Kobe Bryant y su hija Gigi ya fueron sepultados

Imagen

El pasado 26 de enero, Kobe Bryant, la leyenda retirada de los  Ángeles Lakers e ícono de la NBA falleció a los 41 años en el terrible incidente del desplome del helicóptero en el que viajaba, que también cobró la vida de su hija Gianna Bryant, de 13 años, y otras siete personas.

Luego de dos largas semanas desde el trágico accidente, Kobe y Gianna pudieron descansar en paz. Los cuerpos de la leyenda de los Lakers y de su hija fueron sepultados este martes, durante un funeral privado en los Ángeles, así lo confirmó E! News.

La íntima ceremonia se pudo realizar luego de quince días después de que el exjugador de baloncesto y su hija, junto con los pasajeros Christina Mauser, John Altobelli, Keri Altobelli, Alyssa Altobelli, Sarah Chester, Payton Chester y el piloto Ara Zobayan, murieran trágicamente en el accidente aéreo, mientras se dirigían a un torneo de baloncesto en la Academia Deportiva "Mamba", de Kobe.

Aunque el funeral se llevó a cabo en privado y para la familia Bryant, el próximo 24 de febrero se llevará a cabo un memorial público en el Staples Center de Los Ángeles.

"Somos una ciudad que cree el uno en el otro, cree en algo más grande que nosotros", dijo el alcalde Eric Garcetti. "Haremos absolutamente todo para asegurarnos de que esto se realice para que todos puedan estar presentes", mencionó.

El último día de enero, en el mismo lugar se rindió un homenaje para Kobe a cargo de varios artistas como Usher, Wiz Khalifa y Charlie Puth. 

Además de estas celebridades, quienes también formaron parte de este tributo fueron los jugadores de los Lakers, como LeBron James, quien honró ante miles de aficionados al hombre que consideraba "un hermano mayor".

La inesperada muerte de Bryant y de su pequeña paralizó al mundo entero, que no ha parado de homenajear la vida de la estrella de baloncesto, así como rendirle tributo, pues su vida fue inspiración para muchos de una u otra forma.

Recientemente, Vanessa Bryant expresó lo difícil que es para ella enfrentar la muerte de su esposo, a quien recordó cómo su mejor amigo, y de su hija, de quién lamentó toda la vida que le quedaba por delante.