Marco Ureña revela cómo fue humillado en el Kuban Krasnodar ruso

Tico reveló que Jorge Lus Pinto se arrepintió de haberlo llevado a Brasil 2014 

El delantero de moda en la selección de Costa Rica se llama Marco Ureña. Muy joven fue contratado por el Kuban Krasnodar de Rusia, equipo que si bien le dio la oportunidad de su vida económicamente, también le dio la peor humillación.

En una amplia entrevista con la emisora Monumental, el jugador reveló cómo se enfrentó a las peores situaciones, en un acto desesperado del club para que él desertara y demandarlo ante la FIFA.

"Hubo un momento que tuve varias oportunidades para salir, el Real Betis con Joel Campbell o Rayo Vallecano. No entendía muchas cosas porque al final no me ponían a jugar. 6 meses antes del Mundial y esto no lo he contado públicamente, cuando llegué a la pretemporada los rusos se sintieron como celosos

Se preguntaban cómo me llamaban a la Selección si no tenía minutos, me apartaron del equipo. Entrenaba aparte, cumplía los horarios, me sentaba en la charla y me sacaban. El ruso a nivel de fútbol es de ‘hijueputa’ para arriba, que uno es un asqueroso.

Viví eso durante dos semanas, estuve a punto de abandonar, luego llegó un agente y me aconsejó porque me exponía a una sanción. Me sacaron de la habitación del hotel y yo me la pagué, había un preparador físico que me dijo que me iba a ayudar para llegar bien al Mundial. Cuando se dieron cuenta de eso le dijeron que nunca más me entrenara, que le prohibían trabajar conmigo

No me lavaban la ropa de entrenamiento, hicieron todo lo posible para demandarme. Como nunca lo hice, el agente me ayudó y envió una carta a FIFA. En los contratos nosotros tenemos la dirección donde entrenamos, me querían mandar al segundo equipo a entrenar y lo hacían a 400 kilómetros, eran como 10 horas en automóvil. Entonces el agente me ayudó y me fui al segundo equipo con una carta firmada por parte del equipo.

Llegué a Rusia con un miedo terrible porque antes ese mismo equipo estaba demandado por FIFA por haber agredido a un marroquí. Llamé a mi esposa que viajara a Rusia, me sentía seguro en la misma ciudad.

Pasé 10 días en un campo militar que entrenaban esos niños, con comida desastrosa. Comía solo frutas; manzanas y naranjas. Pasé 10 días sin comer, sufrí muchas cosas y siempre tuve esos temores.

Entrenaba aparte, me acuerdo que el entrenador me lo topé en el avión y el descarado me deseó buena suerte. Me vine con esa revancha y dije que este técnico se iba a acordar de mí, regresé luego del Mundial a la pretemporada y nadie me felicitó. Ya quería salir de ahí porque tenía muchos problemas", relató el futbolista.

El jugador recordó cómo pasó momentos difíciles en Rusia, adonde llegó tras una buena negociación realizada por el italiano Stefano Sgarlatta (q.d.D.g.).

"Cuando salí de Alajuelense tenía 20 años, era muy niño. Cuando llegué al club en Rusia, el primer año y medio fue muy bueno, jugué cerca de 20 partidos y 15 de titular y fue bueno a pesar de ser el primer año. Tenía un entrenador que le gustaba mi fútbol... Cuando se marchó el técnico se me complicó, los últimos dos años no jugué nada. Jugué 70 minutos por temporada", dijo el jugador.

El atacante, que hace unos días le anotó a Estados Unidos y México en las eliminatorias, pasó momentos complicados, sin embargo agradeció a su esposa por el apoyo brindado cuando más lo necesitaba.

"Viví momentos difíciles. Llegaban opciones de préstamo y los rusos no me dejaban salir. Son muchas cosas, pero me pasaron muchas cosas que me hicieron preguntarme, ¿qué estoy haciendo aquí? Por dicha estaba mi esposa, terminé mi contrato, pero ella siempre me dio la fuerza para que realmente estuviera todo el contrato", relató.

Si bien no entró en detalles con la parte económica, Ureña sí aceptó que el irse a Rusia fue la oportunidad de su vida y como tal la aprovechó. "El fútbol me tenía que dejar algo; ya sea estudio o dinero", dijo. 

El jugador ahora juega en el San Jose Earthquakes de la MLS, equipo al que arribó procedente del Brøndby IF de Dinamarca.

Su relación con Pinto 

 

Ureña, quien anotó en Brasil 2014 ante Uruguay, contó que el técnico Jorge Luis Pinto le expresó que se arrepentía de haberlo llevado a la Copa del Mundo.   

¿Es cierto que Pinto le dijo que se arrepentía de llevarlo al Mundial? 

Si, realmente no voy a mentir, lo dijo y me molestó mucho. Le dije que estaba muy agradecido con él y los compañeros y si estaba arrepentido que era problema de él. Nunca entendí porque lo hizo, son cosas que uno no entiende de ese señor, la bipolaridad y esas cosas que tenía (Pinto). 

"Yo había tenido un problema con Pinto y me habían castigado dos años de la selección por un mal entendido. Me hicieron un juicio y lo gané, ellos se equivocaron la fecha de un boleto, todo eso se aclaró".