Fuerzas policiales en Nicaragua abusan de entrenadora de Herediano Jacqueline Álvarez

La costarricense Jacqueline Álvarez, actual entrenadora del Club Sport Herediano en el futbol femenino, viajó a Nicaragua por una situación personal y sin motivo alguno fue detenida por la policía de ese país en donde vivió todo un calvario. 

Así lo confirmó el padre de la ex seleccionada nacional, Abelardo Álvarez, a Diario Extra. 

Según explicó don Abelardo su hija Jacqueline, quien es de madre nicaraguense, viajó a la ciudad de Rivas para visitar a su abuela quien está delicada de salud. 

En el aeropuerto en Nicaragua Álvarez fue detenida por sospechas a que llevara drogas y la llevaron a un cuarto aparte. Ahí tuvo que desnudarse y la obligaron a orinar ante la presencia de una policía. Luego la llevaron a un hospitarl para realizarle unos rayos X y descartar que llevara algo dentro de su cuerpo. 

Al final la tica tuvo que pagar 200 dólares para quedar libre. 

Al Pie del Deporte - Radio Actual 107.1

Aquí la nota de Diario Extra con el relato de Abelardo Álvarez

Ella salió ayer a las 8 a.m. rumbo a Liberia en avioneta, ahí tomó otro vuelo que la llevó a Rivas, para luego llegar a Costa Esmeralda, donde está la abuela internada. 

En el aeropuerto, no más bajándose, la detuvieron sin justificación y llevaron perros antinarcóticos, con la cual empezaron a revisarla pero la dejaron irse, sin embargo posteriormente la volvieron a detener para meterla en un cuarto y allí empezó su calvario. 

“Lo que hemos podido hablar con ella es que salió del aeropuerto después un policía la siguió y la hizo devolverse, la encerraron en un cuarto, la metieron a un baño, la desnudaron, la pusieron a orinar con una policía. No le encontraron nada, la llevaron a un hospital a hacerle unos rayos X, para descartar que lleve algo en el cuerpo. La han agredido y le preguntan por qué reporta tantos viajes, y como dijo que era futbolista empezaron a burlarse de ella. No hemos podido comunicarnos con ella porque creemos que le quitaron el celular”, dijo Carol Álvarez, hermana de la deportista.   

TODO TIPO DE ABUSOS   

“Según cuenta ha sido víctima de toda clase de abusos, la tienen en un calabozo, la desnudaron, la manosearon y ahí la tienen sin ninguna evidencia de nada. No tienen ningún motivo para detenerla, fue un abuso total y absoluto. Ellos dicen que anda droga en el cuerpo, por eso los perros la olfatearon”, dijo el padre de la ahora D.T. de Herediano. 

El papá de Álvarez fue al Consulado de Nicaragua para buscar alguna respuesta pero asegura que no tuvo buen trato y que no tenían ninguna solución. 

“El trato no fue nada agradable, me dijeron que a ellos no les correspondía hacer nada en ese caso, entonces me fui a la Cancillería y ahí hice mi manifestación y me dijeron que iban a hacer la consulta al cónsul en Rivas”, dijo Álvarez. 

Posteriormente llamó a su esposa María Mendoza, quien se vio entre la espada y la pared al tener a su madre enferma y su hija presa sin saber lo que estaba pasando. “Estamos angustiados por lo que está pasando, lo peor de todo es que la tienen con hambre, no la han dejado comer nada en todo el día”, fue lo único que nos pudo decir Mendoza vía telefónica desde Nicaragua, pues aseguró que andaba en carreras con lo de su hija. 

Elena Meissner Montero recibió su caso y le explicó que por algunos inconvenientes en los últimos días el consulado estaba bajo protección policial, por lo que le indicó que intentarían comunicarse con el cónsul en Rivas, Álvaro Herrera. 

DIARIO EXTRA contactó al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto sobre el tema y confirmaron que conocían lo que estaba pasando. 

“Conocemos el caso y se realizando la indagación al respecto. El caso está en manos del Consulado en Managua. Se están realizando las consultas pertinentes. Hasta el momento no se pueden brindar más detalles”, fue la respuesta remitida por, Melissa Durán, directora de Comunicación de la Cancillería, vía correo electrónico. 

Anoche el abogado de Álvarez llegó a la delegación policial de Rivas y se presentó como tal, sin embargo no lo dejaron ingresar. 

Al cierre de edición la familia de Álvarez se comunicó con DIARIO EXTRA y confirmó que la hicieron pagar $200 para dejarla libre, por lo que ella al acceder al pago pudo irse con su madre. Álvarez debutó en primera división en 1997 con el Deportivo Saprissa, además jugó con Desamparados, UCEM, Arenal Coronado, Dimas Escazú, Flores y Club Sport Herediano, también estuvo en Panamá con La Venus de Santa Ana y militó en la Selección Nacional femenina durante ocho años.