Roger Federer dona más de un millón de dólares a familias vulnerables en Suiza

Imagen

Poco a poco los mejores deportistas del mundo comienzan a participar activamente en la lucha contra la pandemia mundial de coronavirus y, así como Cristiano Ronaldo ayudará a Portugal o Lionel Messi colaborará con Argentina y Barcelona, el tenista suizo Roger Federer ha comunicado que hará una importante donación de dinero en su país.

El jugador 38 años, quien fuera 20 veces campeón en torneos de Grand Slam, publicó en las redes sociales a una fotografía junto a su esposa, Mirka Vavrinec, para avisar que donarán un millón de francos suizos para las familias de bajos recursos que pelean contra el COVID-19.

“Estos son tiempos difíciles para todos y nadie debe quedarse atrás. Mirka y yo decidimos donar un millón de francos suizos para las familias más vulnerables de Suiza. Nuestra contribución es solo un comienzo. Esperamos que otros puedan unirse para apoyar a más familias necesitadas. ¡Juntos podemos superar esta crisis! ¡Mantenerse sano!”, escribió Su Majestad en sus perfiles de redes sociales.

Federer, quien actualmente se recupera de una cirugía en su rodilla derecha por una lesión en los meniscos, ha decido reaccionar porque Suiza se ha convertido en el segundo país con más infectados por millón de habitantes.

Hace poco más de una semana, el gobierno suizo decretó estado de emergencia hasta el 19 de abril por el coronavirus. Desde entonces todas las tiendas, restaurantes, bares y otros lugares de entretenimiento están cerrados, con la excepción de los establecimientos de alimentación y de salud y farmacias, estaciones de ferrocarril, bancos, correos, servicios sociales y empresas de transporte.

El regreso de Roger Federer a la actividad estaba pautado para junio, pero aún no es certero que el tenis mundial pueda reanudar su calendario. La ATP ha suspendido el circuito por seis semanas a causa del coronavirus, lo que plantea la incógnita de cómo se desarrollará el calendario de aquí al cierre del 2020.

Esto también se ha convertido en un problema para el jugador suizo porque la Federación Francesa de Tenis ha decidido unilateralmente que Roland Garros –originalmente organizado del 24 de mayo al 7 de junio– se juegue del 20 de septiembre al 4 de octubre, lo que pone en jaque a la Laver Cup, evento impulsado por Federer que enfrenta a los mejores jugadores de Europa se miden ante a un equipo mundial.