Portugal le congela cuentas a cuestionada millonaria hija de ex presidente de Angola

Imagen

La Fiscalía de Portugal ordenó este martes que se congelen las cuentas bancarias de la empresaria Isabel dos Santos, protagonista de la investigación periodística Luanda Leaks que reveló cómo la primogénita del expresidente de Angola, José Eduardo dos Santos, se había beneficiado de ingentes cantidades de dinero público de Angola para crear un entramado societario de más de 400 sociedades y filiales en 41 países, incluidos paraísos fiscales.

Las autoridades portuguesas reaccionan así a una petición del Tribunal Supremo de Angola que está investigando a Isabel dos Santos por malversación, enriquecimiento ilícito, evasión fiscal y apropiación indebida de caudales públicos, según ha adelantado el semanario portugués 'Expresso', uno de los 36 medios internacionales que junto a El Confidencial de España  trabajaron en Luanda Leaks, coordinados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). Las autoridades angoleñas reclaman a Isabel dos Santos la devolución de más de 1.100 millones de dólares que tomó prestado del Estado y que nunca ha restituido.

A comienzos de 2018, la Fiscalía General del Estado angoleña notificó a Isabel dos Santos que debía personarse para aclarar algunas cuestiones relativas a su gestión en la petrolera estatal Sonangol cuando fue presidenta entre 2016 y 2017. Salió del país el mismo día que recibió la notificación y no ha pisado Angola desde 2018. Lo corroboró a los medios de Luanda Leaks el fiscal general, Hélder Pitta. “Han encontrado asuntos relacionados con ella que son susceptibles de ser considerados delitos penales”, aseveró Pitta.

Uno de los múltiples casos que investigan las autoridades angoleñas es el préstamo de 125 millones de euros de dinero público que en 2009 recibió Isabel dos Santos para adquirir la mayoría de las acciones de la empresa portuguesa de productos multimedia y entretenimiento NOS a través de Kento Holding Limited, una sociedad de Malta.

La publicación de Luanda Leaks amenaza con derrumbar el imperio empresarial de Isabel dos Santos, valorado en miles de millones de euros, aunque es difícilmente cuantificable. La Fiscalía General de su país ha congelado sus bienes y está investigando en profundidad sus negocios. Las autoridades de Mónaco, país donde tiene inversiones inmobiliarias, hacen lo propio.

Además, el pasado día 29 De Grisogono, la multinacional suiza de joyería en diamantes propiedad de Isabel dos Santos y su marido Sindika Dokolo, anunció que cerraba por bancarrota. En Portugal también están bajo el escrutinio de la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios las actividades de la mujer más rica de África en la multinacional petrolera Galp y la compañía de comunicaciones y entretenimiento NOS.

Al día siguiente de la publicación periodística, el banco portugués EuroBic, del que la 'Princesa de África' es la mayor accionista con un 42,5% del capital, ya informó que su "relación comercial" con la empresaria había concluido y que estaba investigando transferencias sospechosas por valor de decenas de millones de dólares. Abanca anunció el lunes la compra del 95% de las acciones de EuroBic. La operación está sujeta a que se lleven a cabo las labores de auditoría pertinentes y a que los reguladores financieros del país vecino den el visto bueno.

Isabel dos Santos también anunció el 24 de enero que abandonaba el accionariado de la multinacional lusa Efacec, empresa del sector energético y con fuerte presencia en la fabricación de cargadores rápidos para vehículos eléctricos. Dos Santos controla el 67% del capital de Efacec.

Fuente: Diario El Confidencial España