer años más tarde como entrenador al llevar al combinado Tico a los Mundiales de Corea y Japón del 2002 y Alemania 2006, certámenes que lo terminaron de forjar a pesar de que no le fue muy bien: Costa Rica no pasó de la fase de grupos en ninguna de esas citas orbitales.

Además, su hijo, el mediocampista Celso Borges, es una de las piezas más importantes que tiene hoy en día el combinado de la Concacaf.

En Costa Rica, tras su experiencia en India, Guimaraes se la pasó analizando con calma —y rechazando— las diferentes ofertas que le llegaban, hasta que apareció la del América, y allí fue cuando Guima decidió que era el momento de volver a dirigir.

“Siempre estuve esperando algo que realmente me moviera, si llegaba algo que me sacara de Costa Rica, tenía que ser una propuesta que me motivara. Además estaba deseando entrenar a un equipo popular de mucho arrastre”, sostuvo hace unos meses el entrenador brasileño en una entrevista con el diario ‘Tico’ La Teja.

Levantar a un gigante dormido

La llegada de Guimaraes a Cali coincidió con un momento complicado en América en cuanto a lo deportivo.

El equipo rojo, que estuvo en la segunda división desde el 2012 al 2016, llevaba ya varios torneos en la A sin poder cuajar una campaña sólida, siendo aplacado, incluso, por otros equipos grandes como Nacional, Millonarios, Cali y Santa Fe.

La idea de Alexandre, entonces, fue empezar a construir a un América sólido desde la mitad del campo y la defensa, para luego buscar la portería contraria.

Fue así como por fin, la ‘Mecha’ pudo lograr resultados positivos ante los equipos importantes: le ganó como visitante a Tolima, Junior, Millos y Santa Fe, y en casa derrotó a Atlético Nacional y al Deportivo Cali, su clásico rival, en dos oportunidades.

Sin embargo, para llegar a eso, Guimaraes tuvo que esperar a que sus jugadores se adaptaran a su sistema de juego (4-3-3) y también tuvo que soportar las fuertes críticas de los hinchas y de la prensa, que lo tildaron como un “técnico defensivo”.

Esa noción que rondaba en las tribunas y en las ondas radiales, poco a poco se fue desmontando a medida que el América fue tomando fuerza, porque con un fútbol efectivo la ‘Mecha’ terminó el semestre con 14 triunfos y siendo una de las escuadras más goleadoras.

Una de sus principales virtudes para lograr eso fue encontrar a los futbolistas idóneos para implementar su estilo de juego.

Fue allí cuando acertó al juntar en la mitad del campo a su tripleta ‘génesis’, conformada por Rafael Carrascal, Luis Paz y Carlos Sierra.

Sierra y Paz ya estaban en el equipo desde el semestre anterior, y se vieron potenciados por un Carrascal descomunal, quien se volvió en el amo y señor de la mitas del campo rojo.

“Desde que llegué el ‘profe’ me habló mucho de lo que esperaba de mí en el equipo, me ha potenciado bastante, además, considero que tiene un muy buen manejo de grupo”, sostuvo Carrascal, uno de los pilares de esta estrella catorce del América.

“Le doy las gracias a los jugadores porque desde el primer momento trabajaron bien y se mostraron comprometidos con la manera de jugar que queríamos”, indicó hace unas semanas el estratega escarlata.

Julián Vásquez, exdelantero y campeón en dos oportunidades con el conjunto americano (2001 y 2002) también habló acerca del gran trabajo del hoy técnico escarlata, quien, según el ídolo rojo “calló bocas”.

“Pienso que las estadísticas no mienten y Guimaraes calló a mucha gente, incluyéndome. Al principio no estuve de acuerdo con algunas cosas que hizo, pero al final terminó armando un equipo sólido en defensa y muy equilibrado, demostrando que sabía manejar los buenos jugadores que tenía”, analizó el exgoleador.

Guimaraes, con su forma moderada de ser y siendo fiel a la cábala de utilizar su camisa gris estilo chino, supo encausar entonces esa presión que había por parte de los hinchas y los periodistas para armar una escuadra sólida y que jugó cada partido hasta ayer con los dientes apretados.

Guima, además, entró a la historia dorada del América al ser el primer entrenador extranjero que consigue una estrella. Allí, al lado de Ochoa Uribe, Umaña, Maturana, ‘Chiqui’ y De la Pava, quedará instalada la figura de este brasileño con corazón costarricense, que un día sintió como suya esa sed de gloria del hincha americano. Por fortuna, con su trabajo serio y dedicado, la pudo saciar.

