Guardiola ratifica su calidad en once años como técnico

El catalán es especialista en torneos largos y tras vencer al Brighton se consagró bicampeón de una de las ligas más competitivas del mundo.

"Soy un fracaso", aseguraba Pep Guaridola después de caer contra el Tottenham por cuartos de final de la Champions League en rueda de prensa. Un "fracasado" que no para de sumar trofeos a su vitrina personal en una de las competencias más exigentes que propone año a año la temporada: el campeonato local.

El técnico catalán consiguió su noveno título liguero en sus 11 años como entrenador. Siempre dentro del podio desde que inició su carrera fuera de la línea de cal, se quedó con el segundo lugar en su último año en el Barcelona (2011/12) y con el tercer puesto en su llegada a Inglaterra (2016/17).

El técnico de 48 años volvió a revalidar el título y es bicampeón en una de las competencias más competitivas del mundo como lo es la Premier League.

 

La victoria ante el Brighton por 4-1 volvió a situar en lo más alto al Manchester City y con su doblete en tres años dentro del equipo, Pep Guardiola dejó un número que asombra. Desde la creación de la Premier en la temporada 1992-93, los "Citizens" sólo habían alcanzado el título en dos oportunidades (2012 y 2014). El Manchester United, el Arsenal y en menor medida el Chelsea eran los dominadores en aquella época.

Al catalán sólo le bastaron tres temporadas para igualar esa cifra y hacer que el equipo sea uno de los mejores de la liga. Después de un primer año irregular, Guardiola entendió y volvió a demostrar cómo se juega un torneo largo.

Es que no sólo basta con el aporte económico de los jeques. Es cierto que el de Sampedor tiene la plantilla más cara de la historia (976 millones de euros), pero también se atrevió a quitar jugadores indiscutidos como lo fueron Yaya Toure, Joe Hart y el capitán Aleksandar Kolarov. Aún así sacó a relucir su forma de jugar.

 

Su primer pasó lo dio en la temporada 2007/08 al mando del Barcelona B donde consiguió el ascenso con un equipo repleto de juveniles: el equipo abandonó la tercera división del fútbol español a base de buen fútbol con 25 victorias y 5 derrotas en 38 partidos.

Después fue el turno de tomar las riendas de un Barcelona que, con Frank Rijkaard a la cabeza, hacía dos años que no podía ganar ni la liga, ni la Copa del Rey ni la Champions League. Fue en ese contexto en el que Pep Guardiola arrancó un camino intachable.

Él y sus jugadores marcaron una era en donde todo fue color azulgrana. En tres temporadas cosechó 14 títulos, incluyendo el sextete (ganar todos los trofeos que ofrece el año calendario): 3 ligas, 2 Copas del Rey, 3 Supercopas de España, 2 Champions League, 2 Mundiales de Clubes y 2 Supercopas de Europa.

 

"Lo importante es cómo lidias con 11 meses (…) Por eso digo muchas veces que para mí la Premier League es el título más importante. Competir cada tres días, estar presentes. Es un buen mensaje para la sociedad, para nosotros, responder en todo momento", reconocía Guardiola ante los periodistas en abril.

Así lo demostró también en su paso por la Bundesliga en donde se adueñó del título durante las tres temporadas que permaneció allí. Ahora, tras un traspié en el inicio dentro del fútbol inglés, Pep continúa por el mismo camino.

Un ejemplo de regularidad es lo que demuestra temporada a temporada el entrenador catalán, cuya única deuda pendiente es estar a la altura en la Champions League, competencia que se le niega desde su salida del Barcelona y en donde tan sólo un mal partido en una fase de eliminación es sinónimo de quedar eliminado.

Hoy Josep Guardiola vuelve a festejar un título que supo conseguir a base de buen fútbol con 32 victorias, 4 derrotas y 2 empates a lo largo del torneo, en el que su equipo se consagró el más goleador del certamen con 95 tantos a favor y solamente 23 en contra (también uno de los menos goleados junto al Liverpool con 22).