Tom Dumoulin es el gran favorito para ganar el Giro de Italia

Solo dos ciclistas de los que tomarán la partida pasado mañana en la edición del 2019 del Giro de Italia han sido campeones: Tom Dumoulin (Sunweb) y Vinceno Nibali (Barhain), pero el holandés es el máximo candidato esta vez, pues pesa su condición y su estado de forma.

Andrey Amador, costarricense del Movistar Team, estará presente en el Giro tras la lesión de Alejandro Valverde. 

Dumoulin se impuso en la edición del 2017, cuando dejó en el segundo puesto a Nairo Quintana y en el tercero, precisamente, a Nibali.

A sus 26 años, el líder del equipo Sunweb hará su cuarta presencia en el Giro: se retirtó en el 2016, ganó un año después y en el 2018 terminó en el podio, como escolta de Chris Froome, pero en esta ocasión va por el título, esos 58 km al reloj que tiene la competencia lo llamaron y la dura montaña del Tour de Francia lo espantaron. 

“En el entrenamiento todo se ha sentido bien. Sé que el período de marzo nunca es el mejor para mí, aunque pensé que mi nivel era bastante bueno", dijo Dumoulin. 

Y agregó: “Definitivamente estoy en una situación mucho mejor que el año pasado, mentalmente. El año pasado, después de la primavera, hice un cambio y ya estaba mucho mejor”.

La temporada ha sido buena para él. No ha ganado, pero ha estado en la lucha: 6 en el UAE Tour, 4 en Tirreno-Adriático, 11 en Milán-San Remo y 50 Lieja Bastonia Lieja, esa estadística le da la seguridad de llegar de la mejor forma a Italia. 

Ha ganado cuatro etapas, tres de ellas al reloj, su potencial, en el que confía esta vez para sacarles diferencias a sus contrincantes escaladores que, para él, son muchos. 

"Podría nombrar a cinco corredores que podrían ganar. Soy uno de ellos, espero. Primoz Roglic fue muy bueno en esta primavera, pero estarán Simon Yates, Nibali y Miguel Ángel López, una larga lista”, precisó. 

La baja de Wilco Kelderman en su equipo será clave, pero Dumoulin espera que no haga falta, aunque conformó una escuadra fuerte en torno a él. 

“Las carreras de primavera definitivamente mostraron que la competencia será brutal en el próximo Giro. Tendré que estar en la parte superior para intentar ganar y aún así será muy difícil. Solo puedo concentrarme en mí mismo”, declaró.

Al lado de sus entrenadores, Dumoulin estuvo en un campamento de altitud durante dos semanas, algo que le sirvió para ultima detalles con miras al Giro, su principal meta del 2019, en el que aspira a obtener el segundo título, así los ojos del mundo lo sigan metro a metro y sus rivales lo tengan entre ceja y ceja porque será el rival a batir. 

Fuente: Diario El Tiempo Colombia