Curiosamente, siendo una de las principales causas de muerte en el mundo, muchas veces no se llega a reconocer los síntomas de un infarto y por lo tanto no se trata a la persona a tiempo.

El infarto de miocardio, ataque al corazón o ataque cardíaco se produce cuando las arterias que irrigan este órgano se obstruyen o bloquean. Esta obstrucción produce falta de riego sanguíneo e impide que llegue oxígeno a las células del miocardio.

El principal síntoma es un dolor sobre el pecho que los pacientes describen como una opresión igual a si hubiera un gran peso sobre su tórax. A veces este dolor no es tan intenso, y otras veces la persona no le da la importancia que tiene, atribuyéndolo a diversas causas, stress o angustia.

El dolor en el pecho es el síntoma más común en los hombres, y en las mujeres es más frecuente el dolor agudo en la parte superior del cuerpo, en el cuello, la espalda y la mandíbula. Esta es una de las razones por las que el infarto de miocardio no es diagnosticado en el sexo femenino con la misma rapidez que en el masculino.

La falta intensa de aire, obliga a la persona a respirar dando profundas bocanadas de aire. El cansancio inexplicable y repentino es uno de los síntomas de infarto más asociado a mujeres, pero es posible pasarlo por alto ya que puede ser leve.

Las náuseas y vómitos también se presentan más en mujeres que en hombres. Desgraciadamente, estas molestias pueden atribuirse a otras causas y por eso es recomendable asistir al médico.

Los síntomas de un infartos varían según el sexo y también según cada persona, y casi nunca están presente todos al mismo tiempo. Tampoco ocurre lo que solemos ver en las películas, que la persona caiga desplomada al piso, es más probable que la persona se sienta mareada y aturdida y quiera sentarse mientras comienza un infarto de miocardio.

Fuente: Eme Mujer