Canadiense Bianca Andreescu ganó el US Open y dejó sin récord a Serena Williams

Image

Bianca Andreescu se convirtió en la primera campeona canadiense de un Grand Slam. Lo consiguió en el US Open al vencer en la final a la favorita Serena Williams, que dejó pasar su cuarta oportunidad de alcanzar el récord de la australiana Margaret Court de 24 Grand Slams.

"Es muy difícil de explicar. Estoy más que agradecida y bendecida. Trabajé mucho para este momento. Este año fue un sueño para mí. Y jugar contra Serena, una leyenda de este deporte, es increíble", remarcó la adolescente de 19 años y 15° del ranking de la WTA.

Nacida el 16 de junio de 2000, nueve meses después de que Serena -que le lleva 18 años y 263 días- ganara su primer US Open, Andreescu fue la primera tenista en alcanzar la final del US Open en su debut desde que Venus Williams lo hiciera en 1997. Además, se transformó en la segunda canadiense en jugar una definición de un Grand Slam desde Eugenie Bouchard (Wimbledon 2014).

"No fue nada fácil. Trato de prepararme de la mejor manera y entrar a la cancha sin pensar contra quien juego. Esperaba que Serena peleara y el último game no fue fácil. Pero estoy orgullosa por cómo jugué", observó la canadiense en diálogo con ESPN, justo antes de levantar el trofeo.

Andreescu fue una tromba. La figura de Serena y un Arthur Ashe en contra no la intimidaron. Rompió el saque de su rival en el primer game y encarriló un primer set que se definió más rápido de lo previsto. 

Si bien ambas mantuvieron con solidez sus servicios hasta el séptimo juego, larguísimo y en el que Williams salvó hasta cinco break points, la canadiense mostró un temple impropio de su edad y salvó un punto de quiebre en contra en el octavo. Luego, otra vez quebró el saque de la local y se impuso por 6-3.

El estadio se levantó para meter a Serena de nuevo en el partido, pero ella se veía desdibujada por una Andreescu en racha. La de Ontario se puso 5-1, saque a favor y match point. Parecía una final liquidada, hasta que llegó la reacción de la menor de las hermanas Williams. 

Rompió el servicio de Andreescu y empezó una remontada con largos y variados drives. Metidas de lleno en el duodécimo juego, la de Michigan falló en sus intenciones en el momento más inoportuno, lo que acalló a las tribunas y vaticinó otro match point.

Aunque lo salvó, Andreescu no se detuvo. Alcanzó una tercera opción de cerrar el partido, que se definió con una paralela fuerte e imposible para Serena Williams, que otra vez se quedó a las puertas de un récord esquivo. 

A sus 37 años y número 8 del ranking mundial de la WTA, Williams perdió su cuarta oportunidad de sumar el 24º Grand Slam a su laureada trayectoria e igualar a Margaret Court. "Jugó un gran partido. Estoy orgullosa y feliz por ti", le dijo a Andreescu, que hace un año estaba 208° y perdía en la primera ronda de la qualy en Flushing Meadows.

También es el segundo año consecutivo que Williams pierde en la final del US Open. La estadounidense ha tenido que conformarse como la subcampeona en cuatro de los siete grandes que ha disputado desde que regresó al circuito tras dar a luz a Alexis Olympia hace dos años.