¿Qué se hizo Messi? Tras eliminación del mundial nadie sabe de él

Mientras en Argentina se define el futuro de la Selección, la Pulga continúa sin dar señales.

Serio y cansado, con ganas de recluirse en su casa de Castelldefels y desaparecer por un tiempo, las últimas imágenes de Lionel Messi no dieron pistas sobre su futuro en la Selección. Esta vez no hubo palabras. 

Tampoco posteos en redes sociales. Esta vez, a diferencia de lo que sucedió en junio del 2016, cuando renunció a ponerse la camiseta argentina tras perder la Copa América, se aferró al silencio.

¿Dónde está Messi? ¿Qué piensa? ¿Qué hará? ¿Cómo tomó la decisión de la AFA de darle otra chance a Jorge Sampaoli? ¿Cuándo se animará a contar su verdad sobre lo ocurrido en Rusia? 

Las preguntas se acumulan. Aunque por ahora no tienen respuesta.

Tal vez aparezca descansando, relajado, en familia o con su amigo Luis Suárez. Quizá su reaparición se dé la próxima semana, cuando se sume a los entrenamientos del Barcelona. 

Pero su ausencia va más allá. Mucho más allá.

Sin perder de vista la importancia de contar con un plan, de visualizar un punto de partida y un objetivo para la Selección, suena extraño mover cualquier pieza sin saber qué será del capitán. 

Ni bien ni mal, sólo extraño. Como también resulta curioso el silencio de su entorno. Acostumbrada a tener un activa participación en redes, el último posteo de Antonela Roccuzzo fue el 27 de junio, tres días antes de que Francia terminara con las ilusiones de la Selección y de su marido de seguir en la Copa del Mundo.

"Hacer un buen Mundial es estar entre los cuatro mejores. Argentina merece estar ahí por historia", había dicho Leo apenas llegado a Rusia. El final es dolorosamente conocido. 

La Selección estuvo muy lejos de concretar sus deseos. Y él, encima, tuvo un torneo discreto. Será carne de debate, como siempre, si fue bien acompañado o si terminó siendo una víctima del equipo.

Lo concreto es que mientras algunos integrantes de la mesa chica ya dijeron adiós (Mascherano y Biglia) y otros dejaron la puerta abierta a continuar en la Selección (Agüero y Di María), Messi no dio señales de estar afuera ni adentro. No contó si está triste o enojado, decepcionado o con hambre de revancha.

La sorpresiva decisión de que Sampaoli continúe trabajando con las selecciones nacionales se convirtió en uno de los temas del día. Como lo será cuando el de Casilda se siente en el banco, a partir del 28 de julio, en el torneo de L'Alcudia, en Valencia, España. Ahí, a apenas 350 kilómetros de Barcelona, donde Messi. continúa masticando lo que sucedió. Tan cerca y tan lejos de la misma Selección.