Buscar en Google:

Análisis de semifinales y cierre de Campeonato Nacional

Para escuchar transmisión dar click en el parlante ubicado en la parte inferior derecha del video.

Las trampas más sonadas en la historia de los Juegos Olímpicos

¿Para qué correr? 

Las trampas más descaradas de los Juegos Olímpicos

El medallista de bronce de la maratón de las Olimpiadas de Atenas de 1896 tuvo ayuda extra para llegar a la meta antes que los demás. Spiridon Belokas se enganchó a un carruaje.

Y durante los Juegos Olímpicos de Verano de 1904 ocurrió lo mismo, aunque esta vez con un coche. El corredor estadounidense Fred Lorz se ayudó del coche de su mánager. Ganó la maratón, pero los espectadores que habían visto lo ocurrido lo descubrieron.