Buscar en Google:

El Mundo del Balón | 6/7/2023

Para escuchar transmisión dar click en el parlante ubicado en la parte inferior derecha del video.

Nueva Zelanda sueña con celebrar sus 100 años de historia venciendo a Costa Rica

Imagen

La Selección de Nueva Zelanda celebrará su aniversario 100 de su primer partido internacional esta semana, solo unos días después de jugar ante Costa Rica por el último cupo a la Copa del Mundo. 

El compromiso, programado para el martes 14 de junio en el Estadio Ahmad Bin Ali, arranca a las 12 md (hora tica). 

Cuando los dos equipos salten al campo en el estadio Ahmad bin Ali esta semana, habrá pasado poco menos de un siglo desde que Nueva Zelanda y Australia lo hicieron en Carisbrook, Dunedin, el 17 de junio de 1922, con los anfitriones ganando 3-1.

La primera Copa del Mundo tuvo lugar ocho años después en Uruguay, pero no fue hasta después de la victoria de Inglaterra en 1966 que la Asociación de Fútbol de Nueva Zelanda decidió por primera vez intentar clasificarse.

El primer intento del país terminó con un par de derrotas en Israel, un pequeño salto a través de la Península Arábiga desde donde se encuentra el equipo en la actualidad. En 1982, después de 15 partidos en nueve países diferentes, incluido un desempate único similar al de este año, lo lograron por primera vez. En 2010, tras una espera de 28 años, volvieron a estar allí.

No pasarán 28 años antes de su tercera aparición, ya sea por una victoria esta semana o porque el formato del torneo está a punto de cambiar. La expansión de 32 equipos a 48 llegará en 2026 y el mejor equipo de Oceanía se clasificará directamente en el futuro, en lugar de tener que navegar por un desempate desafiante.

Clasificar al vencer a Costa Rica haría que la tercera aparición fuera más especial. Algo se perderá una vez que la Copa del Mundo involucre a casi una cuarta parte del mundo y los equipos solo tengan garantizados dos partidos en lugar de tres.

La historia llama a la cosecha actual de All Whites, liderada por los veteranos Winston Reid y Chris Wood, pero renovada con jugadores jóvenes como Joe Bell, quienes tendrán un papel importante que desempeñar esta semana. La historia también juega un papel importante en la forma en que operan cuando están en el campamento.

MÁS INFORMACIÓN

Wynton Rufer, fotografiado en la Copa del Mundo de 1982, es la mayor exportación de fútbol de Nueva Zelanda y una de las tres leyendas que el equipo nacional actual usa como inspiración.

Wynton Rufer, fotografiado en la Copa del Mundo de 1982, es la mayor exportación de fútbol de Nueva Zelanda y una de las tres leyendas que el equipo nacional actual usa como inspiración 

En 2010, cuando los All Whites llegaron a la Copa del Mundo por última vez, fueron entrenados por un exjugador llamado Ricki Herbert, quien fue miembro del equipo de 1982, y la forma en que aprovechó sus experiencias jugó un papel importante para ayudarlos asegurar tres empates memorables, contra Eslovaquia, Italia y Paraguay.

“Una cosa que hizo Rick, y lo que me sacó de mi retiro como jugador, fue que me trajo algo de orgullo por la selección nacional”, dice Hay, quien regresó en 2005, pero se retiró nuevamente en 2007 y asistió a la Copa del Mundo que siguió. solo como aficionado.

“Habiendo sido un tipo que había usado la camiseta y la usó con verdadero orgullo durante un largo período de tiempo, conocía la esencia de lo que era ser un All White”.

El ex central de los All Whites, Ryan Nelsen, es una de las tres leyendas que la selección actual utiliza como inspiración.  Habló con ellos antes de la final de clasificación para la Copa Mundial de Oceanía en marzo.

El ex central de los All Whites, Ryan Nelsen, es una de las tres leyendas que la selección actual utiliza como inspiración. Habló con ellos antes de la final de clasificación para la Copa Mundial de Oceanía en marzo. 

Desde que fue nombrado entrenador en jefe en 2019, Hay ha tratado de tomar lo que aprendió al ser parte de la configuración de Herbert, aunque sea brevemente, y de verlo en su apogeo, y luego agregar algo de lo que aprendió al trabajar con Anthony Hudson, quien sucedió a Herbert en 2014.

