El futuro esperanzador para Keylor Navas desde la perspectiva de un diario español

Como la mayoría de los medios coinciden, el Diario ABC de España hizo su análisis del futuro que tendrá el tico Keylor Navas, quien sin duda alguna sonrió al enterarse que Zidane regresaba al banquillo del Real Madrid.

El reconocido medio español hace su análisis e incluye la versión de un personaje desde el vestuario blanco.

El artículo:

Isco y Marcelo, y en menor medida Bale, Kroos y Asensio, fueron los futbolistas de peso de la plantilla del Real Madrid que menos supo aprovechar Solari. De todos ellos se han escrito y dicho una y mil historias, pero poco se ha hablado del portero que levantó las tres últimas Champions como titular del marco blanco. Keylor Navas fue otro gran activo relegado al ostracismo por Solari que ha vivido su dolor en silencio, como en él es habitual. No conoce otro estilo que trabajar más horas y más duro cuando la adversidad se interpone en su camino, y eso hizo durante los cuatro meses que Solari ocupó el banquillo del Real Madrid.

"Ha hecho uno de los mejores entrenamientos de la temporada. Se le veía muy sonriente, feliz, como a todos claro, pero en él había una mirada especial", relevó al diario ABC una persona de ese vestuario. Con el regreso de Zidane, vuelve el que Keylor considera el mejor entrenador de su carrera, no solo por la confianza deportiva que le dio, sino por el trato humano que tuvo con él durante los dos años y medio que costarricense y francés coincidieron en el Real Madrid.

Futuro esperanzador

De momento, es imposible saber si Keylor jugará el sábado contra el Celta en el Santiago Bernabéu, pero el propio portero y su gente más cercana está convencida que tendrá oportunidades en los once partidos que restan de aquí al final de la Liga.

La idea de Zidane es agitar el árbol lo máximo posible durante los dos próximos meses, hasta que el equipo se marche de vacaciones a mediados de mayo. El pasado no existe en su hoja de ruta, y les dará minutos a todos los jugadores. Hay futbolistas que recuperar para la próxima temporada y hay futbolistas que poner en alza ante una buena venta en el mercado estival. En este segundo grupo no entra Keylor Navas, que salvo giro inesperado de los acontecimientos, seguirá siendo un portero con la confianza de Zidane, intacta a pesar de este «break» de nueve meses.

Lo necesitaba el costarricense, cuya única noticia buena esta temporada fue la renovación, adelantada en exclusiva por ABC el pasado 21 de noviembre, hasta junio de 2021 con un aumento de la ficha hasta los cinco millones de euros y una cláusula fijada en los 300 «kilos». En lo deportivo, ya comenzó regular el curso con Lopetegui, al perder la titularidad en Liga en detrimento de Courtois y jugar solo de inicio en la Champions, y lo remató Solari apartándolo también de la competición continental. La Copa sería su única opción de ponerse bajo palos en competición oficial. Y así fue en enero y principios de febrero, semanas marcadas en el calendario para los octavos, cuartos y semifinales. Keylor lo hizo con el acierto y la seguridad que siempre ha mostrado como portero del Real Madrid. Y con gratitud: «Estoy contento por haber contado con minutos. A ver si también hay opciones de jugar más partidos, aparte de la Copa», le espetó Navas a Solari en una conversación privada en Valdebebas. La respuesta del entrenador argentino dejó congelado a Keylor: «Hagas lo que hagas, yo ya he elegido mi portero titular».

Esa contestación tan seca dejó el ánimo del costarricense tocado. No entendía cómo su entrenador le cerraba las puertas con un mensaje tan desalentador, teniendo en cuenta que en cualquier momento una expulsión o una lesión de Courtois obligaba a Solari a tener que echar mano de Keylor. Su poca mano izquierda chocó siempre con el carácter y la gestión del grupo que hacía Zidane, cariñoso y protector con todos los jugadores de su plantilla, pública y privadamente.

 

Con su vuelta, Keylor sale de un agujero del que no sabía cómo escapar. Es consciente de que, para empezar, lleva la mano perdedora y la inercia le invita a pensar que este sábado será Courtois el portero titular contra el Celta, pero tras el parón de selecciones le llegará su momento.

 

Feliz en Madrid

El objetivo de Navas es mostrarle a Zidane que sigue siendo ese portero que enamoró al francés hasta el punto de rechazar competencia alguna, frenando fichajes como el de De Gea o Kepa. Con esa idea insertada en la cabeza del francés quiere Keylor irse de vacaciones, para comenzar el próximo curso en igualdad de condiciones con Courtois y luchar de tú a tú una titularidad que él, y muchos madridistas, consideran que no mereció perder.

 

Keylor es feliz en Madrid, donde vive con su esposa y tres hijos, el más pequeño de todos nacido hace solo un mes, en una casa en La Finca, una de las zonas más exclusivas de la capital de España. Se siente querido por la afición y por el club, y con Zidane sabe que se han acabado las prebendas. Keylor vuelve a la casilla de salida.