La inflación en el mundo del futbol parece no tener límite

Image

La inflación en el fútbol es una realidad. Hace una década el Real Madrid pagó 94 millones por Cristiano; hoy esta operación no aparece ni entre las diez primeras de la historia. 

El volumen de negocio ha aumentado tanto que, tal y como criticó ayer el portugués, «cualquiera vale 100 millones, incluso sin haber demostrado nada». Nadie duda del éxito del fichaje de Cristiano en 2009, un futbolista que se terminó convirtiendo en una leyenda blanca. Más dudas, en cambio, arrojan otros traspasos más caros que este, como son el de Dembélé o el de Coutinho.

Es evidente que la entrada de más dinero a las arcas ha aumentado las posibilidades para reforzarse. La aparición de los jeques, los ingresos publicitarios o la revalorización de los derechos televisivos ha disparado los presupuestos. Representantes como Manuel García Quilón y Julio Llorente manifiestan que «en el mercado del fútbol hoy en día tienes muchas urgencias». «Hay impaciencia y es un mundo muy convulso. Los precios los ponen los clubes que pagan ese dinero por cada jugador, ellos son los que dicen lo que vale cada futbolista», cuentan en una entrevista brindada al diario ABC de España.

El gol, lo más valioso

Los fichajes más caros son atacantes. Los 222 millones de Neymar siguen estando en la cima, seguidos por los 180 de Mbappé, los 135 de Coutinho o los 127 de Joao Félix. Cabe preguntarse: ¿son mejores estos futbolistas que Cristiano en 2009? La respuesta, objetivamente, parece obvia: no. El portugués llegó a Madrid con una Champions y un Balón de Oro bajo el brazo, y con un registro goleador que asustaba a propios y extraños. Joao Félix, por poner un ejemplo de este verano, apenas ha disputado unas decenas de partidos en la élite. No se sabe lo que será, pero sí lo que todavía no es.

El ejemplo de Cristiano es significativo. Lo logrado antes de aterrizar en el Real Madrid y durante su estancia en el club hacen pensar incluso que se trató de una ganga. Neymar, en cambio, es el líder de la tabla histórica y en apenas dos años en el PSG acumula más sombras que luces. Tanto es así que el brasileño puede salir por la puerta de atrás de París en las próximas semanas.

Los grandes mitos

La exageración en el fútbol es una constante. Si hace una década hubo gente que se echó las manos a la cabeza por el precio de Cristiano, hoy es común leer cómo operaciones hipotéticas como la de Mbappé o la de Neymar podrían superar los 250 millones. También habrá algún rojiblanco que, viendo el talento de Joao Félix, vea los 300 millones de su cláusula un caramelito para el jeque de turno del futuro. El joven portugués, como su compatriota en 2009, tiene por el momento el récord estival. Es la estrella del verano como antes lo fueron mitos de este deporte. Pero, ¿cuánto costarían estos jugadores hoy?

A la mente vienen varios nombres. Diego Maradona, considerado por muchos el más grande de siempre, aterrizó en Barcelona en 1982 a cambio de 1.200 millones de pesetas (7,2 millones de euros). Todo un bombazo. Hoy, teniendo en cuenta la inflación de las divisas, Maradona costaría 28,5 millones. Es decir, el club azulgrana ha pagado por Griezmann este verano más de cuatro veces lo que por el argentino. Sin salir de la Ciudad Condal, nos detenemos en Johan Cruyff, una de las figuras más relevantes de la historia culé. Costó 0,92 millones de libras en 1973. Calculando la inflación, el mítico 14 saldría hoy a precio de saldo: 15,6 millones de euros. ¿Quién no estaría dispuesto a ficharle por una cantidad tan irrisoria?

En España también, el Real Madrid siempre se ha caracterizado por sus macrofichajes. Un equipo de galácticos que hacía temblar a Europa. Uno de ellos fue Figo, cuyo traspaso sigue siendo de los más sonados. Los 62 millones de entonces, en el 2000, serían hoy 89,9. Un año después llegó Zidane. El Real Madrid pagó 75 millones a la Juventus por poder disfrutar a la postre de su volea en Glasgow. El francés, como Figo antes, marcó un nuevo récord. Esa cantidad corresponde hoy a 106 millones, la misma que la equivalente a la pagada por Cristiano en 2009 teniendo en cuenta la inflación en estos últimos diez años.

Otros grandes nombres evidencian cómo se ha inflacionado el fútbol. Ronaldo, uno de los mejores delanteros de la historia, costó 20 millones de libras al Inter en 1997, lo equivalente hoy a 48 millones de euros. ¿Cuánto costaría con los precios actuales? Probablemente mucho más, sobre todo teniendo en cuenta que al brasileño se le caían los goles de los bolsillos.

Operaciones incógnita

El fútbol vive con la tentación de volver a superarse a sí mismo. Mientras los ingresos por distintos conceptos sigan aumentando, el precio de los jugadores también lo hará. La millonada pagada por Cristiano hace una década parece hoy una broma. El United, por ejemplo, pagó casi lo mismo por Maguire hace escasas semanas. Esta deriva ha hecho que los grandes desembolsos ya no sean apuestas seguras como antaño y se hayan convertido en una suerte de esperanza de que el jugador termine costando lo pagado por él. Por mucho talento que parezca tener Joao Félix, sus 19 años le convierten en una incógnita. Quizá se termine convirtiendo en una ganga para el Atlético como lo fue Cristiano para el Madrid, o en un pufo como lo ha terminado siendo Coutinho para el Barça, ejemplo de operación ruinosa. Lo único seguro es que la inflación llegó y no parece dispuesta a irse.

Fuente: Diario ABC de España