Columna Mano a Mano de Juan Luis Hernández Fuertes

“MÁS ALLÁ DEL GOL…” (II Parte)

“Las fases depresivas son difíciles de superar…”, (Teresa Enke)

Y se entiende perfectamente la decisión de Andrés Iniesta, con referencias del mundo del fútbol que pasaron por ese mismo trance. Algunos lo hicieron disfrutando de la vida y otros… perdiéndola.

En el caso de Ottmar Hitzfeld, entrenador alemán, se tardó en conocer que el técnico alemán, tras proclamarse campeón de la Bundesliga, con el Bayern Múnich, pasaba al ostracismo de forma sorpresiva. Años después explicó: “el fut-bol demanda 365 días y la familia es injustamente sacrificada, lo cual no merece la pena”. Justificando la gran presión que genera el balompié y que no cualquier persona está en condiciones de soportarla, por más éxito que se tenga. 

La otra cara, la más triste, la del cancerbero Robert Enke, que incapaz de superar la depresión, sufrida tras la muerte de su hija de tres años, decidió lanzarse contra un tren de cercanías en un barrio de Hannover, para que este le arrollara y terminara su insuperable depresión, por más que su esposa, amigos y compañeros le hubieran estado ayudando. Sucedió en 2011 e impactó a la sociedad. 

El cancerbero, Robert Enke nunca superó la muerte de su hija Lara, de 2 años de edad, por un problema cardíaco congénito. Pero ni en la selección alemana de fútbol, ni en su club, el Hannover 96, hubo nadie que intuyera la depresión que libraba Enke desde 2003, aunque casi todos pensaban que había superado ese revés, ya que él mismo había dicho que la adopción de otra hija, Leila, “le había devuelto la alegría de vivir”.

Su médico, Valentín Makser, y su viuda, Teresa Enke, revelaron la larga lucha contra la depresión que libró Robert y terminó perdiendo, tras un tratamiento de 3 años, después de su paso por el “Barça” y el Fenerbahce. Con los turcos, en el primer partido, los aficionados le lanzaron objetos y abuchearon. Sin em-bargo, Enke luego indicó que se había habido recuperado, apoyado por el éxito que tenía en el Hannover 96. 

Cara y Cruz. Hay un más allá del balón. Muchos, embriagados de fama y éxito, no son capaces de empatizar con esta situación efímera. Pero también hay vida en la trastienda.

Mañana seguimos…

Para: Everardoherrera.com

Facebook: .- “Mano a Mano”