Cádiz se reencuentra con el 'Mágico' González para rendirle merecido homenaje

El salvadoreño Jorge 'Mágico' González, uno de los jugadores más grandes en la historia de la Concacaf, regresa a la ciudad de Cádiz en España más de una década después. 

La visita del ‘Mágico’ es con motivo del proyecto ’60 años de Magia’, que arrancó con la visita a El Salvador, el pasado febrero, de una expedición del Cádiz CF, liderada por su presidente, Manuel Vizcaíno. 

En los próximos días se pondrá en marcha una “amplia” agenda de actos, que finalizará con el amistoso entre los veteranos del Cádiz CF y ‘Los Pachines’, un grupo de futbolistas salvadoreños que acompaña al mítico futbolista en esta vuelta a ‘casa’.

La agenda de la visita del salvadoreño se iniciará el jueves a mediodía con una recepción en el Ayuntamiento de la capital, y una rueda de prensa posterior en la sede de la Fundación Cajasol en la Casa Pemán, donde se darán a conocer el resto de detalles.

Por la tarde, el propio ‘Mágico’, quien pronto cumplirá 60 años de edad, participará en la presentación de los nuevos uniformes del Cádiz CF de cara a la temporada 2018/2019.  

Un acto que se desarrollará en la Tienda Oficial, en los bajos de la tribuna del Carranza. Entre otras actividades, se le verá en algún entrenamiento del primer equipo, que ya ha vuelto al trabajo, y estará presente el lunes 16 en la inauguración de la puerta ‘Mágico’ González en el estadio municipal.

Jorge Alberto González Barillas, nacido en marzo de 1958 y caracterizado por su personalidad bohemia, es el mejor futbolista salvadoreño de la historia. 

Se retiró en su país a los 42 años, en el Club Deportivo FAS. Debutó en 1976, y su descubrimiento en Europa llegó en el Mundial de España de 1982. Ese mismo año recaló en el Cádiz CF y en Cádiz, donde no tardó en ganarse a la afición con su juego efectivo y sus goles espectaculares, pese a su indisciplina. En 1984 estuvo a punto de fichar por el Barcelona. Meses después acabaría en el Valladolid, pero en la temporada 1986/1987 iniciaría una segunda etapa en el club gaditano, donde permaneció hasta 1991.