Vuelta a España empezará en plena alerta por aumento en contagios de Covid-19

Imagen

Una Vuelta a España 2020 muy diferente comienza el próximo martes en medio de una profunda preocupación por el creciente número de casos de COVID-19 en España y en toda Europa, con un formato acortado de 18 días. El costarricense Andrey Amador estará presente con el equipo de Ineos. 

La segunda ola de infecciones de COVID-19 en rápido aumento en toda Europa, junto con los eventos recientes en el Giro de Italia , intensificará aún más el enfoque en esta cuestión en el último Gran Tour que se celebrará en la temporada 2020 reprogramada.

Las circunstancias en España son cada vez más desafiantes, sobre todo porque incluso en comparación con cuando comenzó el Giro hace dos semanas y media, la situación con respecto a la pandemia en todo el mundo sigue empeorando. Además de eso, España está a la vanguardia de la segunda ola de Europa, con un total de 15.196 nuevos casos del viernes, el total diario más alto desde que comenzó la pandemia. 

El ministro de Salud de España, Salvador Illa, describió recientemente la situación como "preocupante, inestable y frágil". A principios de esta semana, Fernándo Simón, el principal funcionario de emergencias sanitarias del país, declaró sin rodeos que “no hay un territorio donde tengamos la tasa [de infección] que nos gustaría tener”.

Varias ciudades y partes del país en la ruta de la Vuelta 2020 están en alguna forma de bloqueo o cerca de aplicarlo. Incluyen la región de Navarra, que tiene los niveles más altos de contagio de todas las regiones de España, y las ciudades de inicio y llegada de Salamanca y Ourense. La situación de mayor perfil se encuentra en la última etapa de toda la carrera en Madrid, aunque los casos parecen estar disminuyendo en la capital española en los últimos días.

Algunas medidas para reducir los posibles riesgos para la salud mediante la reducción de los problemas transfronterizos o de transferencia se establecieron con mucha antelación. En verano se anunció la retirada de las tres etapas en Holanda y la reubicación de dos días en Portugal, en la tercera semana, de nuevo en suelo español. La única incursión de la Vuelta en terreno extranjero llega temprano, en la etapa 6, en Francia cuando termina en la cima del Tourmalet.

Más recientemente, se confirmó que se aplicarán una serie considerable de regulaciones sanitarias específicas de 2020, basadas en las medidas del propietario de la carrera ASO para el Tour de Francia. Las pruebas obligatorias de COVID-19 previas a la carrera para todos los miembros de la comunidad de carreras, no solo las 'burbujas' del equipo, ya están en marcha. Se ha eliminado la caravana publicitaria y la villa de patrocinadores, todos los remates en cumbres y algunas otras subidas emblemáticas quedarán fuera del alcance del público , se ha restringido severamente el acceso a los corredores en las carreras y la Vuelta a España Junior, que suele discurrir paralela a la evento senior, se ha pospuesto hasta 2021.

También se lanzó una campaña de radio y televisión para intentar mantener el número de espectadores lo más bajo posible y alentar a la gente a mantenerse alejada. Como fue el caso en el Giro y el Tour, toda la zona de equipos estará cerrada. También se ha circulado un documento de protocolo sanitario de 26 páginas, basado en una serie de medidas aprobadas por la UCI, las autoridades sanitarias españolas y la Federación Española de Ciclismo, que también busca mejorar las condiciones sanitarias aplicadas en el Tour. Queda por ver si todo esto será suficiente para garantizar una carrera sin incidentes, pero la única evaluación realista de su efectividad será una vez que la Vuelta esté en marcha.

Un curso excepcionalmente duro

En algún lugar en medio de toda esta incertidumbre y preocupación, una carrera de bicicletas está sucediendo y, mirando más allá de los problemas del coronavirus, es una Vuelta con más puntos de interés de lo habitual. No se trata solo del cambio de fechas a la última del año de cualquier Gran Vuelta, y cómo afectará eso a las carreras: la ruta de la Vuelta también es excepcionalmente dura, y la alineación es considerablemente más profunda de lo que era. en 2019.

La ruta 2020, despojada de sus etapas holandesas, ahora cuenta con la primera semana más difícil de cualquier Gran Tour de posguerra. Dos etapas muy accidentadas, tres finales de cumbre y un hat-trick de incursiones en la alta montaña, una de ellas la más dura, si el tiempo lo permite, de toda la Vuelta, se han agrupado en seis días.

