A lo largo del año, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), empresa estatal que tiene a su cargo el monopolio de la generación eléctrica en Costa Rica, anunció cada periodo en el que pudo dejar de lado el uso de combustibles e hidrocarburos para la generación de energía.

En plena época seca (de enero a marzo), el ICE mostró con orgullo su récord de 75 días sin generar energía con combustible, que luego se convirtieron en 100 y más adelante en 275 días, gracias a una matriz eléctrica sostenida en embalses hidroeléctricos y proyectos geotérmicos que aprovechan el calor de los volcanes.

Según el ICE, de los 10.265,51 gigawatts que se generaron hasta el 17 de diciembre en Costa Rica, sólo 108,12 requirieron de encender las plantas térmicas, alimentadas por diésel o bunker de petróleo.

¿Qué hace que Costa Rica pueda generar casi toda su electricidad sin recurrir a combustibles fósiles?

Para el director de Planificación y Desarrollo Eléctrico del ICE, Javier Orozco, todo inicia con una planificación de muchos años atrás, en la que el ICE dedicó esfuerzos a medir los recursos de potencial energético disponibles en el país.

"Desde el punto de vista de la planificación tenemos que decir que no es necesariamente en el corto plazo, alcanzar una generación renovable del 98,95 por ciento no es una casualidad o algo que se logra de un día para el otro", comentó Orozco.

"Se toman mediciones en los caudales de los ríos, desde hace más 20 años tomamos mediciones del viento, y estamos tomando mediciones de sol, sino hubiésemos tenido la visión de usar esos recursos, el país no sabría lo que tiene disponible", añadió.

La matriz energética costarricense tiene una base de generación "fija" sostenida en tres cuartas partes por los embalses hidroeléctricos que permiten regular y mantener la producción incluso cuando se van las lluvias.

La empresa estatal costarricense también ha adquirido mucho conocimiento y experiencia en la instalación de centrales geotérmicas, cuya energía no depende de los ciclos del clima y completa la base fija de la matriz ,hasta llevarla a un 88 por ciento del total generado.

Esta experiencia del ICE en el manejo de la geotermia le ha valido el reconocimiento internacional, al punto de que en la actualidad colabora con empresas de otros países en América Latina, como es el caso de Bolivia, en la exploración y desarrollo de proyectos.

Del total generado este año, la energía producida por la fuerza del agua en Costa Rica sumó 7.753,85 gigawatts, lo cual representa el 75,53 por ciento del total; mientras que la geotermia aportó 1.312,53 gigawatts, para un 12,88 por ciento.

"La planificación hidrológica del ICE ha sido vital para evitar el uso de diésel y búnker. Cerramos 2015 con hitos en electricidad renovable que nos han puesto en la vitrina mundial, y para 2016 auguramos un panorama más favorable con la entrada en operación de la Planta Reventazón", destacó el gerente de Electricidad del ICE, Luis Pacheco.

El proyecto Reventazón es una de las mayores centrales hidroeléctricas de Centroamérica con una capacidad de generación de 305 megavatios, cuya primera etapa de construcción ya fue finalizada y dio paso al llenado de un embalse de 700 hectáreas de extensión, que contendrá 300 millones de metros cúbicos de agua.

Este volumen de agua reforzará aún más la base de generación limpia costarricense en 2016, explicó la entidad.

A las fuentes principales, el ICE ha sumado de manera importante en los últimos años la utilización de la energía eólica para la generación eléctrica, que para este año sumó en total 1.007,30 gigawatts, para un 9,81 por ciento del total del país.

Esto se complementa con la utilización de recursos de biomasa (0,72 por ciento) y energía eólica (0,01 por ciento), fuente que aún tiene mucho potencial por explotar en un país tropical que recibe muchas horas de luz solar al año.

"La planificación ha permitido ejecutar contratos de compra de energía, diseñar y construir las plantas que estamos poniendo en línea, que le permiten hoy al país disfrutar de ese nivel de generación limpia que es orgullo de Costa Rica en el mundo", comentó Orozco.

Según datos de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), en 2014 Costa Rica fue el principal productor de energías limpias de Centroamérica con 30,48 por ciento del total regional, además de ser el principal generador neto de energía del istmo con más de 53 por ciento.

Costa Rica ha llevado el ejemplo de su matriz energética a importantes foros internacionales, con fue el caso de la 21 Conferencia de la Partes (COP21) sobre Cambio Climático celebrada en en París, Francia.

El país centroamericano tiene previsto seguir avanzando en el desarrollo de proyectos y tecnologías que le permitan dejar en el olvido, de una vez por todas ,el uso de combustibles fósiles para la generación de energía eléctrica.