Columna Mano a Mano de Juan Luis Hernández Fuertes

“FÚTBOL IRRACIONAL”

“Bajo la cobija del fútbol caben todos…” (E. Happel)

El efecto mediático que tiene el “deporte rey” provoca todo tipo de situaciones. Las más conocidas se producen en el rectángulo, pero fuera de los estadios, otros sucesos generan no poco efecto y un sinfín de secuelas.

No en todos los casos, el éxito, la fama o el dinero son bien aprovechados. La facilidad para perder el control en el entorno social, es más habitual de lo admisible; sobre todo en atletas cuyo potencial no está en el cerebro.

No hay hechos aislados. Se conocen cientos de historias que se generan alrededor de un equipo, grupo o futbolistas en particular. Unas trascienden y otras no; empero son casi siempre los abogados cercanos, los que acuden a proteger a “la figura” (“imputado”) e intentan ocultar, maquillar o minimizar, lo que en materia penal está perfectamente tipificado, aquí, allí o en cualquier país.

Y en medio del escándalo, que no tarda en transcender, hay que tener en cuenta al aficionado, que no deja de ser un protagonista pasivo, que juzga o se convierte en cómplice, según algunas circunstancias, manejadas entre bambalinas.

En todas las etapas del “deporte rey”, tanto de antaño como de la época actual, trascienden todo tipo de escándalos, en bastantes casos, sexuales; siendo los “afamados” futboleros responsables, y se convierten en noticias de portada; no obstante, quienes reciben la noticia y juzgan muestran distintos tipos de conducta.

Se idolatra al individuo. Se le ensalza y hasta se le sitúa en un pedestal que de una u otra forma, le otorga una impunidad, que es ajena al resto de las personas que tienen igual o similar conducta.

A final de cuentas, en el caso de “los cracks” (muchos, auténticos e impresentables “ídolos de barro”) se les protege, oculta y minimiza. Todo termina en los estrados judiciales, cuando el balón deja de rodar y es sustituido por el olor a perfume, el carmín y las escaramuzas sexuales. Si bien a la gradería solo le sirve el regate, el chut o el gol y vitorean al “imputado” 

Este el irracional futbol. Hace poco el británico Delle Ali, ahora CR7 y otros.

 

Para: Everardoherrera.com

Facebook: .- “Mano a Mano”