Arrancó travesía histórica para investigar los polos del Sol

Imagen

Una sonda europea se disparó al espacio anoche en una peligrosa misión para tomar fotos del Sol. El Orbitador Solar se deslizará a 26 millones de millas de la estrella, más cerca que su planeta más cercano, Mercurio.

Incluso a esa distancia, el calor derretiría el plomo, por lo que los científicos han equipado la nave espacial de 1.200 millones de libras con un escudo protector especial.

El Solar Orbiter se lanzó desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral el domingo por la noche. El proyecto está liderado por la Agencia Espacial Europea.

"Estamos en camino hacia el sol. Vaya al Orbitador Solar", dijo César García Marirrodriga de la agencia.

"Es un momento fantástico ... es como, bueno, somos imparables".

Solar Orbiter orbitará la estrella, midiendo explosiones de radiación conocidas como el viento solar.

La sonda tiene 10 instrumentos para tomar fotos y medir ondas y partículas energéticas muy cerca del Sol.

Se maniobrará en una órbita única que lo llevará sobre los dos polos de la estrella, nunca antes fotografiada.

Se espera que los hallazgos ayuden a los científicos a predecir mejor el clima espacial, lo que puede interrumpir las comunicaciones de radio y las señales de GPS aquí en la Tierra.

Los vientos solares más grandes, conocidos como tormentas solares, ocurren una vez cada 150 años y pueden causar daños más graves.

Durante la tormenta solar de 1859, conocida como el Evento Carrington, se informó que saltaron chispas del equipo de los operadores de telégrafos estadounidenses, lo que provocó incendios en algunos casos.

"Necesitamos saber cómo el sol afecta el medio ambiente local aquí en la Tierra, y también Marte y la luna cuando nos movemos allí", dijo Ian Walters de Airbus, que diseñó y construyó la nave espacial. "Hemos tenido suerte hasta ahora en los últimos 150 años" desde la última tormenta solar colosal. "Necesitamos predecir eso. Simplemente no podemos esperar a que suceda".

Solar Orbiter, una nave espacial cuadrada de 1.800 kg con antenas alargadas, pasará frente a Venus en diciembre y nuevamente el próximo año.

Luego pasará por la Tierra, usando la gravedad de los planetas para alterar su camino.

Las operaciones científicas completas comenzarán a fines de 2021, con el primer encuentro solar cercano en 2022 y más cada seis meses.

Durante estos tiempos, se colocará durante varios días sobre aproximadamente la misma región de la superficie del Sol, a medida que el Sol gira sobre su eje.

Esto permitirá que el orbitador observe la actividad magnética que se acumula en la atmósfera y que puede provocar erupciones y erupciones potentes.

Para proteger los instrumentos sensibles del calor abrasador del Sol, los ingenieros idearon un escudo térmico con una capa exterior negra hecha de carbón de huesos quemados, similar a lo que se usaba en las pinturas rupestres prehistóricas.

El escudo térmico de 10 pies por 8 pies tiene solo 15 pulgadas de grosor y está hecho de papel de titanio con espacios intermedios para arrojar calor.

Puede soportar temperaturas de hasta casi 530 ° C.

Solar Orbiter trabajará en conjunto con la sonda solar Parker, una nave espacial de estudio del Sol lanzada por la NASA en 2018.

"A medida que Parker muestrea partículas solares de cerca, Solar Orbiter capturará imágenes desde más lejos, contextualizando las observaciones", dijo Nasa.

"Las dos naves espaciales también se alinearán ocasionalmente para medir las mismas líneas de campo magnético o corrientes de viento solar en diferentes momentos".

La científica de la NASA Teresa Nieves-Chinchilla agregó: "Estamos aprendiendo mucho con Parker, y agregar Solar Orbiter a la ecuación solo traerá aún más conocimiento".

Fuente: Diario The Sun