Amador llegó con el mismo tiempo que el ganador en el arranque del Tour de Francia

Este sábado comenzó el Tour de Francia y la primera etapa fue ganada por el holandés Mike Teunissen (Jumbo Visma). El costarricense Andrey Amador, del Movistar Team de España, terminó en el puesto 57 con el mismo tiempo del vencedor. 

Para el tico es su quinta vez presente en el Tour. 

Teunissen superó al esprint final al eslovaco Peter Sagan (Bora) y al australiano Caleb Ewan (Lotto Soudal).

En la tercera plaza se ubicó el australiano Caleb Ewan, quien defiende la camiseta del UCI ProTeam Lotto Soudal y pasó la línea de sentencia a seis segundos de Teunissen.

Completaron el quinteto de honor los italianos Giacomo Nizzolo y Sonny Colbrelli ambos con una diferencia de 10 segundos por detrás del holandés que dominó la prueba.

La segunda etapa de la justa, se llevará a cabo en esta capital con una contra reloj por equipos que tendrá una extensión de 27 kilómetros y partirá desde el Palacio-Royal.

El segmento atraviesa Bruselas de norte a sur y viceversa a través de rectas largas y un escaso número de giros, y la meta estará situada frente al Atomium, imagen icónica de la capital belga desde su construcción en 1958. 

Antes de que se diese el pistoletazo oficial al Tour de Francia 2019 frente al Palacio Real de Bruselas, nadie hubiera apostado que la primera etapa se decantaría a favor de un gregario casi desconocido llamado Mike Teunissen. El mismo que se convertiría en el primer ciclista holandés que consigue el maillot amarillo en el Tour de Francia en 30 años. (El último fue Erik Breukink en 1989).

La primera etapa estuvo marcada por varios intentos de fuga que nunca llegarían a buen puerto. La más importante de todas fue protagonizada por el eritreo Natnael Berhane, el danés Mads Würtz y el belga Xandro Meurisse aunque fue neutralizada a falta de 73 kilómetros para la meta.

Tras la absorción de estos tres ciclistas por el pelotón, fue el francés Stephan Rossetto quien se marchó en solitario finalizando su aventura en los alrededores de Bruselas. Rossetto no pagaría en balde su esfuerzo ya que se quedaría con el premio a la combatividad. Estaba cantado que para la primera etapa el interés general entre la mayoría de escuadras no era otro que llegar al sprint. Y así se cumplió.

Final accidentado

Una caída masiva a falta de 1 kilómetro para el final generó un embudo que impediría la disputa de etapa para varios esprínters. El tapón en el pelotón generó un reducido grupo de velocistas que se jugarían un sprint final donde los jueces tuvieron que recurrir a la foto-finish ya que después del trabajo descomunal que se marcaba el eslovaco Peter Sagan fue Mike Teunissen quien se llevó sorprendentemente la victoria al ganar por escasos centímetros. El holandés obtuvo un premio inesperado tras haberse quedado aislado de su compañero Groenewegen, para el cual había trabajado en los últimos kilómetros.

Pero mirando a espaldas de esta victoria habrá que estar atentos a las consecuencias del accidentado final que puede pasar factura a más de un ciclista y en especial a uno de los favoritos para ganar el Tour, Jakob Fuglsang. El último campeón de la Lieja-Bastoña-Lieja y el Critérium du Dauphiné, sufrió una caída a 11 km de la conclusión en Bruselas. El parte médico reveló que no presenta fracturas, pero sí requirió de 4 puntos de sutura por un corte encima de su ojo. Además de presentar abrasiones en la rodilla, el hombro y el codo.

Teunissen se apuntaba así a una fiesta accidentada que estaba preparada para los grandes velocistas o incluso para que algún ciclista local hubiera sacado el orgullo patrio a lucir por las calles de Bruselas. Sera difícil que el ciclista de la escuadra Jumbo guarde el maillot amarillo más de un día ya que este domingo se disputa la única contrarreloj por equipos de este “Tour” en la que seguramente se marcaran las primeras diferencias entre los favoritos.