Win Sports 

Alexandre Guimaraes, de la incertidumbre a la gloria con América

Imagen

América de Cali se coronó campeón este sábado al superar a Junior y tras 11 años de sequía volvió a conseguir un título de Liga. Alexandre Guimaraes, en medio de la incertidumbre, le regresó la gloria al conjunto ‘escarlata’ y se convirtió en el primer técnico extranjero en ser campeón con los 'diablos rojos'.

El entrenador nacido en Brasil, pero nacionalizado costarricense, llegó a Cali para aportarle al equipo experiencia. Su paso por diferentes ligas de fútbol a nivel internacional fue una clave para transmitirle a sus jugadores confianza en que podían quedar en la historia del club.

Guimaraes dirigió en 7 países antes de llegar al nuestro: Costa Rica, Guatemala, México, Panamá, Emiratos Árabes Unidos, China e India. Además, de tener dos participaciones en Mundiales, Corea y Japón 2022 y Alemania 2006.  

En su palmarés registra 2 títulos de Liga y uno de Copa en Costa Rica y una Copa de Clubes de Campeones del Golfo con Al Wasl F.C.

Con América tuvo un semestre de ensueño y aunque en un momento fue resistido por la hinchada, de poco se fue ganando sus corazones.

En el todos contra todos finalizó segundo con 35 puntos y +3 en la diferencia de gol. En los cuadrangulares superó a grandes rivales como Cali, Santa Fe y Alianza Petrolera, clasificando a la final con 12 unidades y +4 en la diferencia.

Guimaraes escribió un nuevo capítulo en el libro histórico de América y puso la estrella 14 en lo más alto del firmamento vallecaucano.

Gol Caracol 

Alexandre Guimaraes le devolvió la gloria al América tras once años

Imagen

Guimaraes, de 60 años, llegó a mitad de año y le aportó a los ‘escarlatas’ toda su experiencia y liderazgo para llevarlos a conseguir su estrella 14. Además, los clasificó a la Copa Libertadores.

América de Cali venció 2-0 este sábado a Junior, en el Pascual Guerrero, y conquistó su estrella número 14 en el fútbol colombiano, luego de 11 años de sequía y un doloroso paso por la Primera B del fútbol profesional colombiano.

Uno de los artífices de este nuevo título para los ‘escarlatas’ es Alexandre Borges Guimaraes, el técnico brasileño nacionalizado costarricense, que llegó a mitad de año para reemplazar a Fernando ‘El Pecoso’ Castro. Y en poco tiempo, con un perfil bajo y con aciertos en sus ejecutorias, entró en la historia del tradicional equipo vallecaucano.

Guimaraes, de 60 años, se mudó con su familia a Costa Rica cuando tenía apenas 20 años. Comenzó su carrera como futbolista en el Municipal de Puntarenas, pero fue en el Saprissa donde se consagró.

También jugó con la Selección de Costa Rica y disputó con los ‘ticos’ el Mundial de Italia 1990.

En 1993, Borges Guimaraes colgó los guayos, vistiendo la camiseta del Municipal Turrialba, y no pasó mucho tiempo para que empezara con su segunda pasión: la dirección técnica.

Su primer equipo fue Belén, con el que consiguió el Torneo de Copa 1996, después obtuvo con el Saprissa un bicampeonato, en 1998 y 1999.

Otro de sus logros importantes fue la Copa de Clubes Campeones del Golfo, que logró en 2010 con el Al Wasl, de Emiratos Árabes.

En la Selección de Costa Rica también tuvo la oportunidad de dirigir, lo hizo en los mundiales de Corea y Japón 2002 y Alemania 2006, pero en ninguno de los dos pudo pasar de ronda.

Su último equipo antes de llegar a Colombia había sido el Mumbay City F.C., del fútbol de India, por lo que dirigir al América representaba uno de los desafíos más grandes en su carrera.

Así, debutó con un triunfo 2-1 sobre Alianza Petrolera en Cali y de ahí en adelante empezó a cabalgar en Liga y a ocupar los primeros lugares en la tabla de clasificación.

Entre finales de octubre y principios de septiembre, el equipo atravesó una crisis de resultados, pues estuvo cinco partidos sin ganar y la afición se impacientó y hasta pidió su cabeza.

Sin embargo, el brasileño enderezó el camino y no solo los sacó de ese bache, también saldó una cuenta pendiente que tenían los rojos desde su regreso a primera división: vencer a los grandes del fútbol colombiano.

Con humildad, trabajo y confiados en sus capacidades, se metieron en la gran final y derrotaron a un rival de quilates como Junior, que venía de ser bicampeón de la Liga. 

Ahora, la historia de Guimaraes tendrá un nuevo capítulo en Colombia, con la defensa del título y la participación en la Copa Libertadores, un torneo que los ‘escarlatas’ conocen bien. Ya entró en el corazón de los aficionados del 'Diablo', es del pueblo, querido y admirado por los siglos de los siglos.