“Aprendí mucho de Anthony cuando trabajaba con él como entrenador de menores de 17 años en cuanto a su nivel de detalle y profesionalismo”, dice Hay.

“Eso, para mí, ha sido una gran cosa: tratar de casar muchos de esos elementos. Mantener el alto nivel de profesionalismo, el análisis que hacemos en los lados de la oposición y en nosotros mismos, y cómo estamos constantemente tratando de mejorar, pero también traer una verdadera identidad al equipo, tanto dentro como fuera de la cancha, dándonos real es decir, cada vez que venimos al campamento, y hacer que la forma en que nos conectamos se vincule mucho con quiénes somos como neozelandeses”.

Mucho de lo que el equipo hace culturalmente, lo prefieren para sí mismos. Pero parte de ese proceso de conexión con el pasado y con el país al que representaron se manifiesta físicamente allá donde va el equipo, en forma de tres grandes pancartas, cada una de ellas pegada con el nombre, fotos y rasgos de una leyenda de los All Whites.

“Están en nuestra sala de reuniones y en los vestuarios cada vez que jugamos”, dice Hay.

“Son un recordatorio constante de lo que es ser un All White y el viaje que comenzaron y que continuamos, porque la realidad es que sabemos que solo somos custodios en este momento”.

Los tres jugadores son el difunto Steve Sumner, que anotó 22 goles en 58 partidos internacionales entre 1976 y 1988; Wynton Rufer, que anotó 12 goles en sus 23 partidos internacionales entre 1980 y 1997 y sigue siendo la mayor exportación futbolística de Nueva Zelanda; y Ryan Nelsen, quien fue mejor conocido por su defensa en sus 49 caps, ganados desde 1999 hasta 2012.

“En términos de los valores que defendían y el tipo de personajes que eran”, dice Hay, “los tres fueron pioneros por derecho propio, y lo que hicieron por la selección nacional, pero también por el fútbol de Nueva Zelanda, fue absolutamente enorme."

Bell es uno de los jugadores más recientes que ha labrado su propia pequeña, pero creciente, porción de la historia de los All Whites. Ha habido poco más de 600 hombres que han jugado para Nueva Zelanda, ya sea en partidos internacionales completos u otros partidos, y él es uno de ellos.

Aunque acaba de cumplir 23 años, Bell ya se ha convertido en un líder dentro de los All Whites, y cuando le preguntaron qué significa serlo, reflexionó sobre el mensaje que Nelsen les envió antes de la final de la eliminatoria mundialista de Oceanía. en marzo, donde vencieron a las Islas Salomón para preparar el desempate de este mes.

“Una de las cosas que destacó cuando habló fue el hecho de que cuando juegas en los All Whites, no solo estás jugando para ti, estás jugando para los entrenadores que te entrenaron y la gente que te ve en las calles cuando vuelvas a Nueva Zelanda.

“No estás jugando solo para ti o el uno para el otro, sino para toda esa gente en Nueva Zelanda que nos apoya, que nos observa, esos niños que esperan ser un All White en el futuro.

“Realmente me conecté con eso. Creo que refleja cómo me siento cada vez que tengo la oportunidad de representar a Nueva Zelanda. Hay tanta gente en casa que se preocupa y quiere que lo hagamos bien, así que siento que es un gran honor ser uno de los 26 jugadores en el equipo ahora que tiene la oportunidad de representarlos”.

En 1969, cuando Nueva Zelanda se fijó por primera vez en estar representada en el escenario más grandioso del fútbol mundial, el administrador Jack Cowie dijo : "Nuestra principal razón para participar en la Copa del Mundo fue obtener experiencia y dar a nuestros jugadores algo a lo que apuntar".

Si los All Whites ganan a Costa Rica, una tarea que requerirá algo de trabajo, un duro empate contra los campeones de 2010 España, los campeones de 2014 Alemania y Japón les espera en el grupo E en Qatar este noviembre y diciembre.

Después de todos estos años, sigue siendo algo especial a lo que apuntar, y gente como Bell lo tiene firmemente en la mira.

Imagen