Lo que se sabe de Michael Schumacher tras seis años exactos de su accidente

Este domingo se cumple un nuevo aniversario del accidente que cambió para siempre la vida de Michael Schumacher, el hombre que más veces se consagró en la Fórmula 1 y que, por lo tanto, es considerado como uno de los mejores pilotos de todos los tiempos.

El alemán esquiaba en la estación alpina de Méribel junto a su familia cuando se golpeó la cabeza contra una roca que le provocó un traumatismo craneoencefálico severo, con hematomas intracraneales y edema cerebral difuso.

Un helicóptero tuvo que llevarlo directamente a la clínica de Moutiers, para luego ser trasladado a un nuevo centro médico en Grenoble. “Ha necesitado inmediatamente una intervención de neurocirugía. Se encuentra en estado crítico”, informaba el primer parte médico oficial después de que se le practicara una doble cirugía en la cabeza del corredor.

Fue entonces cuando el alemán quedó inmerso en un coma profundo, al mismo tiempo que su familia decidió instalar un cerco mediático que evite cualquier tipo de filtración de información sobre su estado.

En junio de 2014, Schumacher fue trasladado al hospital universitario de Lausana, Suiza. El alemán estuvo poco más de 250 días entre hospitales hasta que finalmente su esposa Corinna y su representante Sabine Kehm tomaron una medida extraordinaria para proteger al ex piloto.

 

El ex piloto de Mercedes fue trasladado a su hogar en Gland, Suiza. Una mansión a orillas del Lago Geneva que fue reconstruida para mantener con vida al múltiple campeón de mundo. Los costos médicos de esa decisión ascendieron a más de 160 mil euros por semana, cifra que obligó a la familia a subastar varios objetos preciados por la familia.

En septiembre 2016, el abogado de la familia, Felix Damm reveló que el ex corredor no podía caminar y aquella frase fue una de las primeras que aportó algo nuevo desde su accidente. Mientras tanto, algunos medios alemanes se animaron a publicar algunos datos que luego fueron negados por la familia y le costó a dichos medios miles de dólares por los juicios que la propia Corinna les inició.

En agosto de 2018, un familiar a la revista Paris Match: “Cuando lo pones en su silla de ruedas frente al hermoso panorama de las montañas que miran al lago, Michael a veces llora”. Luego fue el arzobispo Georg Ganswein, quien detalló a la revista Bunte: “Me senté frente a él, lo toqué con ambas manos y lo miré. Su cara, como todos sabemos, es la típica cara de Michael Schumacher; sólo se ha vuelto un poco más rellena”.

En este 2019 hubo un gran cambio con respecto a los anteriores, luego de varios rumores sobre una mudanza, que fueron desmentidos por la familia, un megaoperativo de seguridad alertó a París de que Schumacher había sido trasladado a un centro clínico de la capital francesa.

 

El alemán de 50 años llegó en una ambulancia sobre las 15.40 hora local al Hospital Georges-Pompidou y entró en una camilla cubierto por una manta azul que tapaba completamente su rostro y su cuerpo, rodeado de una decena de personas que formaban parte del dispositivo de seguridad.

Allí, fue atendido por Philippe Menasché, pionero de la terapia celular para curar la insuficiencia cardíaca. Sin embargo, el médico no afirmó haber trabajado directamente sobre Schumi y negó que estuvieran realizando un “experimento” como se había dicho en primera instancia: "Yo no hago milagros. Con mi equipo no estamos haciendo ningún ‘experimento’, término abominable que no se corresponde con una visión sería de la medicina”.

Después de aquel episodio que duró una semana y que acabó con el regreso de Schumacher a su mansión, Corinna Betsch rompió el silencio y le brindó una entrevista a la publicación alemana She’s Mercedes Magazine, en la que dio algunas precisiones sobre el estado actual de salud de su marido. "En este momento está en las mejores manos posibles y nosotros estamos haciendo todo lo posible para ayudarlo. Puede estar seguros de ello”, expresó Corinna en diálogo con el medio germano.

Según la propia esposa del ex piloto de F1, uno de los particulares pedidos del alemán está relacionado con que nada de su recuperación sea expuesto. “Traten de comprender solamente que estamos siguiendo la voluntad de Michael de mantener en secreto su estado de salud”, agregó.

Eso es todo lo que se conoce de manera oficial sobre la salud de Michael Schumacher, más allá de los mensajes motivadores de algunas personas que forman parte de su círculo íntimo como el multimillonario Bernie Ecclestone, quien en un documental aseguró: “Él no está con nosotros en este momento. Pero cuando esté mejor, contestará todas las preguntas”.

Ya son seis años del accidente. Seis años de misterios. Seis años de poca información y con la esperanza de los fans de que en algún momento la familia anuncie detalles sobre qué está sucediendo con Michael Schumacher.