Gran aporte de Andrey Amador en victoria de Nairo Quintana en el Tour

Tico marcha 47 en la general

Este miércoles Nairo Quintana, con el apoyo del costarricense Andrey Amador, se ha impuesto este miércoles en el Col du Portet y le ha dado al equipo Movistar su primera victoria de etapa en el Tour de Francia. 

Quintana en la jornada más explosiva de los Pirineos, una etapa corta de 63 km con tres puertos de montaña, y ha logrado también escalar hasta el quinto puesto en la general. Hubo un momento en donde Nairo sufrió un pinchazo y Amador acudió rápidamente para prestarle su rueda. 

Al final Andrey ingresó en la casilla 126 y en la general es 47. 

"Era un día que tenía marcado y ha salido bien. Es una lástima que los primeros días no sintiera bien el cuerpo y perdiera demasiado tiempo", ha dicho Quintana, que se encuentra a 3:30 minutos del liderato. 

 

El británico Geraint Thomas, bien escoltado por su equipo Sky, ha mantenido el maillot amarillo sin problemas y ha demostrado, además, una enorme fortaleza, confirmando así que es el gran favorito para subir a lo alto del podio en París. 

Thomas ha resistido los ataques de Primoz Roglic y Tom Dumoulin en los últimos kilómetros del Col du Portet e, incluso, se ha permitido el lujo de atacar al final para arañar unos segundos más a sus rivales, especialmente a su compañero de equipo, Chris Froome, al que se le hizo muy largo el puerto y perdió más de medio minuto. 

Froome, que cada vez lo tiene más complicado para ganar este año su quinto Tour, pierde la segunda plaza de la general, ahora en poder de Dumoulin, y ya se encuentra a 2:31 minutos de Thomas. 

Parrilla de salida con poco éxito 

Tras el esperpéntico intento de formar una parrilla de salida al inicio de la etapa, un fiasco absoluto de la organización porque los ciclistas arrancaron más o menos como cualquier otro día, dio comienzo la explosiva decimoséptima etapa del Tour: solo 63 kilómetros con tres colosos pirenaicos en el camino. 

Era una jornada para hacerla a tope y así se la tomó el estonio Tanel Kangert, que se escapó en los primeros kilómetros y coronó en solitario el primer puerto del día, el Peyresourde, de primera categoría. 

Por detrás, se formaron varios grupos perseguidores ante la pasividad del pelotón, uno comandado por el líder de la montaña, Julian Alaphilippe, y otro encabezado por Alejandro Valverde y Omar Fraile. 

El grupo de Alaphilippe, en el que también se encontraba el español Jesús Herrada, neutralizó a Kangert antes de iniciar el segundo puerto, Val Louron, pero el francés, ganador de la etapa del martes, seguía con fuerzas y continuó apretando hasta quedarse solo como cabeza de carrera junto a Kangert. 

Los dos llegaron en solitario a Saint-Lary, donde arrancó el plato fuerte de la jornada, el Col du Portet, un puerto de categoría especial, inédito en el Tour, con 16 kilómetros de ascenso hasta la meta, situada a 2.215 metros de altitud. Fue entonces cuando a Alaphilippe le empezaron a pesar las piernas y Kangert volvió a escaparse en solitario. 

Con un minuto de desventaja inició el ascenso el grupo de Valverde y Fraile; y a más de dos minutos llegó el pelotón, siempre controlado por el Sky. Quintana fue quien dinamitó el grupo de favoritos con un ataque en las primeras rampas del Col du Portet. 

El del Movistar consiguió abrir hueco y enlazó con el grupo de Valverde, que no pudo mantener el ritmo mucho rato. 

El colombiano, que en el Peyresourde tuvo que cambiar de bicicleta por avería, siguió progresando, con el polaco Majka pegado a su rueda, y poco a poco dio caza a Kangert para quedarse como único líder de carrera a falta de seis kilómetros para le meta. 

Mantuvo el ritmo y terminó alzando los brazos con medio minuto de ventaja sobre el irlandés Daniel Martin, y 47 segundos sobre Thomas, tercero. 

Roglic, el mas combativo 

En el grupo de favoritos fue el esloveno Primoz Roglic, cuarto en la general, el más peleón. Intentó probar al líder con un ataque al que respondió rápidamente Froome. 

Parecía que el cuatro veces ganador del Tour iba aprovechar ese arreón de Roglic para despegarse del maillot amarillo de su compañero Thomas, pero solo consiguió unos metros de ventaja. Thomas no se puso nervioso y, arropado por el resto del Sky, neutralizó el ataque de Froome y Roglic. 

A partir de ahí, Froome empezó a sufrir y Thomas respondió al resto de intentos de ataque para demostrar que en estos momentos es el hombre más fuerte del Tour. Desapercibido pasó Mikel Landa, que entró en meta junto a Froome después de ir a rueda del grupo de favoritos durante toda la etapa.