390 días después, Edgar Chacón reaparece tras superar una fractura de tibia y peroné

EL VOLANTE SUFRIÓ UNA FRACTURA DE TIBIA Y PERONÉ EN ENERO DE 2017 CUANDO MILITABA CON SAN CARLOS
CHACÓN AHORA ES FICHA DEL MUNICIPAL GRECIA Y EL DOMINGO ANTE CARMELITA ESTUVO EN EL BANQUILLO

La imagen puede contener: 1 persona, practicando un deporte y exterior

El 18 de enero de 2017 fue el día más complicado en la carrera del volante Edgar Chacón, ese día el joven futbolista sancarleño, salió como titular a la cancha del José Rafael Fello Meza de Cartago, para jugar el partido de la jornada 3 del Torneo de Verano 2017. 

Pero ni en el peor de sus sueños imaginó lo que pasaría al minuto 35 de ese compromiso. En una desafortunada jugada con el brumoso Hernán Fener, Chacón sufrió una fractura de tibia y peroné, que lo alejó de las canchas prácticamente todo ese año. 

El joven, oriundo de Ciudad Quesada, comenzaba a consolidarse en primera división, después de ascender con San Carlos en junio de 2016. En el primer torneo en la máxima categoría, Edgar jugó 12 partidos y anotó un gol con los norteños y apenas en la tercera fecha de su segundo certamen con San Carlos ocurrió la lamentable lesión.

Su último partido oficial fue, obviamente ese Cartagines 4-3 San Carlos de enero de 2017. Desde entonces no ha vuelto a jugar un compromiso. Eso sí, el volante podría reaparecer muy pronto, ahora con su nuevo equipo el Municipal Grecia. Incluso este domingo ante Carmelita estuvo en la suplencia por segunda vez en este torneo. 

Hoy, 390 días después, Edgar asegura que esa lesión le ayudó en muchos aspectos tanto como jugador y como persona. Además se muestra muy ilusionado por volver al jugar fútbol, que tanta falta le hace.

Rescató demasiadas cosas, como persona me ayudó bastante. Maduré muchísimo y religiosamente también, porque uno está con Dios pero no como debería entonces me ayudó a acercarme más a Él. Como jugador me enseñó a nunca darme por vencido, que debía superar ese obstáculo y luchar por mis sueños”, apuntó el futbolista.

Además Edgar Chacón destacó a los principales pilares que estuvieron todo el tiempo apoyándolo durante su lesión. “Mi familia y una persona muy especial llamada María Fernanda Bolaños fueron demasiado importante durante ese tiempo. También los compañeros y el equipo de San Carlos que en conjunto con el INS me ayudaron en la recuperación”, aseveró Edgar. 

De enero hasta noviembre de 2017, fueron los meses más difíciles para el futbolista. Tardó más de cuatro meses en recuperarse de la fractura y cuando volvió a entrenar, por la misma lesión requirió ser operado nuevamente. El tiempo de recuperación adicional y retomar la forma física le permitió recuperarse por completo hasta mediados de noviembre.

Yo estuve de enero hasta abril en recuperación. Empecé hacer pretemporada con San Carlos, pero tuve que dejar de entrenar porque me resentí de la lesión y tuve que pedir una reapertura del caso con el INS para volverme a operar y que se me quitará el dolor. Después de eso seguí en terapias de recuperación y ahora estoy muy cerca de volver”, explicó Chacón.

¿Quién te abrió las puertas en Grecia?

Fue Johhny Woodly, él fue compañero mío en San Carlos, entonces yo hablé con él y le dije que necesitaba entrenar con buen ritmo y le mandé unos videos. Woodly habló con Walter Centeno y me dieron el visto bueno para ir a entrenar, a medida que pasó el tiempo comencé quedándome poco a poco, hice la pretemporada con Grecia y estoy muy agradecido con Johnny, Walter y Paniagua por la confianza que me brindaron. Ahora estoy muy ilusionado y con muchas ganas de demostrar que puedo ayudar al equipo en todo.

¿Ha vuelto a ver a Hernán Fener?

Él me visitó un día después de la lesión en el hospital, después de eso no hemos tenido más conversaciones. Si lo veo lo saludó y listo.

La imagen puede contener: 11 personas, exterior

¿En el torneo de su lesión, San Carlos descendió como asimiló eso?

Fue muy duro porque veníamos haciendo las cosas bien, no pensamos que íbamos a caer en esa curva de malos resultados en la que perdimos muchos puntos. Dependíamos de nosotros en la última fecha ante Pérez Zeledón pero fallamos y descendimos. Fue duro ver a todos mis compañeros tristes, muy difícil estar afuera y no poder ayudar, aún más porque es el equipo del pueblo de donde uno nació. Pero debo seguir y se me presentó la oportunidad de venir a Grecia y tengo que aprovecharla.

¿Le da temor de recibir una lesión similar?

No. Gracias a Dios no, desde el principio me encomendé mucho a Él y es un episodio ya superado, no tengo temor de jugar. Estoy muy tranquilo esperando la oportunidad de jugar y hacer las cosas de la mejor manera.

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie y exterior