Al pie del Deporte 26/10/2020

Para escuchar transmisión dar click en el parlante ubicado en la parte inferior derecha del video.

Bora y su recuerdo con Costa Rica en Italia 90: "Fue mágico en un verano soñado"

Imagen

El técnico serbio Bora Milutinovic brindó una amplia entrevista al sitio web de la Concacaf y recordó una de sus momentos más importantes de su carrera: el mundial de Italia 90 con Costa Rica. 

“El debut de Costa Rica en la Copa del Mundo fue histórico porque Costa Rica no solo fue el único equipo en debutar en una Copa del Mundo con una victoria, sino que también ganó dos juegos en la fase de grupos. Fue una experiencia mágica. Fue impresionante y hay cosas que uno no puede olvidar, como ese juego contra Brasil. Aunque perdimos, jugamos un partido en el que nos enfrentamos cara a cara contra un gran equipo como Brasil. Los jugadores de Costa Rica eran futbolistas sin experiencia en la Copa Mundial, pero muy inteligentes y comprometidos con la camiseta del equipo nacional de Costa Rica, y eso fue algo que me hizo feliz cuando pienso en esos jóvenes lograron algo increíble. Fue un verano soñado”, manifestó emocionado Milutinovic.

En aquella oportunidad La Sele superó a Escocia (1-0) y a Suecia (2-1). 

Aquí la nota de la Concacaf

Cuando se trata de hablar de historia de éxitos en Concacaf, son pocos los que pueden rivalizar con los logrados obtenidos por Bora Milutinovic.

El técnico nacido en Serbia durante años fue un elemento básico en la región y se desempeñó como entrenador en cinco naciones diferentes de Concacaf: México, Costa Rica, Estados Unidos, Honduras y Jamaica.

En particular, sus gestiones con las selecciones de México, Costa Rica y Estados Unidos se destacan por lo que logró, incluido haber ganado la primera edición de la Copa Oro de Concacaf 1991 con la selección de Estados Unidos.

Bora Milutinovic reflexiona sobre su destacada carrera como entrenador en Concacaf

"Fue un gran placer trabajar para los EE. UU. Ganamos en las semifinales contra México con goles de [Peter] Vermes y [John] Doyle y en la final ganamos contra un excelente equipo de Honduras en penales con algunas salvadas increíbles del guardameta Tony Meola. Fui muy feliz. La primera Copa Oro la ganamos, así que fue un gran placer para mí y para todos los jugadores. Tuvimos grandes jugadores con una excelente mentalidad y sin ninguna preparación para este torneo, ya que no jugamos amistosos", dijo Milutinovic en una entrevista exclusiva con Concacaf.com.

Basta decir que Milutinovic admira la evolución de la Copa Oro, pero aún recuerda con gran cariño a sus equipos ganadores del título en 1991 con la selección de Estados Unidos y con México en 1996.

“En el primer torneo solo participaron ocho equipos, pero hoy es diferente. Ahora tenemos equipos con gran promoción y otras selecciones de Concacaf que tienen sus bases de aficionados. Es un torneo muy interesante. Estoy feliz porque he tenido suerte porque gané una Copa Oro con México en 1996, así que soy dos veces campeón de la Copa Oro”.

“Los primeros juegos en 1991 no tuvieron tanta promoción, no hubo muchos aficionados, pero la final que jugamos contra Brasil [en la Copa Oro de 1996 con México], fue un estadio con entradas agotadas y ganamos 2-0 con goles de Luis García y Cuauhtémoc Blanco. En 1991, México fue el gran favorito y fue una gran sorpresa porque todos pensaron que México sería el campeón, por lo que fue el comienzo de una era brillante de fútbol para Estados Unidos", destacó Milutinovic.

Bora Milutinović - Wikipedia, la enciclopedia libre

La selección de Estados Unidos que ganó la Copa Oro de 1991 sentó las bases para la memorable campaña del equipo en la Copa Mundial de la FIFA de 1994 en la que fueron sede.

“Fue maravilloso porque la mayoría de los jugadores en la selección nacional eran estudiantes. No existía la liga, pero hubo una gran determinación, jugadores con una gran mentalidad, lo que me hizo muy feliz por todas las personas que trabajaron en el fútbol de los Estados Unidos", subrayó Milutinovic.

Otro de los grandes triunfos de Milutinovic fue llevar a Costa Rica a su primera aparición en la Copa del Mundo en Italia en 1990. En todos los sentidos, los Ticos superaron las expectativas al ganar dos de los tres partidos de la fase de grupos para llegar a la ronda eliminatoria, con su única derrota en la fase de grupos 0-1 final ante los gigantes de Brasil.

“El debut de Costa Rica en la Copa del Mundo fue histórico porque Costa Rica no solo fue el único equipo en debutar en una Copa del Mundo con una victoria, sino que también ganó dos juegos en la fase de grupos. Fue una experiencia mágica. Fue impresionante y hay cosas que uno no puede olvidar, como ese juego contra Brasil. Aunque perdimos, jugamos un partido en el que nos enfrentamos cara a cara contra un gran equipo como Brasil. Los jugadores de Costa Rica eran futbolistas sin experiencia en la Copa Mundial, pero muy inteligentes y comprometidos con la camiseta del equipo nacional de Costa Rica, y eso fue algo que me hizo feliz cuando pienso en esos jóvenes lograron algo increíble. Fue un verano soñado ”, manifestó emocionado Milutinovic.

Milutinovic no solo estuvo al frente de la nación anfitriona en Estados Unidos 1994, sino también en México 1986, cuando guió al Tricolor a su última aparición en cuartos de final de la Copa Mundial. Para el técnico serbio, competir en una Copa del Mundo frente a la afición local fue una sensación única.

"Las expectativas son enormes, pero también somos conscientes que las selecciones nacionales que manejé no habían tenido un Mundial exitoso, así que tuve la suerte de que las cosas fueran diferentes y que los aficionados de México y Estados Unidos pudieran disfrutar". Hay un apoyo de los fanáticos cuando ven que los jugadores lo están dando todo, por lo que en este caso los futbolistas se entregaron con todo y también lo hizo la afición  y fue una gran relación de ambos lados”, subrayó Milutinovic.

Bora Milutinovic ha sido parte de muchos partidos importantes e históricos que involucran a equipos de Concacaf, pero los juegos de la Copa del Mundo son los que ocupan un lugar especial en su corazón.

“Todos los juegos de la Copa Mundial son especiales. Con la selección de Estados Unidos, diría que fue el primer partido que jugamos contra Suiza. Logramos un empate en el Detroit Silverdome y el gol que [Eric] Wynalda anotó fue increíble. Fue inolvidable, un estadio lleno, quizás el mejor gol de tiro libre de esa Copa del Mundo. También vencimos a Colombia, que era un gran favorito frente a un estadio lleno en Pasadena. Esas son cosas que nunca se pueden olvidar. Para mí fue un honor ser parte de esos tres equipos que lograron resultados notables y eso es algo que uno nunca olvidaré”, concluyó Milutinovic.

MÁS INFORMACIÓN 

EL PAYASO QUE HIZO FELIZ A COSTA RICA – ETERDigital

Fuente: Concacaf.com