Chapecoense descendió a segunda división tres años después de la tragedia aérea

Imagen

El equipo de Chapecoense perdió 1-0 con el Botafogo y, cuando faltan nueve puntos por disputarse, quedó a nueve puntos del Ceará, primer equipo fuera del descenso. Aunque podrá llegar a empatarlo, no podrá quitarle la posición por los criterios de desempate que aplican en Brasil.

El descenso culminó un mal año en todos los sentidos para el Chapecoense, que enfrenta graves problemas económicos y cuyos problemas directivos dejaban el club sin rumbo en el césped, pues los fichajes realizados no rindieron lo esperado.

Tras el accidente aéreo que sufrió la expedición del Chapecoense el 28 de noviembre de 2016 en Antioquia, cuando llegaba a disputar la final de la Copa Sudamericana, el club logró rehacerse rápidamente, gracias en parte a la solidaridad nacional e internacional.

El resto de equipos de la Serie A brasileña optaron por ceder jugadores al Chapecoense y facilitar contrataciones, con lo que en 2017, además de debutar en la Copa Libertadores como simbólico ganador de la Copa Sudamericana, logró finalizar en una meritoria octava posición del Brasileirao, logrando nuevamente el billete para la máxima competición continental.

En 2018, el equipo ya no logró el mismo rendimiento. Eliminado en la fase previa de la Libertadores por el Nacional uruguayo, el Chapecoense sólo logró salvarse en el Brasileirao en la última jornada, cuando venció por 1-0 al Sao Paulo y finalizó decimocuarto, dos puntos por encima del descenso.