El peor momento de Guardiola en su carrera como técnico

Imagen

El Manchester City del técnico Pep Guardiola se encuentra a 14 puntos del liderato. Transcurridas 16 jornadas en la Premier League el equipo citizen no estaba tan lejos del primer clasificado desde la temporada 2008-09.

La primera bajo la propiedad de ‘Abu Dhabi United Group for Development and Investment’, que revolucionó el club y fichó a Pep Guardiola en 2016 para llevarle a lo más alto del fútbol europeo.

La cuarta temporada del entrenador catalán en el City está siendo, sin embargo, una auténtica tortura. Durante su carrera en los banquillos nunca había perdido cuatro partidos de Liga en 16 jornadas, nunca sumó menos puntos de los 32 actuales ni estuvo tan lejos del líder como hoy.

“Seguiremos peleando pero si no puede ser lo intentaremos la próxima temporada. Lo normal es no ganar la Premier todos los años” explicó Guardiola tras el duelo frente al Manchester United este sábado en el Etihad, desconocedor probablemente en ese momento de que presenta los peores números ligueros de su trayectoria que comenzó en la élite con el Barça en la temporada 2008-09.

Aquella campaña, que cerró con el triplete, sumaba 41 puntos tras las primeras 16 jornadas, aventajando en 10 al Sevilla y sin perder ningún partido. Con el Barça, en las mismas fechas, siempre fue primero (colíder en la campaña 2011-12 junto al Real y solamente en ese curso dejó de ganar la Liga como azulgrana. Además, nunca había perdido más de un partido del torneo a esas alturas…

Con el Bayern Múnich ganó la Bundesliga en sus tres temporadas como entrenador y en 16 jornadas siempre fue líder destacado con al menos 42 puntos y solo perdiendo un partido en la campaña de su despedida, la 2015-16. Y aunque la situación cambió al llegar a Inglaterra, tras su primer año de ‘aprendizaje’ el Manchester City se disparó a un dominio que al cuarto curso da la sensación de haber acabado.

En la temporada 2016-17 su equipo acumulaba 3 derrotas en 16 jornadas (2-0 Tottenham, 1-3 Chelsea y 4-2 Leicester), era cuarto en la clasificación con 33 puntos, 7 por debajo del líder Chelsea y había encajado 19 goles, los mismos que ahora. Acabó el campeonato en tercer lugar con 78 puntos (el peor guarismo de la carrera personal de Guardiola) por detrás de Chelsea (93) y Tottenham (86) y significó, hasta el momento, el peor curso de su etapa en los banquillos.

Líder con 11 puntos por delante del ManUnited en la siguiente, invicto y con 46 puntos, conquistó la Premier con absoluta comodidad en la temporada 2017-18, volviendo a ser campeón en la 2018-19, aunque a estas alturas era segundo en la tabla, con 41 puntos, uno menos que el Liverpool y perdiendo su condición de invicto precisamente en esta jornada 16, cuando cayó (2-0) frente al Chelsea hace exactamente un año, el 8 de diciembre.

Aunque cerró el mes de diciembre de mala manera, enlazando sendas derrotas ante Crystal Palace (2-3) y Leicester (2-1), una racha final de 14 victorias consecutivas le sirvieron a su Manchester City para acabar repitiendo título, con un punto de ventaja sobre el Liverpool de Jürgen Klopp… El que ahora va camino de acabar con su reinado.

Derrotado en la quinta jornada por el Norwich (2-0), en la octava por el Wolverhampton (0-2) y en la 12ª por el Liverpool (3-1), el KO sufrido este domingo frente al Manchester United provoca el peor comienzo liguero en toda la carrera de Pep Guardiola, derrumbado otra vez en defensa (19 goles en contra) y penalizado tanto por las lesiones como por el bajo rendimiento de algunos jugadores, como es el caso de Fernandinho, Agüero o Gabriel Jesús.

Campeón en ocho de sus primeras diez temporadas como entrenador en la élite, el técnico catalán solo dejó de conquistar el título en su último año al frente del Barça (2011-12) y en el primero con el Manchester City (2016-17), pero su cuarta temporada al frente de los citizens, con los que mantiene contrato hasta 2021, está resultando el peor de una carrera que, ahora mismo, sobrevive agarrada a la Champions, el gran objetivo de los dueños del club y que se adivina como la única manera de salvar esta sensación de hundimiento.

Fuente: ESPN