Dario Lezcano, el sorpresivo tanque de Paraguay

Darío Lezcano llegó a Suiza cuando apenas tenía 17 años. A aquella edad aún no había debutado en el fútbol profesional pese a que en su país estuvo buscando con ahínco una oportunidad. De hecho, el delantero de origen campesino que sembraba verduras en la parcela de su padre en Caaguazú ya llevaba entonces varias mudanzas en busca del éxito deportivo. Antes de marcharse a Europa ya Lezcano había probado suerte, sin fortuna, tanto en Ciudad del Este como en Asunción.

A poco de cumplir los 20 años, y luego de haber pasado dos temporadas y media en la segunda división suiza, Lezcano llegó al fútbol de máximo nivel fichado por el FC Thun, donde en muy poco tiempo despertó el interés del poderoso club local FC Luzern.

La mano alemana

Allí, guiado por la mano del entrenador alemán Marcus Babbel, exjugador del Bayern, Stuttgart y Liverpool, el delantero paraguayo empezó a ser figura de primer plano. Babbel, quien habla perfectamente español, se convirtió en su mentor y le brindó una confianza que el atacante sudamericano retribuyó con 11 goles en 14 partidos en la última temporada.

De hecho Lezcano estuvo a poco de sumarse a la selección suiza, país cuya nacionalidad también posee y donde ha transcurrido toda su carrera deportiva hasta ahora. El delantero, sin embargo, declinó las primeras invitaciones en espera de una oportunidad en el equipo nacional del Paraguay, la que llegó en el segundo semestre del 2015.

El seleccionador Ramón Díaz, quien venía haciéndole seguimiento a su desarrollo, lo convocó para el partido de la eliminatoria al Mundial Rusia 2018 contra el rival más temido de la Conmebol: Argentina, el subcampeón del mundo. En Paraguay muy pocos conocían el nombre de Darío Lezcano, pero después del juego en el estadio Defensores del Chaco en Asunción en octubre pasado, éste se ha quedado grabado en la memoria de la afición local.

El empate a cero goles, el debut Lezcano con el uniforme de la selección, estuvo acompañado por elogios. Desde entonces el delantero, que ya anotó tres goles para Paraguay, ha sido titular bajo las órdenes del entrenador Díaz por encima de nombres conocidos por la Bundesliga como Nelson Haedo Valdez o Raúl Bobadilla, actual estrella del Augsburgo.

A la Bundesliga

Desde que Marcus Babbel entrena al FC Luzern, cada una de sus visitas a Alemania estuvo acompañada por la mención de Lezcano como un jugador que podría adaptarse muy bien a la Bundesliga. Su excompañero en el Bayern, hoy director deportivo del Ingolstadt, Thomas Linke, lo escuchó con atención.

Cuando el club alemán patrocinado por la firma automotriz Audi decidió este invierno buscar refuerzos para el ataque, Linke se acordó de Lezcano y preguntó por él en Luzern. La transacción se constituyó en un récord para el equipo que recién esta temporada se estrena en la primera división del fútbol alemán. Por el delantero paraguayo, a quien sus amigos apodan “Motochorro”, se pagaron 2,5 millones de euros, lo que lo convierte en la contratación más alta en la corta historia del Ingolstadt.

Lezcano buscará cumplir el sueño del paraguayo que desea convertirse en la nueva estrella latinoamericana de la Bundesliga.