No extranó la noticia del adiós de Pastor. Se venia madurando desde que la empresa petrolera PDVSA comenzó atrasarse en los pagos de las primeras cuotas de un presupuesto que este año llegaba a los 45 millones de dólares. La crisis petrolera, el difícil momento político del país gobernado por Nicolás Maduro y los pedidos de investigaciones de muchos fondos formaron un combo que hizo imposible la continuidad de semejante aporte económico en un país cada vez más pobre.

“Si Chavéz hubiese perdido las elecciones igual habría seguido en la Fórmula 1”, le dijo Maldonado a Clarín en noviembre del 2012 en el Gran Premio de Brasil, a poco de la última reelección presidencial de Hugo Chávez. Buscó despegarse de su afinidad con el lider politico venezolano pero los hechos la confirmaban con su constante apoyo y presencia en muchos actos políticos. Una manera de agradecerle a Chavéz el apoyo recibido de la petrolera venezolana desde que Maldonado comenzó su campaña internacional.

Esa afinidad también puso a Maldonado en la mira en los pedidos de investigaciones que hace un par de años impulsó sin mucho éxito la Comisón de Administración de Divisas. Acusaban a varios deportistas, entre ellos algunos automovilistas, de vender en el mercado paralelo buena parte de los dólares que, como aporte del Estado para sus campañas, recibían a precio oficial. “Sólo tengo contrato con Williams”, se defendió Pastor.

Deportivamente el paso de Maldonado por la Formula 1 estuvo signado por duros cuestionamientos por su múltiples choques y su conocida situación de piloto pagador. “Es el peor piloto de la actual Fórmula 1 y tiene su lugar porque aporta mucho dinero”, disparó Mark Webber, el australiano que hasta su retiro de la Fórmula 1, en el 2014, varias veces lo sufrió con distitnos choques

Sólo hubo un dia de gloria en las 95 carreras que Maldonado corrió entre 2011 y 2015. Fue el 13 de mayo del 2012 con su triunfo de punta a punta en el Gran Premio de España por sobre la Ferrari del local Fernando Alonso, nada menos. Sin embargo, aquel triunfo tambien estuvo mirado de reojo porque logró la valiosa pole tras una dudosa sanción que retrasó a Lewis Hamilton y porque su Williams contó un juego de gomas de alto y especial rendimiento por sobre el resto, lo que le permitió al equipo volver a ganar luego de ocho años. Casualmente, ni antes ni después de ese día Maldonado subió a un podio.