Costa Rica anuncia 788 nuevos infectados por Covid-19

en las últimas 24 horas fallecieron ocho personas 

Costa Rica registra este domingo 98 pacientes Covid-19 en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y un total de 366 hospitalizadas, ambas cifras récords, indica el informe del Ministerio de Salud.

En la conferencia de prensa diaria en Casa Presidencial, la directora general de Salud del Ministerio de Salud, Priscilla Herrera, precisó que esas 98 personas en UCI tienen entre 14 y 91 años de edad.

Herrara indicó que en las últimas 24 horas detectaron 788 nuevos casos de la pandemia, con los cuales el país acumula 18 mil 975 infectados, con un rango de cero a 100 años de edad; 10 mil 331 son hombres y ocho mil 644 mujeres; 13 mil 762 son costarricenses y cinco mil 213 extranjeros.

Del total de infectados, señaló que 15 mil 620 son adultos, mil 179 adultos mayores, dos mil 56 menores de edad y 120 en investigación; y existen positivos en todas las provincias y en 81 de los 82 cantones.

Sobre los cuatro mil 585 recuperados, la directora general de Salud refirió que tienen un rango de edad de cero a 96 años; dos mil 565 son hombres y dos mil 20 mujeres; tres mil 693 son adultos, 207 adultos mayores, 631 menores de edad y 54 en investigación; mientras contabilizan recuperados en 79 de los 81 cantones donde detectaron pacientes Covid-19.

Reveló que en las últimas 24 horas fallecieron ocho personas por el nuevo coronavirus SARS-Cov-2, con lo cual suman 162 los decesos en el país desde marzo pasado cuando comenzó aquí la pandemia; 104 hombres y 58 mujeres, con entre 23 y 99 años de edad.

Herrera explicó que los ocho fallecidos reportados, siete hombres y una mujer, tenían entre 26 y 84 años de edad, provenientes de San José, Alajuela y Heredia; con factores de riesgo como hipertensión arterial, diabetes, enfermedad renal crónica, tabaquismo y obesidad.

Por otra parte, la funcionaria del Ministerio de Salud llamó a la disciplina en este mes, cuando cada 15 de agosto los costarricenses celebran el Día de la Madre.

Ser disciplinados marcará un descenso en la curva de contagios y la familia desempeña un rol fundamental en el cumplimiento de las medidas higiénicas y protocolos sanitarios establecidos, entre los que destacó guardar la distancia social necesaria.