Si los vientos cruzados lo permiten, los velocistas solo podrán ver en la cuarta etapa las llanuras de Aragón en el este de España. Aparte de eso, la primera semana se trata de GC y escapadas, o ambas, y en una carrera en la que, como en el Giro, muchos ciclistas competirán como si no hubiera un mañana, desde el momento en que cae la bandera de salida, las chispas deberían realmente volar.

Las subidas comienzan desde el primer día, cuando la Vuelta sale de la localidad fronteriza nororiental de Irún y, tras una ondulada caminata por el País Vasco, finaliza su primera etapa en la cima del Arrate, tradicionalmente la final más prestigiosa de la Itzulia en Abril. Con cinco kilómetros de largo, densamente arbolado y con un promedio de alrededor del nueve por ciento en su sección media más difícil, y con un final con un kilómetro de descenso rápido después de la cima real, el Arrate será inmediatamente precedido por otra subida de segunda categoría y dos ascensiones de tercera categoría. .

Utilizado por última vez en la Vuelta a España en 2012, hace ocho años Arrate fue escenario de una memorable victoria para Alejandro Valverde (Movistar), y el veterano español, si ha revertido su deteriorada forma tras el bloqueo, bien podría ser un gran favorito ese día. Pero quien coja la roja de Arrate tendrá que trabajar duro en las siguientes etapas de montaña.

Estos vienen en rápida sucesión, con una complicada subida tardía del cemento cubierto de Aralar en la etapa 2 y una segunda llegada a la cima en tres días en Laguna Negra de Vinuesa 24 horas después. Sin embargo, la corta pero temible carrera del próximo domingo por los Pirineos franceses, en la primera categoría Portalet y la Hors Categorie Aubisque para terminar en el poderoso Tourmalet, será probablemente la más importante de todas.

Si el clima lo permite, y esa es una gran pregunta a fines de octubre / principios de noviembre, el líder de la Vuelta después del Tourmalet del 25 de octubre no solo mantendrá la camiseta abrigada para los principales contendientes. Tras la eliminación de la contrarreloj por equipos de apertura de media longitud, es virtual dado que un escalador absoluto estará a cargo de la Vuelta en ese punto, y uno que podría resultar extremadamente difícil de desalojar.

Las etapas

Etapa 1: martes 20 de octubre - Irún - Arrate 169,5km

Etapa 2: miércoles 21 de octubre - Pamplona - Lekunberri 151km

Etapa 3: jueves 22 de octubre - Lodosa - La Laguna Negra de Vinuesa 163,8km

Etapa 4: viernes 23 de octubre - Garray - Ejea de los Caballeros 190km 

Quinta etapa: sábado 24 de octubre - Huesca - Sabiñanigo 185,5km

6a etapa: domingo 25 de octubre - Biescas - Col du Tourmalet 135,6 km

Día de descanso: lunes 26 de octubre

7a etapa: martes 27 de octubre - Vitoria - Villanueva de Valdegovia: 160,4km

Etapa 8: miércoles 28 de octubre - Logroño - Alto de Moncalvillo 164,5km

9a etapa: jueves 29 de octubre - Castrillo del Val - Aguilar del Campoo 163,6km

10a etapa: viernes 30 de octubre - Castro Urdiales - Suances 187,4km

11a etapa: sábado 31 de octubre - Villaviciosa - Alto de la Farrapona 170,2km

Etapa 12: Domingo 1 de noviembre - Pola de Laviana - Alto del Angliru 109,2km

Día de descanso: lunes 2 de noviembre

Etapa 13: martes 3 de noviembre - Muros - Ezaro 33,5km (ITT)

14a etapa: miércoles 4 de noviembre - Lugo - Ourense 205,8km

15a etapa: jueves 5 de noviembre - Mos -Puebla de Sanabria 230,8 km

16a etapa: viernes 6 de noviembre - Salamanca - Ciudad Rodrigo 177,7km

Etapa 17: Sábado 7 de noviembre - Sequeros - Alto de La Covatilla 178km

18a etapa: domingo 8 de noviembre - Hipodromo de la Zarzuela - Madrid 124,2km

Fuente: Cyclingnews